ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Covibar EBA da un paso de gigante ganando a Estudio a domicilio


Nacho Iriarte (14) entra a canasta entre Carpio y Ajero (Foto Rivas Actual)

Nacho Iriarte (14) entra a canasta entre Carpio y Ajero (Foto Rivas Actual)

Logró imponerse a los colegiales (85-90) en un partido con muchas alternativas en el marcador y una extraordinaria duración debido a un arbitraje especialmente puntilloso, aunque errático. Con la victoria, los de Alberto Rubio mantienen la sexta plaza pero abandonan el pelotón de cinco equipos en el que estaba para agarrarse a otro de tres, empatados a nueve victorias.

Partido emocionante el jugado ayer, sábado, por Estudio y Covibar Rivas, en la cancha del primero. El marcador no cesó de registrar ventajas alternativas de uno y otro equipo, a pesar de que el juego de ambos era notablemente distinto.Quizás ganó el que pudo exhibir algún recurso más de juego, ya que Estudio, muy centrado en explotar la enorme habilidad en el bote  y el buen tiro exterior de sus jugadores, la mayoría de ellos con poca estatura, apenas si frecuentaba la zona bajo el aro, mientras que Covibar Rivas sí pudo hacerlo gracias, sobre todo, a Javi Pérez, pero también a Ajero y Soto, este último reincorporado al club tras una primera vuelta fuera del mismo.

El primer cuarto fue para los de Rivas, con un buen nivel de acierto en el tiro de tres que hacía olvidar unos últimos partidos en que las muñecas de los ripenses estaban muy fallonas desde el perímetro. El tanteo (17-18 en ese primer cuarto) era, sin embargo, elocuente respecto a la igualdad en las opciones de ambos equipos. En el segundo, Estudio comenzó a jugar a fondo sus bazas, con Borja González, forzando las rotaciones constantes y logrando despistar a la defensa de Rivas, que estuvo bastante por debajo de su nivel habitual en esos compases. Además, Estudio tiró mucho de su número 14, Nacho Iriarte, un jugador muy veloz y extraordinariamente rápido de manos que casi nunca pudo ser frenado por sus defensores y que se encargó de meter él solito 22 puntos, para obtener una valoración final de 32, MVP del partido. Además, logró cargar de faltas a los bases ripenses y sacar de quicio con sus asistencias a los interiores de Covibar. El cuarto terminó con un parcial favorable por poco a los locales (27-24), con lo que el luminoso reflejaba una renta de dos puntos favorable a Estudio (44-42).

En la reanudación, Covibar puso todo su empeño en sacarse de encima ese despiste defensivo en el que con frecuencia había caído en la primera parte. Comenzó a asegurar en mucha mayor medida el rebote defensivo, gracias sobre todo a Javi Pérez, y consiguió ir construyendo poco a poco una diferencia que llegó por momentos a los diez puntos, si bien nunca logró distanciarse hasta ver el partido ganado. Alex Arcauz fue uno de los ‘desatascadores’ del partido en esa fase, junto a Pablo Giménez. El primero lo fue forzando entradas a canasta que nadie más en Covibar estaba viendo, mientras que el segundo se aupó como el más efectivo anotador de tres puntos: cuatro de cinco intentos. El resultado de todo ello fue un parcial de 19-27 que ayudó en gran medida a cimentar la victoria final.

Para llegar a ella, no obstante, Covibar tuvo que superar otro apretón de Estudio, que logró ponerse por delante en varios momentos del cuarto. En él estuvo a punto de ser determinante el arbitraje, que resultó durante todo el partido especialmente puntilloso y bastante errático, permitiendo  el juego de manos del que quizás Estudio abusa un tanto, y pitando faltas con el cuerpo más propias de ser sancionadas en partidos de categorías inferiores, en las que el factor pedagógico del arbitraje justifica en mayor medida lo estricto del mismo. A causa de ese criterio arbitral (que se repartió casi por igual, eso sí, para los dos equipos), un partido absolutamente normal en cuanto a las formas, acabaría pareciendo una batalla campal a quien sólo se fijase en las técnicas pitadas (una a cada entrenador y varias más a los jugadores) y las intencionadas, la mayoría de ellas excesivamente rigurosas también.

Gracias a todo ello, sin embargo, los últimos tres minutos del encuentro resultaron tremendamente emocionantes. A 20 segundos del final Covibar Rivas mandaba en el marcador por dos punt y tenía saque de banda a su favor. Un error en el movimiento de Arcauz para recibir el balón dejó a Pablo Giménez sin opciones y forzó la pérdida del saque, con lo que la emoción subió un punto más de nivel. El fallo posterior en la canasta de Estudio y la falta casi inmediata de Iriarte sobre Arcauz permitió que éste compensase su error anterior anotando los dos tiros libres y poniendo a su equipo en franquicia definitivamente.

Covibar, rondando puestos de playoff

Con este resultado, Covibar da un paso adelante, aunque siga ocupando en la tabla la misma sexta plaza que tenía antes de la jornada. La ventaja ahora radica en que si en la anterior Covibar formaba parte de un pelotón de cinco equipos empatados a ocho victorias, ahora el grupo se ha reducido a tres con nueve partidos ganados (Alcázar Basket, Estudiantes y Covibar), con Alcázar y Estudiantes en cuarta y quinta posición respectivamente gracias al basketaverage. Se descuelgan , por tanto, Meridiano, Alcobendas y Casvi, tras sus respectivas derrotas ante Villarobledo (81-76), Real Madrid (60-73) y Tenerife (57-51).

El próximo partido de Covibar Rivas EBA será el sábado 1 de febrero a las 19:30, en el Cerro del Telégrafo, frente al Gran Canaria 2014.

Estadísticas del partido

Escrito por en 26/01/2014. Archivado en 0Ultimas,Baloncesto,Deportes. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.