ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


‘Memoria de la melancolía’, de María Teresa León (1903-1988).


Son las memorias hechas desde Roma que narran el pasado de María Teresa con la mirada del presente, posiblemente tengan errores, omisiones o mentiras pero esto no tiene la más mínima importancia si lo vemos desde la literatura y no desde la historia.

En Librofórum veíamos la obra como dividida en tres partes: La primera parte trata de la infancia, adolescencia y juventud, es muy conmovedora. Conmueve lo importante que es para ella las enseñanzas recibidas de su familia, esa cadena que la une al pasado y que le va dejando sabiduría. Conmueve, el recuerdo de todas las personas que poblaron su vida. El recuerdo de los sonidos, las voces de sus padres, los murmullos, las habaneras que cantaba la criada, los sonidos del hospital, cómo a través de ellos se enteraba de lo que pasaba en el mundo de los adultos. Conmueve esa descripción de los olores de su infancia, el olor a violeta de la madre, a sándalo de la abuela o el olor a tierra mojada después de la tormenta. Conmueve el furtivo beso de adolescente. Esta etapa transcurre entre Madrid, Barcelona y Burgos donde crece la niña, con los cercos familiares que la intentan llevar por los caminos bien trazados, donde la jovencita se resiste a aceptar tanta hipócrita convivencia, tanto boato de familia provinciana. Esta parte nos pareció la más interesante porque a través de difusas o borrosas imágenes va narrando su vida, en frases cortas, pero mezclando las distintas etapas. Todo lo insinúa haciendo que el lector se de cuenta de lo que le había ocurrido.

Nos pareció que a partir del encuentro con Alberti pierde interés literario y, sin embargo, adquiere interés histórico, aunque hay momentos todavía muy potentes como el paseo de esa rubia tan atractiva con Rafael por Madrid, la estancia en Ibiza o las conversaciones tan escuetas como determinantes con su madre y abuela defendiendo su nueva forma de vida.

A partir de aquí, la república, la guerra y el trauma del exilio se suceden de una forma muy intensa. Los acontecimientos la llevan de un lugar a otro en busca de ayuda para la maltrecha república. Nos trasmite la dureza de la guerra, el terrible final, el exilio en Francia, Argentina y Roma.

En la parte final vuelve haber imágenes borrosas, María Teresa ve como las imágenes y los sonidos se desordenan en su interior. Se ve caminar hacia la vejez, hacia la muerte, se siente cansada del exilio y no ve la posibilidad de regresar al paraíso perdido, esos años de la república en los que todas las utopías parecían alcanzables.

¡Qué vida tan potente! Transcurrió bajo las señales de un compromiso solidario con la libertad suya y ajena. Estas memorias hablan de amor, de desamor, de lucha, de éxodo, de solidaridad, de discriminación, de guerra y de pasión por su verdad que no es poca cosa…

A modo de homenaje, acabamos este artículo con ese verso de Alberti tan bello que es toda una declaración de amor a toda una vida en común: “Esta mañana, amor, tenemos veinte años”

Para el próximo 11 de abril leeremos la obra de Manuel Francisco Reina ‘Los amores oscuros’. El 23 de abril, Día del Libro, participaremos en el homenaje a Julio Cortazar que se celebrará en el C:C: Federico García Lorca. Las reuniones son siempre a las 20 H en la Casa de las Asociaciones y estáis todas y todos invitados a participar en el debate de forma activa o como simples oyentes. Que disfrutéis con su lectura.

Escrito por en 25/02/2014. Archivado en 0Ultimas,Cultura,Literatura. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.