ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Rivas Ecópolis pierde el primer ‘round’ de octavos en Euroliga


Danielle Robinson (Foto: FIBE Europe/ Ludek Sipla)

Danielle Robinson (Foto: FIBE Europe/ Ludek Sipla)

Ha perdido esta tarde (77-58) ante el USK Praga, en el partido jugado en la cancha de las checas. El equipo dirigido por José Ignacio Hernández realizó un buen comienzo y final del encuentro, pero entre medias se dejó el partido en un segundo y tercer cuartos en que Praga le endosó 29 puntos de diferencia.

Casi veinte puntos de diferencia en el marcador es una cifra que suele hablar claro acerca de quién ha dominado un partido de baloncesto. Sin embargo, el jugado esta tarde entre USK Praga y Rivas Ecópolis no ha mostrado tanta claridad como denota ese marcador final de 77-58 favorable a las checas. Y no ha estado tan claro porque el dominio se ha registrado en dos periodos del encuentro, pero no en todos. Eso sí, cuando el equipo liderado por Laia Palau ha dominado, lo ha hecho con tal contundencia que el resto del partido ha sobrado, lamentablemente para las ripenses.

Comenzó el equipo de José Ignacio Hernández planteando un partido sobrio, atentas a la defensa y anotando más de lo que suelen anotar en los comienzos de partido. Gracias a ello el final de ese primer periodo mostraba un esperanzador 13-20, una diferencia que, para tratarse del primer cuarto, puede considerarse muy sustanciosa. Sin embargo, en el segundo Natalia Hejkova ordenó a las suyas cerrar la defensa y hacerla mucho más agresiva. El resultado fue un sustancial recorte a la capacidad anotadora mostrada por Rivas en el primer periodo, pasando de aquellos 20 puntos a sólo 12. También se hizo patente la preocupación que las checas tenían por Laura Nicholls, ya que no le quitaron el ojo de encima y la cántabra no pudo anotar más de 4 puntos en los 29 minutos que jugó en todo el partido, algo sumamente inusual en ella. El marcador de ese segundo cuarto ya fue un jarro de agua fría para las ripenses, que recibieron un 25-12 que dejaba el luminoso en 38-32 al descanso.

La diferencia no era, en sí misma, demasiado preocupante, pero sí lo era la diferencia de intensidad defensiva que habían mostrado ambos equipos en el segundo cuarto. Las directrices marcadas por la entrenadora checa habían sido puestas en práctica con gran eficacia por sus jugadoras, mientras que las de Rivas no habían conseguido concentrarse lo suficiente para frenar el juego de Praga. Danielle Robinson (19 puntos al final del encuentro) y Jelena Dubljevic (16) habían sido dos de las más destacadas verdugos de Rivas en el segundo cuarto, y volverían a serlo en el tercero junto a Ilona Burgrova (12 puntos en total). En esa fase USK Praga “secó” a las tiradoras españolas, que pocas veces dispusieron de tiros claros de tres, y menos aún los convirtieron. Frida Eldebrink, a pesar de sus 14 puntos, no consiguió encestar en ninguno de los dos intentos que hizo de tiro exterior, así como tampoco lo consiguieron Ocete (dos intentos), Bermejo (otros dos) ni Halvarsson (uno). Tan sólo Vega Gimeno materializó uno de los dos tiros de tres que probó. Con ese pobre bagaje ofensivo, no era de extrañar que las checas volvieran a imponerse, en esta ocasión con más contundencia aún, en el tercer cuarto, que terminó con un marcador parcial de 28-12 para las locales. Partido prácticamente terminado a falta de un cuarto.

Rivas, no obstante aún peleó. No está en los genes del equipo del Cerro tirar los partidos, y no lo hizo con éste. Peleó e intentó agarrarse a lo que pudo para conseguir en el último cuarto endosar un estrecho honorable resultado parcial de 11-14. Ciertamente las checas, que habían comenzado ese último periodo con una renta de 22 puntos a su favor, no creyeron oportuno seguir echando toda la carne en el asador.

Llama la atención, en un partido de este calibre, la diferencia de faltas cometidas por uno y otro equipo. USK Praga realizó un total de 21 personales, repartidas entre prácticamente todas sus jugadoras. Rivas Ecópolis sólo hizo 15 faltas, mucho más concentradas en Allison (4), Nicholls (3), Eldebrink y Bermejo (2 cada una).  Gimeno y Marta Hermida no cometieron ninguna (aunque esta última sólo dispuso de dos minutos de juego) y Ocete, Halvarsson, Quevedo y Hassell cometieron una solitaria personal cada una. Si la intensidad defensiva suele traducirse en mayor número de faltas cometidas, hay que sacar la conclusión de que Rivas Ecópolis quizás no puso todo lo necesario en el partido en este capítulo.

El segundo partido de la eliminatoria se jugará en el Cerro del Telégrafo el 14 de marzo a las 19:30. El partido será a cara de perro, ya que una derrota dejaría a las españolas automáticamente fuera de la eliminatoria. Una victotria, en cambio, posibilitaría un tercer partido, que se jugaría, en su caso, el 19 de marzo, a las 18:00, de nuevo en la cancha de las checas. La segunda participación de Rivas Ecópolis en una Final Ocho se ve en este momento complicada, pero el equipo tiene un historial de proezas suficientemente amplio como para dar la eliminatoria por perdida.

Estadísticas del partido

Escrito por en 11/03/2014. Archivado en 0Ultimas,Baloncesto,Deportes. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.