ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Donde todo el mundo sabe tu nombre


El estreno de la versión española de ‘Cheers’, la comedia de situación televisiva estadounidense ambientada en un bar del mismo nombre en Chicago, ha colado en nuestras pantallas un nuevo ejemplo de la ley del mínimo esfuerzo que impera en parte –injusto es generalizar- de la ficción catódica española. Tramas pobres y diálogos cogidos con pinzas (y a los que la risa enlatada precipita al ridículo) mandan al traste a un reparto que podría dar mucho juego y construyen un sainete acartonado y hueco que invita a apagar el televisor.

Pero no ha sido esta impresión la que me ha empujado a reflexionar sobre lo que me trae a escribir estas líneas. El bar como ritual diario de reunión, como apéndice de nuestros pasos domésticos, como cruce de lo cotidiano “donde todo el mundo sabe tu nombre” (como decía la canción en inglés del ‘Cheers’ original: “where everybody knows your name”), es el trasfondo de mucho material de ficción literaria, cinematográfica y televisiva: el bar que trasciende de escenario a personaje, que moldea y gradúa las relaciones sociales del resto de personajes, por el que fluye la vida de la ficción, y que se erige como unidad de medida de la costumbre reconfortante, como rutina amable.

Quizá, más allá de su evidente flojera cómica y narrativa, lo que más nos chirría de este ‘Cheers’ español de 2011 es algo que no nos atrevemos si quiera a pensar con claridad: el calor de los bares sigue siendo el mismo, pero en nuestros hábitos de vida cada vez más expuestos y retransmitidos en riguroso directo 2.0, lo que no nos falta precisamente son espacios donde estar en permanente contacto con gente conocida. Por eso, de vez en cuando, el verdadero placer de lo cotidiano estriba en desmarcarse del facebook y el twitter, pero también del saludo afectuoso a la camarera que sabe cómo te gusta el café mañanero, y sentarse con uno mismo en la soledad de un bar donde nadie sabe tu nombre. Creo que faltan en la tele series que hablen justamente de esto.

Escrito por en 21/09/2011. Archivado en Opinión. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.