ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Encontrado en las lagunas del Campillo un espécimen de pez abisal


El ejemplar, de unos 11 centímetros de longitud, fue hallado por un pescador, que lo sacó enredado en una malla de mandarinas que pescó por accidente. Científicos del CSIC han mostrado su sorpresa por el hallazgo y razonan que “las lagunas del Campillo pueden tener una profundidad mucho mayor de la que sospechábamos”.

Su nombre científico es Anoplogaster cornuta, pero es más conocido como Pez de Colmillos Largos, o simplemente como Alien, dado el parecido con el conocido personaje de la película del mismo nombre. Este inquietante pez se encuentra normalmente en mares profundos, pero JGP pescó uno (aunque sin querer) el pasado 26 de diciembre, cuando practicaba su pasión favorita en las lagunas del Campillo. Lanzó su caña en una mañana finalmente soleada y esperó algún resultado “sin demasiada fe, la verdad, porque no es fácil pescar aquí”, comentó a RA. Por una vez, la suerte quiso que notara que el anzuelo se había prendido en algo “bastante pesado, cosa que me sorprendió más aún, porque aquí no es normal coger peces grandes”comentó de nuevo a RA.

Cuando rebobinó el sedal, a punto estuvo de maldecir lo que sacó a la superficie: una malla con varias mandarinas putrefactas. JGP la sacó a la orilla y se disponía a apartarla para tirarla después en alguna papelera, cuando notó que algo se removía entre las piezas de fruta. Apartó varias de ellas y lo que vio le hizo retroceder de un salto: un pez pequeño, de unos 11 centímetros de longitud, pero que nunca había visto antes y que “habría preferido no verlo”, según nos contó el pescador.

El Anopoglaster es un pez que, efectivamente, inquieta a cualquiera por su aspecto, aunque no por su tamaño. JGP, una vez recuperado del susto y después de observar atentamente al pez “sin tocarlo, porque sólo por la apariencia pensaba que podía ser venenoso”, se decidió a empujarlo hasta una bolsa de plástico que rellenó después con agua de la propia laguna. Recogió los bártulos y se dirigió rápido a su coche, aparcado no muy lejos. Se dirigió al Ayuntamiento para dar cuenta del hallazgo, “por si podía ser un animal peligroso”, afirmaba JGP.

El sorprendido pescador se dirigió a la Corporación Municipal donde le atendieron no sin cierto escepticismo, aunque una vez que el funcionario de Atención a la Ciudadanía comprobó que se trataba, efectivamente de un animal vivo de extrañísimo aspecto, llamaron a la Policía Local. Dos agentes llegaron en un coche patrulla y tras inspeccionar el espécimen decidieron dar cuenta a la concejalía de Salud y Consumo… Y para ahorrar los trámites, diremos que el pez fue finalmente expedido al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde se encuentra desde entonces.

Juan Carlos Aletero, miembro del equipo investigador sobre criaturas marinas raras del CSIC, asegura a Rivas Actual que: “el hallazgo nos parece increíble, y de hecho nos veremos obligados a tener una entrevista con el pescador para que nos señale con exactitud el lugar en que hizo la captura”. De comprobarse la verosimilitud del hallazgo, el caso sería “único en el mundo”, asegura Aletero. “Este pez vive en mares muy profundos, a partir de los 600 ó 700 metros, por lo que hallarlo en una laguna que se supone tiene una profundidad media de unos pocos metros, tiene poca explicación”.

El científico, no obstante, reconoce que distintas investigaciones geológicas que se desarrollan en la institución desde hace tiempo “plantean la posibilidad de que las lagunas sean un resto del terreno que en tiempos prehistóricos pudo estar cubierto por el océano… Es posible que haya quedado algún ser vivo descendiente de los que habitaron aquella época, de la misma forma que hoy es habitual encontrar en desiertos de varias partes del mundo fósiles de artrópodos marinos, como los trilobites”.

Por el momento, la zona de las lagunas en las que JGP encontró su “Alien” ha quedado cerrada al paso, con el fin de evitar posibles aglomeraciones de personas que quieran “probar suerte” y encontrar otro Anopoglaster. Y es comprensible, porque JGP ha obtenido una recompensa de 3.000 euros por su hallazgo, aparte de las previsibles invitaciones a distintos programas de televisión que podrían aportarle cantidades mucho mayores. Quién sabe si el propio Ridley Scott (el creador de la saga de películas ‘Alien’) no pagaría por observar de cerca a esta especie de réplica de su monstruo favorito.

Escrito por en 28/12/2018. Archivado en 0Ultimas,En Rivas,Local. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.