ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


“El mundo de la música debe aprender a vivir con menos dinero”


Emilio Ortiz ha sido manager de Mago de Oz y sigue siendo un experto en los conciertos en directo, especialmente de rock. En esta entrevista habla de una vida ajetreada y del futuro de la música en vivo. Es posible escuchar la grabación original de la entrevista sin editar al final de esta entrevista y en la sección “Entrevistas y documentos”.

RIVAS ACTUAL: Tu curriculum profesional es ciertamente muy variado y llamativo, ¿como qué prefieres que te califiquen: como manager,  como experto en producciones musicales, como responsable de organización de festivales, como alguien que ha trabajado con personas drogodependientes…? ¿Cómo te defines tú?

EMILIO ORTIZ: La definición exacta no la sé, pero creo desde hace años que soy un trabajador de la música, que es una de mis grandes  pasiones, sobre todo la música en directo. Luego está también la otra pasión desde hace muchos años, como psicoterapeuta que me he  formado y he trabajado en el Proyecto Hombre, en Italia y en España. Aparte de eso, es verdad que he trabajado durante años como  manager (palabra que, por cierto, no me gusta nada, prefiero la española de “representante”). Así que debo ser una mezcla de todo.

RA: La formación y el trabajo como psicoterapeuta es quizás lo más llamativo, es una actividad poco habitual. Incluso te formaste en ese  sentido, y después has aplicado esa formación dentro del Proyecto Hombre en varios lugares en España e Italia…

E.O.: Sí, es verdad, me formé en Italia y después he trabajado en varios sitios, dentro y fuera del Proyecto Hombre, pero siempre en lugares  en los que han seguido la filosofía de trabajo de ese proyecto. Incluso después de dejarlo, después de más de doce años trabajando en ello  (un periodo mucho más largo de lo que los formadores dicen que suelen aguantar como media quienes se dedican a esto), he colaborado  con instituciones como la cárcel de Soto del Real, o aquí mismo, en Rivas, con institutos y colegios dando charlas formativas acerca de las  drgogodependencias, sobre cómo no entrar en ellas y también sobre cómo salir. Ayudar a la gente en estos temas es algo que apasiona y  por eso nunca lo he dejado del todo, siempre procuro estar ahí para seguir aportando algo…

RA: Aparte de ese trabajo como psicoterapeuta, dices que la música es tu gran pasión, sin embargo tú nunca has sido músico…

E.O.: No, mi  vinculación con la música es en calidad de gestor, representante y organizador, sobre todo de la música en directo: festivales, giras…  Todo empezó a mediados en 1996 ó 1997, no recuerdo bien, cuando unos amigos que llevaban la mítica sala madrileña Revólver me llamaron para colaborar con ellos. Yo entonces aún estaba trabajando en Proyecto Hombre, pero me interesé por ese otro trabajo en el  mundo de la música, de las actuaciones en directo. A partir de ahí, no he dejado de ver esa profesión como la mía propia. Quienes llevaban  la sala Revólver montaron después Festimad, en Móstoles, y yo trabajé ahí, llevando temas de seguridad. Fue un extraordinario aprendizaje  para ver qué es lo que se necesita realmente para organizar un macroconcierto o un festival de las características de aquél.

El siguiente gran paso en este mundo me llegó el día, a finales de los 90, en que me dijeron que la persona que iba a viajar con un grupo en  una gira no iba a poder estar, por lo que me ofrecieron ir como ‘tour manager’, es decir quien viaja con el grupo y se encarga de todo lo  relativo a esa gira. El grupo se llamaba Amparanoia y yo acepté, de lo cual me alegro mucho. Después fueron llegando  otros grupos, con  los que también salí de gira e hice conciertos en directo. El tema, la verdad, me enganchó mucho… y hasta ahora.  Desde luego, quizás el  paso clave de mi carrera en este sentido lo di cuando el sello Lokomotiv me ofreció encargarme de la parte de escenario en una gira de Mago  e Oz. Ahí conocí al grupo y poco después los miembros de éste me propusieron quedarme con ellos como uno más, no como un manager ajeno. Con ellos llegaron las giras internacionales, el ‘salto del charco’ a Estados Unidos…

RA: Rivas es una ciudad en la que han fracasado los experimentos de salas dedicadas a la música en directo. ¿Por qué crees que es así?

E.O.: El mundo de la música ha vivido una época de excesos, como ha ocurrido en otros sectores, en la que se cobraban verdaderas fortunas  or las actuaciones. Yo mismo he de reconocer que en muchas ocasiones lo que se pedía como caché por una actuación no tenía  lógica, pero como parecía que se pagaba cualquier cantidad…  Para intentar cambiar esto habría que buscar fórmulas que apuesten menos  por la grandilocuencia del pasado inmediato y más por lo pequeño, o lo relativamente pequeño. La actuacion en directo en salas para 500 ó  600 personas podría ser una buena manera de afrontarlo. En Rivas, en concreto, eso es difícil, porque hablamos de un tamaño de sala que no  bunda… Además está la comodidad de la gente, que se ha acostumbrado a ir a unas cuantas salas de Madrid y parece que ya no hay  nada más.

Cualquier propuesta nueva tiene que tener claro la necesidad de invertir en promoción como parte fundamental de la apuesta que  se haga.  Ahora, eso sí, las apuestas en salas de esas características deben hacerse poniendo en ellas profesionalidad a todos los niveles, en la  promoción, en los equipos de sonido, en el servicio de bar, en la representación, en los artistas… Si no se hace con profesionalidad, si no lo  hace gente que realmente sepa de qué va este mundillo, las apuestas probablemente salgan mal.

Además hay que tener claro que no se puede pretender que los rendimientos de apuestas de este tipo se empiecen a ver inmediatamente. En  ste asunto, el tiempo de maduración de las cosas es fundamental, una sala debe conocerse, debe ganarse un prestigio, y eso sólo el  tiempo lo da. Desgraciadamente, en Rivas veo que no se trabaja con ese criterio a menudo. Por el contrario, me parece observar cierto  intrusismo.

RA: Probablemente el grupo más puntero de los que has representado sea Mago de Oz, pero llevas la representación de otros muchos e  incluso tienes un sello discográfico propio, Pagana Records, que nació aquí, en Rivas. Tienes por tanto un buen conocimiento de lo que se  mueve en la música, sobre todo en el campo del rock, ¿qué artistas podrías recomendar a la gente de Rivas?

E.O.: En cuanto a la música en directo, veo a varios artistas muy interesantes, entre ellos Jorge Salán, que tiene su banda propia después de  haber estado con Mago de Oz y haber colaborado con gente muy imortante, como Miguel Ríos. Es una grandísima persona y uno de los  mejores guitarristas de rock que se pueden encontrar hoy en este país, con una gran base técnica. Sólo tengo que decir que por octavo año  consecutivo ha sido considerado el mejor guitarrista de rock de España.

Para que la gente se haga idea, esta última semana Jorge Salán estuvo en Madrid, Valladolid y  Sevilla abriendo concierto en una gira de uno  de los grupos emblemáticos del hard rock, como es House of Lord. La prensa ha llegado a decir que tendrían que haber sido House of Lord  los que abriesen el concierto de Jorge Salán y su Banda.

También destacaría a un grupo gibraltareño que se llama Breed 77, un grupo que lleva tiempo en la brecha y que han teloneado a grandes  grupos y han giras inernacionales, como por ejemplo la que les llevó a Japón. Hacen una mezcla de rock y flamenco que tira más hacia el  rock de lo que tiraban grupos de los 70 y 80, como Triana o Medina Azahara. Son francamente buenos.

Grabación original entrevista

Escrito por en 15/03/2012. Archivado en Sin categoría. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.