ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Leo Bassi: “Se vive mejor sin arrodillarse ante un dios”


Leo Bassi, provocador sempiterno, azote de todas las correcciones posibles, desde la política hasta la cultural, aceptó recientemente una invitación de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL) para dar una conferencia en Rivas sobre temas propios de ese grupo. De ese encuentro surgió la propuesta para representar en Rivas una obra del actor y autor. El resultado será la representación, el 29 de abril, de la más reciente obra de Bassi, ‘Utopía’, un retrato y una propuesta relacionados con el mundo en que vivimos y qué hacer en él para dar respuestas a las necesidades reales de la mayoría, desde una envoltura de magia y poesía, pero sin renunciar al fondo provocador y apasionante de sus propuestas.

RIVAS ACTUAL: Marguerite Yourcenar, en “Memorias de Adriano”, escribe una frase que pone en boca del emperador y que viene a decir “benditos tiempos aquellos en que los dioses habían muerto y Dios aún no había nacido” ¿Hace suya la afirmación implícita? ¿Se vive mejor sin dioses?

LEO BASSI: Tengo nostalgia del politeísmo, porque en un plano filosófico, el politeísmo tenía que ver con la Naturaleza, había dioses de los animales, de la Luna… Lo que más me molesta del monoteísmo es que ha roto con la Naturaleza, ha cancelado nuestra relación con la Naturaleza. No digo que quiera volver al politeísmo, pero una pequeña nostalgia de una época en que se podía ver a un árbol o a un río como un dios, sí que la tengo.

RA: ¿En qué situación se encuentra la última querella puesta contra usted por una asociación de Valladolid, en que al parecer le acusan de blasfemar contra la religión católica?

LB: La verdad es que todo lo que sé de eso hasta el día de hoy, 9 de abril, es por los periódicos, porque, por extraño que parezca, ni a mí ni a mi abogado nos ha llegado la querella. No sé de qué se me acusa exactamente, si es que se me acusa de algo. Lo único que sé es que la policía ha venido a  mi domicilio, por orden del juez, para identificarme. Mi abogado se presentó al tribunal con un poder mío para representarme, para conocer qué se me imputaba, pero no ha sacado nada en claro.

Yo creo que está pasando algo parecido a lo que le está pasando al juez Garzón. Hace unas semanas estuve entre el público, en la presentación de su libro, y él decía lo mismo, que hasta ese momento no había recibido noticia clara de cómo le estaban imputando ni en qué.

RA: Rivas Vaciamadrid, donde va a representar su obra ‘Utopía’ el próximo 29 de abril, es una ciudad de más de 72.000 habitantes que, sin embargo, cuenta tan sólo con dos iglesias católicas, la religión teóricamente mayoritaria en España. ¿Le sugiere esto algún comentario?

LB: No me gusta hablar de cosas que no conozco. No tengo el placer de conocer personalmente Rivas, ya que sólo he estado una vez por invitación de la asociación laica AMAL. Me pareció muy buena gente, al igual que el público, que se mostró muy cálido y muy abierto a escuchar y reflexionar sobre cosas. Así que no sé qué puede significar que haya tan pocas iglesias. Sé que la izquierda está en el poder y me parece coherente que si los votantes votan a la izquierda, tampoco haya muchas iglesias. En todo caso, quiero dar mi enhorabuena a los habitantes de la ciudad, porque creo que se vive mucho mejor sin tener que arrodillarse ante un dios.

RA: Los partidos de izquierda ¿se han convertido en oficiantes de una religión más, o aún se puede esperar de ellos una especie de ‘brote verde’ ideológico y político?

LB: Creo que, si bien la izquierda ha hecho en estas últimas décadas un esfuerzo muy serio para definirse filosóficamente, lo cierto es que sobre otros aspectos se ha reflexionado poco. El mundo ha cambiado muchísimo en las últimas décadas y aunque muchas cosas que forman parte del ideario y de la práctica de la izquierda siguen siendo válidas, como puede ser la lucha por el laicismo, o por la igualdad de derechos para distintas opciones sexuales, sobre otras creo que habría que reflexionar más. Cuando se habla de buscar la felicidad del obrero, de las clases humildes, que es lo que la izquierda siempre ha hecho, ¿cómo se relaciona esa izquierda con una situación en la que, por ejemplo, Ryan Air permite a un obrero viajar a Roma por 20 euros? ¿Cómo se relaciona con H&M, la tienda de ropa barata, donde las chicas pueden ponerse guapas por 6, 10 ó 12 euros con una camisa que hace tan sólo dos generaciones, sólo podían aspirar a tener las mujeres de los caciques o de los banqueros?
Quiero decir que el sistema capitalista también ha producido cosas como Lidl, IKEA, los grandes centros comerciales… y que estas cosas benefician a las clases populares. Sin embargo, la izquierda no habla de esto. Habría que pensar qué significa hoy en día ser de izquierdas a nivel económico, qué puede proponer hoy la izquierda a las clases humildes, a los trabajadores. La reflexión sobre estos temas tiene que saltarse los clichés para ver con claridad cómo son las cosas hoy en día.
A pesar de eso, tengo claro que las cosas que defiende la izquierda y por las que lcha, son diez veces mejores que las que ofrece la derecha.
RA: Es usted famoso, entre otras cosas, por sacar al público de la sala hasta la calle, al finalizar la representación de sus obras. ¿Bajo qué justificación haría esto mismo el día 29 de abril, cuando represente ‘Utopía’ en Rivas?

LB: Buena pregunta, porque precisamente ‘Utopía’ es una espectáculo que es una provocación frente a mí mismo. En esta obra voy a hablar de una manera muy crítica sobre los problemas políticos y voy a dar mucha caña a la derecha y también algo a la izquierda. En este espectáculo el final probablemente sea tan cañero como en los demás míos, pero en este caso será en una dimensión que la gente no se espera. Una dimensión mágica y poética en la que el sacar a la gente a la calle va a ser en unas condiciones muy diferentes de las de los otros espectáculos

 

Personal

Seis generaciones arropan el arte de la burla y la crítica que Leo Bassi lleva en sus genes. Su estilo muy personal de abordar la crítica de lo existente le ha llevado a ser un maestro de las “performances”, siempre incómodas para las mentes políticamente correctas. Demandado y perseguido muchas veces, la más reciente proviene de una querella que un grupo de abogados católicos y la organización Hazteoir.org le ha puesto por una parodia que realizó en 2010 en la Universidad de Valladolid

Escrito por en 13/04/2011. Archivado en Cultura,En Rivas,Gente,Teatro. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.