ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


La libertad de expresión según el Coordinador de Cultura de la Cooperativa Covibar


03/01/2013

El mundo de la información es cambiante más aún con las nuevas tecnologías, pero sin embargo su ejercicio debe ser  riguroso. Existen infinidad de medios para difundir información, está la prensa escrita, la audiovisual, internet, las redes  sociales etc., todos ellos con su particular atractivo para reclamar la atención e interés del lector.

En particular me centraré en una revista que, en poco más de dos años, ha sufrido un transformación difícil de  comprender y en concreto me refiero a la revista “COVIBAR: La voz de los socios”. La calidad informativa de ésta revista  s decepcionante, especialmente lo publicado en su “editorial” y “COVIBAR noticias”, que para comprender su  contenido tengo que repetir varias veces su lectura y aun así no lo logro, creo estar leyendo más bien un cotilleo al más  puro estilo de la “Pochola y Borjamari…fijate ”, es decir nada.

Por ejemplo, el contenido de la editorial en su última publicación, la revista nº 219, refleja un verdadero batiburrillo y  su lectura entraña un alto riesgo de cefalea. Ya sabemos qué significado y peso tiene la redacción de un editorial y de su  concreta finalidad, unos aspectos que en modo alguno se alcanza cuando se lee, yo al menos no he sido capaz aun  cuando profesionalmente trabajo para un importante grupo de comunicación, y por ende mi relación laboral gira en  torno a la información.

Es evidente que el responsable de comunicación de la referida revista manifiesta una significativa incapacidad para  comunicar, lo digo así porque un responsable de comunicación tiene que, entre otras responsabilidades, ser riguroso de  quién las redacta, cuanto y como se publican las noticias porque la información no es un simple chascarrillo, es un  ejercicio de responsabilidad. Tengo la impresión de que existe y así la manifiesta éste individuo, una actitud de  constante y enfermiza beligerancia injustificada contra algunos colectivos vecinales así como con una determinada  formación política, que por cierto resultó ser elegida democráticamente en las pasadas elecciones municipales para  gobernar nuestro municipio.

Deberían por lo tanto los socios de ésta Cooperativa exigirle más rigurosidad a su Presidente respecto de los contenidos  que se publican en la revista, y no tratar la información como si fuera otro estribillo para la canción de “Pochola y  Borjamari…fijate”. Digo esto porque cuando ya se publica la revista, es el Consejo Rector quien comparte y asume el  delirante ejercicio del susodicho responsable de comunicación que ha conseguido hacer de la revista un verdadero  panfleto de chascarrillos de salón sin rigor informativo alguno. Sería deseable, incluso oportuno pedir a los socios que  exijan la dimisión del ínclito pitiminí comunicador ya que resulta manifiesta, su incapacidad y dolencia, se lograría sin  lugar a dudas un alivio para la salud mental de los lectores.

Ángel Otero Garzón
Vecino de Rivas-Vaciamadrid

Escrito por en 03/01/2013. Archivado en Cartas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.