ppp

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


A propósito de la transición española a la democracia (desde la mazmorra a la cloaca)


27/02/2013

Leer y escuchar a Juan Carlos Monedero son dos de las actividades posibles – de las pocas que todavía nos quedan – imprescindibles para el enriquecimiento intelectual, el apoyo a la cultura en su sentido más universal y humanista y, también, la superación personal.

Asistir a los tres actos públicos en los que intervino recientemente Juan Carlos Monedero – en el Club de Amigos de la UNESCO, en la  presentación del Frente Cívico en el Círculo de Bellas Artes y, por último, la presentación del libro “La transición contada a nuestros  padres” en la sede de Izquierda Unida en Rivas el pasado 20 de febrero – equivale a una recomendable, por saludable, sobredosis de análisis brillante, conlleva el placer de disfrutar de una amena, variada y sorprendente exposición impecablemente construida, contiene toques de  humor que provocan una complaciente sonrisa (… “como me apellido Monedero, la gente piensa que me va bien económicamente”…) y, finalmente, una estimulante certeza de estar en el mismo lado de la barricada en la que se sitúa Juan Carlos. Una intensa y relajante  sensación, indescriptible pero cierta, te confirma que estás en el lado y junto a los decentes de la historia y lejos – intelectual y  moralmente hablando – de esta numerosa chusma que habita la fosa séptica llamada España.

“La transición contada a nuestros padres” no es un libro necesario; es un libro imprescindible si verdaderamente quieres explicarte – no sé  si también comprender – lo que se ha hecho en este país, con la complicidad de la derecha de siempre y la colaboración entusiasta y  entregada de la izquierda comparsa.

No es un requisito, pero si un factor aconsejable para que su lectura esté adecuadamente contextualizada, haber leído el libro “Soberanos e  intervenidos” de Joan E. Garcés, en el que se nos exponen los hechos que sitúan la salida del franquismo en las coordenadas geoestratégicas  e la guerra fría y en medio de los intereses norteamericanos y alemanes que arrojan mucha luz sobre lo ocurrido en España a la muerte del militar golpista y responsable de la masacre conocida como guerra civil.

A modo de resumen, “La transición contada a nuestros padres” es el relato del recorrido de este desdichado país desde la tenebrosa  mazmorra franquista a la irrespirable cloaca borbónica, resultado inevitable de esa “confrontación de debilidades” – como dijera Vázquez  Montalbán – con alumbramiento final de esta plutocracia corrompida en la que a los ladrones que montan empresas se les llama empresarios (Díaz Ferrán), a los jueces que intentan impartir justicia se les aparta de la carrera judicial (Garzón), a los militares golpistas  se les jubila plácidamente y a los militares que abrazaron la democracia (U.M.D.) se les expulsa del ejército, que a los timadores de gente  humilde y confiada se les llama banqueros (participaciones preferentes) y que al saqueo de un país se le llama “ajuste”.

Todo ello con el permanente y renovado respaldo explícito o silencio cómplice de una jerarquía de la iglesia católica que legitimó, bendijo,  delató, robo y se enriqueció durante y después de la guerra civil y aún hoy sigue enriqueciéndose con las inmatriculaciones (expolio del  patrimonio arquitectónico, rural y cultural de muchos pueblos) y negándose a pagar impuestos.

Quiero terminar esta carta recordando aquella parte de la intervención de Juan Carlos en la presentación del Frente Cívico – el 10 de  febrero en el Círculo de Bellas Artes – cuando citó al brasileño Betiño y relató la historia del colibrí. Cito de memoria, la historia es:

Un  incendio en el bosque en el que todos los animales huyen aterrados, un colibrí se detiene, se vuelve y retrocede por donde huía, toma agua  del río cercano en su pico y vuelve hacia las llamas. Los demás animales le increpan y avergonzados le reprochan: “que quieres, loco,  quieres apagar el fuego tu solo”. El colibrí responde: “Yo voy a hacer mi parte”.

Juan Carlos: gracias por la historia de Betiño, gracias por compartir tú sabiduría y sobre todo, sobre todo, … gracias por tu ejemplo.

Bruno Moreno
Miembro del Frente Cívico Somos Mayoría de Rivas Vaciamadrid.

Escrito por en 27/02/2013. Archivado en Cartas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.