La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Arte y oficio de Vestir el Santo (y III)


07/06/2014

Esta pasada Semana Santa hemos podido ver en televisión escenas impactantes sobre accidentes en los que se han visto involucrados los cofrades y las imágenes procesionadas. Afortunadamente, nada grave ha ocurrido salvo el lógico susto y el disgusto de los cofrades que veían heridos sus sentimientos religiosos.

Pero estos accidentes también han servido para que los televidentes conozcan que muchas de las figuras religiosas difícilmente pueden causar daños físicos a los cofrades, porque a veces tan solo constan de una armazón de madera al que se han unido el rostro, las manos y los pies.

En el mundo del derecho y también en el ámbito privado se ve, a veces, como sobre una estructura hueca (carente de base jurídica) se construye algo que parece real, consistente. En mis dos cartas anteriores intenté ilustrar al lector sobre esto que se conoce en el mundo jurídico como “vestir el santo”. Para mejor ilustración de los lectores he utilizado en mis intervenciones distintas fases de un proceso sancionador real: el que se me instruye en estos momentos en la cooperativa de viviendas de la que soy socio. Daré conclusión a estos artículos trayendo a colación el último documento que me han remitido dentro de este proceso. Como verá el lector la mayoría de documentos que se han incorporado al expediente se corresponden a actividades desarrolladas por mí con posterioridad a la apertura del expediente de expulsión de dicha cooperativa. Para vestir el santo se añaden ahora al andamiaje: artículos publicados en esta misma revista, intervenciones en medios de comunicación, denuncias presentadas ante la Inspección de Trabajo por negativa del Consejo Rector a proporcionarme una documentación a la que tengo derecho y así lo dijo la Inspección (a quien denuncié es al Consejo no a la Cooperativa), denuncias que presenté ante el Colegio de Abogados y el Consejo de Colegios de la Abogacía de Madrid por entender de buena fe que el abogado de la cooperativa había vulnerado la deontología profesional al asumir la defensa de seis cooperativistas en la demanda que presentaron contra la Cooperativa (ciertamente mi queja no ha sido aceptada ni por el Colegio ni por el Consejo, cosa que lamento).

Después de este documento, mucho me temo que los acontecimientos se precipitarán para llevar bien vestido el santo a la Asamblea General de cooperativistas que está ya a la vista. Espero que los socios, como ya hicieron en otras ocasiones, descubran el engaño y tomen conciencia de que debajo no hay nada, que todo es un armazón hueco. Que de lo que se trata es de expulsar de la “cofradía” a quien no está de acuerdo con el actuar de un grupúsculo de miembros del Consejo y lo dice de forma respetuosa.

Ramón Bonilla Solís

Vestir Santo 3-1

 

Vestir Santo 3-2

Escrito por en 07/06/2014. Archivado en Cartas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.