Arturo Balseiro, el ‘Maestro Jedi’ del maquillaje de efectos especiales en cine

3172
Arturo Balseiro realiza una demostración de maquillaje durante la 'masterclass' de CineLab (Foto Rivas Actual)

En el tercer ciclo de la VII JORNADAS DE CINE CINELAB, en Rivas, ha tenido lugar la Masterclass con Arturo Balseiro, de origen madrileño, profesional experto en maquillaje de efectos especiales en cine, con una larga trayectoria desde 1994, principalmente en largometrajes, y ganador del Goya por su trabajo de efectos en “Eva”, además de trabajar en equipos de maquillaje ganadores de dos Óscar, “El laberinto del fauno” y “The wolfman” (El hombre lobo), y dos premios Gaudí por “Eva” y “Eskalofrío”.

Arturo Balseiro es autor también del libro ‘Diseño digital de personajes’, un gran referente en los ciclos formativos de Grado (para crear diferentes perfiles de personaje: rostros de películas de terror, de fantasía, de época y de ciencia ficción). Recientemente ha escrito otro libro, que pronto será publicada, con una temática totalmente diferente, una novela que ha trabajado también con mucha pasión y de la que tiene una gran ilusión.

Arturo es una persona sencilla, de los que no alardean o se dan importancia de los logros alcanzados. Su talento, expresado a través de sus palabras y demostración práctica durante este encuentro, refleja una clara evidencia de la pasión y la sencillez de un genio. Domina los efectos especiales de maquillaje, escultura y pintura, tanto en lo tradicional como en lo digital, y por tanto no es de extrañar que sea todo un referente en nuestro país, así como fuera de nuestras fronteras.

Antes de ponerse en faena y dar comienzo a su demostración práctica durante esta Masterclass, donde nos ha enseñado la realización de un maquillaje protésico, a través de técnicas y productos para recrear un personaje.

Nos ha hablado de la importancia en lo profesional de crear un portfolio y del momento actual de sobreinformación abrumadora a la que estamos expuestos en la actualidad.  Enfocándose hacia los más jóvenes de este encuentro, ha explicado que no todo ha de ser
inmediato, que para profesionalizarse en cualquier cosa, hay que alcanzar una cantidad de horas de práctica, y no vale con ver vídeos.

 Explica que ser autodidacta es un buen camino, él mismo ha sido muy autodidacta, pero igualmente todo requiere su práctica (agradece a su familia y amigos por haber sido los conejillos de indias de muchas de sus horas practicando). Hay que permitirse ser aprendiz, la diferencia entre un maestro y un aprendiz es que – el maestro la cagó más veces, y el aprendiz ni siquiera lo intentó -, de hecho, Arturo afirma: “después de haberla cagado, yo lo sigo intentando”. Y sobre todo ha defendido la pasión: “dedícate a lo que más te guste”, “que nadie te diga lo que tienes que hacer”; sentencia: “haz lo que te apasione”.

Ha transmitido el valor y la importancia de tener un portfolio, algo que se adquiere sólo con muchas horas de práctica. Desde su experiencia, ha evolucionado en la búsqueda de referentes y contactado con profesionales para buscarse la vida, y es por eso por lo que sus consejos de sentido común cobran fuerza durante este encuentro: si contactas con alguien para que vea tu portfolio, no seas “excesivo”, por supuesto en tu mensaje no cometas faltas de ortografía, “la amabilidad es una claridad” y cuida mucho lo que quieres transmitir con frases completas, “con enviar 3 ó 4 fotos es suficiente y que no pesen  mucho”. Si resulta de interés, tu portfolio digital es fundamental (tus redes sociales, tu web…), y sobre todo, separa tu perfil personal del profesional, es importante no
mezclar tu perfil personal con el profesional, porque de lo contrario, es probable que la otra persona pueda hacerse una idea distorsionada sobre ti.

Los personajes de extraterrestres, los monos y los dinosaurios le encantan y cuando era adolescente sus padres le decían: Arturo, ¿y no puedes hacer algo más bonito?, seguro que algún día le pedirán hacer caracterizaciones de monos, y seguro lo bordará, porque lo
domina. Amante del método tradicional de los efectos de maquillaje de la saga original de Star Wars, comenzó desde muy joven el arte de plasmar su creatividad en el cine para impregnar y mostrar tanto el envejecimiento o rejuvenecimiento de los personajes, o la herida más cruenta que sólo con verla te da repelús. Al final de su ejemplo práctico de esta Masterclass hemos podido comprobar el resultado laborioso que él ha realizado de forma fácil y eficaz. Pura admiración de lo que ha conseguido.

Defiende el maquillaje tradicional frente al maquillaje de efectos 3D, una evolución en el ámbito digital que parece ser infinita. Es verdad que el software y los equipos tan potentes de hoy en día parecen no tener límites, pero la percepción de la piel con piel, la sensación del maquillador con el personaje, dando forma al resultado final, es todo un ritual “artesanalmente perfecto” donde se busca la imperfección y la realidad auténtica que se refleja luego en la pantalla. Busca la imperfección: “en belleza has de quitar los defectos de la piel, y en caracterización hay que saber potenciar esos defectos”.

Arturo no es de los que les gusta hablar de ídolos, “es verdad que está todo inventando y unos de otros tenemos referentes en los que apoyarnos, siempre ha sido así”. Admira mucho a Dick Smith “el gran maestro maquillador que transformó el cine” y autor del aspecto diabólico de la niña de El Exorcista, o el paso del tiempo de Don Vito Corleone en El Padrino. Cuando Arturo conoció a Dick, éste tendría unos 65 años, y lo que más le llamó la atención de él fue su pasión por su trabajo, y eso se nota en su resolución excesiva, con
sus trabajos minuciosos y esa timidez que le caracterizaba. Dick será siempre uno de los profesionales de maquillaje y caracterización más respetados y admirados de la industria del cine, el gran influencer por excelencia de la parte técnica, gracias a que ha sabido “contar” todo su talento, y de eso se trata “contar a los demás lo que sabes”. “El cine es ilusión y con el maquillaje lo que haces es meterte en los poros del personaje” – hay muchísimas historias que en el cine no se podrían haber contado sin los efectos visuales.

Estado del maquillaje al comienzo del trabajo (Foto Rivas Actual)
Vista de la modelo de frente y perfil tras finalizar el trabajo de maquillaje (Foto Rivas Actual)
Vista de la modelo de frente y perfil tras finalizar el trabajo de maquillaje (Foto Rivas Actual)

Uno de los proyectos en los que más le ha gustado trabajar es “Men in Black 3”, y próximamente verá la luz “The English”, una serie de Amazon, en cuyo proyecto también ha disfrutado muchísimo, sobre todo por lo complicado y lo difícil que ha sido. Respecto a si le gusta trabajar escuchando música, reconoce que prefiere no tener música mientras está trabajando, le altera. No obstante es algo inevitable, a veces hay actores a los que les gusta escuchar música o no dejan de mirar su móvil mientras se maquillan. Otro dato curioso, que tumba la tecnología tan avanzada de la imagen de los televisores de hoy en día, es que él prefiere la calidad de imagen visual de los televisores “de antes”.

Ahora tanto “8K” no deja hueco a la imperfección, a lo real. Él es de los que desactiva
muchísimas funciones extra de la tele “porque generan una imagen artificial y difuminan o borran en su totalidad la verdadera textura del rostro de una persona o de cualquier otra imagen”.

Una vez más, este encuentro de Cinelab Rivas ha contribuido a “contarnos el cine” desde una perspectiva auténtica, con un referente como Arturo Balseiro, con quien lo inaccesible se hace fácil, y con quien más allá de hablar de técnicas y materiales con los que conseguir magníficos resultados de maquillaje y caracterización en el cine, nos ha acercado una visión global muy práctica de esta profesión que vive con verdadera pasión.