Asfixiar su economía: la otra violencia contra las mujeres

1710
En la imagen, un momento de la jornada sobre la invisibilidad de la violencia económica como forma de violencia machista celebrada el pasado miércoles 22 de noviembre en la sala Pedro Cerolo bajo el lema “Maldito parné”. Foto: Paco Rodríguez (Rivas Actual).
En la imagen, un momento de la jornada sobre la invisibilidad de la violencia económica como forma de violencia machista celebrada el pasado miércoles 22 de noviembre en la sala Pedro Cerolo bajo el lema “Maldito parné”. Foto: Paco Rodríguez (Rivas Actual).

La campaña que el Ayuntamiento de Rivas ha llevado adelante en 2023 con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la  Mujer se ha centrado en un aspecto quizás no tan tratado en los medios, en las conferencias o en los libros: la violencia económica.

El Ayuntamiento de Rivas ha querido, en este 2023, dedicar su campaña por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (el conocido como 25N) a este aspecto de la violencia económica, quizás no tan tratado en los medios, en las conferencias o en los libros. El título de la campaña lo dice todo: «Maldito parné«.

Además de una amplia programación que ha incluido talleres, conferencias, mesas redondas o exposiciones, el 22 de noviembre se llevó a cabo una jornada que abordó el asunto con rigor.

Diana Fernández Romero (profesora titular de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. Premio Extraordinario de Doctorado y Premio Delegación del Gobierno a Tesis Doctorales sobre Violencia de Género con el trabajo Destrucción y reconstrucción de la identidad de mujeres maltratadas: análisis de discursos autobiográficos y de publicidad institucional); Marisa Soleto Ávila (directora de Fundación Mujeres, ONG dedicada a la promoción de la igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres. Responsable de la Secretaría Técnica del Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla, dedicado al apoyo de huérfanos y huérfanas de la violencia de género. Representante de Fundación Mujeres en el Observatorio Estatal contra la violencia de género del Gobierno de España y en el Observatorio de Igualdad de RTVE); y Marisol Saelo Ganet (profesional del trabajo social con mujeres. Participa activamente en la intervención directa y en la coordinación de uno de los dispositivos municipales dirigidos a la atención a mujeres víctimas de violencia de género y en situación vulnerable de la Casa Feminista de Fuenlabrada) trataron el tema desde diferentes ángulos.

El Punto Municipal del Observatorio Regional de la Violencia de Género (PMORVG) ofrecía recientemente los datos de casos de violencia machista contra las mujeres registrado en 2022 en Rivas: 286 casos. De ellos, 33 reunían las características propias de la violencia económica. Más del diez por ciento.

No es broma.

Marisa Soleto: «La violencia económica es utilizada como mecanismo de control por los agresores»

Marisa Soleto

RIVAS ACTUAL: La jornada en la que ha intervenido en Rivas lleva como eslogan el muy significativo título de ‘Maldito parné’. ¿Se atrevería a situar la importancia de la violencia económica contra las mujeres en el contexto de todas las  violencias que se ejercen contra ellas?

MARISA SOLETO: La violencia machista presenta múltiples manifestaciones y los maltratadores habitualmente la ejercen utilizando todos los mecanismos que tienen a su alcance, incluso el dinero y la economía familiar. En la violencia que se produce en las relaciones de pareja o ex pareja, donde pueden existir elementos de dependencia emocional y económica por parte de las mujeres víctimas, lo normal es que nos encontremos un ejercicio de violencia económica que acompaña tanto a la violencia psicológica como a la física, o que es utilizada como un mecanismo de control por parte de los agresores. No siempre existen mecanismos para perseguir y reconocer este tipo de violencia por parte de la justicia y las instituciones por lo que es un aspecto de la violencia contra las mujeres que puede llegar a ser especialmente preocupante y dejar a las víctimas en una situación de indefensión.

R.A.: Esta violencia económica, ¿en qué aspectos concretos se suele materializar?

M.S.: Fundamentalmente es un elemento de control que tiene por objetivo eliminar las posibilidades de las víctimas de poner fin a la situación. Sin embargo, podemos encontrar manifestaciones de maltrato económico no sólo con las mujeres víctimas sino también con los niños y niñas, incluso en los casos más graves. Mi intervención en estas jornadas ha estado centrada en la necesidad de establecer medidas de protección patrimonial dirigidas a los hijos e hijas de las mujeres víctimas mortales de la violencia de género ya que, en Fundación Mujeres, gracias al trabajo que desarrollamos a través del Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla Prieto, hemos detectado comportamientos por parte de los asesinos u homicidas de mujeres, que están dirigidos a perjudicar económicamente a los hijos e hijas de las mujeres víctimas. Estas situaciones tienen que conocerse y ser tenidas en cuenta si queremos realmente proteger no sólo a las mujeres sino a sus hijos e hijas.

R.A.: Según su experiencia ¿existen hoy en día en España las herramientas legales suficientes para eliminar este tipo de violencia contra las mujeres? En caso de que no lo considere así ¿Qué haría falta para ello?

M.S.: Para ser eficaces necesitamos legislación, pero también un buen funcionamiento de las medidas y un nivel alto de comprensión y conocimiento por parte de los y las profesionales que atienden a estas mujeres tanto desde la Justicia como desde las administraciones públicas. La violencia económica está reconocida por el Convenio de Estambul del Consejo de Europa, como una de las formas de violencia contra las mujeres. No obstante, no siempre los poderes y administraciones públicas la reconocen e incluso a veces no es percibida como tal por las propias mujeres. Necesitamos más trabajo de sensibilización social y formación a operadores jurídicos y  personal al servicio de las administraciones públicas para que conozcan las manifestaciones y los efectos de esta violencia.

También necesitamos que toda la sociedad sea consciente de este tipo de violencia, incluyendo a las mujeres que la sufren que no siempre la saben identificar.

R.A.: Más allá de la legislación, ¿qué tipo de ayuda necesita de forma más acuciante una mujer que se ve sometida a este tipo de violencia?

M.S.: La mejor forma de evitar la violencia contra las mujeres, especialmente cuando
hablamos del control económico y de la libertad de las mujeres víctimas, es contar con los apoyos suficientes para superar las situaciones de dependencia económica. Sin duda la mejor manera de lograr esto es a través de la prevención, evitando que las mujeres pierdan su autonomía por mantener una relación afectiva, pero si eso ya ha pasado hay que procurar las ayudas económicas necesarias para que todas las mujeres que se encuentren en esta situación puedan enfrentarse con éxito al proceso de salida de la violencia, que no es fácil. Son esenciales ayudas económicas y procesos de apoyo a la inserción sociolaboral, siempre respetando los tiempos de recuperación de las mujeres.

No podemos pensar sólo en la recuperación psicológica y la seguridad de los primeros momentos, hay que pensar en ayudas de largo plazo que faciliten la recuperación de la vida y la independencia económica de las mujeres.

R.A.: Unas palabras destinadas a estas mujeres…

M.S.: A las mujeres y las familias que puedan estar sufriendo este o cualquier tipo de violencia machista decirles que busquen ayuda. El camino para salir de la violencia que ejercen algunos hombres contra las mujeres no es fácil, pero tenemos la suerte de vivir en un país que ha puesto recursos a su disposición y somos muchas las organizaciones y las personas, no sólo las administraciones públicas, que nos dedicamos a ello todos los días. Estamos a su disposición para acompañarlas y recuperar una vida libre de violencia, para ellas y sus hijas e hijos, es un propósito que merece la pena.