Decenas de perros encontrados en malas condiciones en una rehala de Arganda

845
Imagen genérica

Los perros pertenecen supuestamente a distintos dueños que los utilizan para la caza y los mantienen en la rehala en los periodos en que no hay cacerías. Dos protectoras de animales comprobaron que la mayoría de los perros estaban en malas condiciones y uno de ellos muerto. El SEPRONA de Rivas inspeccionó el lugar, pero no incautó a ningún animal.

Alrededor de 60 perros fueron hallados en malas condiciones el pasado 29 de diciembre por miembros de dos protectoras de animales, ACUnR (Animales Con un Nuevo Rumbo) y Salvando Peludos, en una rehala ubicada en Arganda del Rey. Las rehalas son agrupaciones de perros generalmente destinados a la caza y, por extensión, se conocen por tales los recintos en los que se les mantiene encerrados.

Las condiciones en las que encontraron a los animales fue calificada por los miembros de las dos protectoras de “terrible” e “inhumana”. Los perros, siempre según estos voluntarios, no tenían apenas comida y sólo disponían de “agua sucia” para beber. Uno de los animales fue encontrado muerto y con evidencias de haber recibido varios golpes y daños en peleas, estas últimas extensibles a varios más. Los voluntarios de ambas entidades lograron rescatar a uno de los perros que se encontraba en peor estado y llevarlo a sus instalaciones.

SEPRONA no incauta a los animales

La acción de ambas protectoras se inició a raíz de la denuncia anónima de una mujer que por correo electrónico comunicó a las dos entidades la situación de los perros y la ubicación de la rehala. Los miembros de ACUnR y Salvando Peludos no consiguieron, sin embargo, volver a contactar con la denunciante después de inspeccionar la reala.

Ante lo que los miembros de las protectoras consideraron un caso de maltrato animal, llamaron al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, cuyo puesto para atender a la comarca se ubica en el cuartel de Rivas Vaciamadrid. Agentes de este servicio se personaron en el lugar e inspeccionaron las instalaciones y el estado de animales.

Sin embargo, y a pesar de encontrar el cadáver del perro muerto y observar los indicios de maltrato denunciados por los protectores, no emitieron un informe concluyente de maltrato y no procedieron a incautar a los animales, aunque valoraron que “al menos tres de ellos requerían atención veterinaria”, según fuentes de las protectoras de animales. También asguran que los agentes se llevaron el cadáver del animal muerto con el fin de practicarle una necropsia y poder así dilucidar las causas de su muerte.

ARGANDA ACTUAL ha intentado en varias ocasiones ponerse en contacto, con el fin de contrastar la información, con el servicio de SEPRONA, en el puesto de Guardia Civil de Rivas, sin haber conseguido contactar con miembros del mismo en ninguna de las ocasiones.

El Ayuntamiento, a la espera de la necropsia del animal muerto

El servicio de Protección de la Guardia Civil trasladó al ayuntamiento de Arganda del Rey su informe sobre la inspección realizada, con vistas a que se ocupase de decidir qué hacer en este caso. Por su parte, el Consistorio argandeño ha declarado a ARGANDA ACTUAL que tras recibir tanto las noticias del hallazgo como el informe de SEPRONA, “se ha iniciado una investigación” municipal, si bien en ella será determinante el resultado de la necropsia que la Guardia Civil practique al perro muerto. En el momento de consultar ARGANDA ACTUAL a este respecto al Ayuntamiento, el pasado 31 de diciembre, dichos resultados no habían sido recibidos aún por el Consistorio.

El Gabinete de Comunicación argandeño declaró también al digital local de Arganda que “se ha pasado toda la información disponible a Policía Local y a la concejalía de Medio Ambiente”, con el fin de proceder a la investigación. Asimismo, el alcalde de Arganda, Guillermo Hita, asegura que “se hará todo lo que se pueda desde el Ayuntamiento”, aunque sin especificar qué acciones considera viables.