El Ayuntamiento entiende que los nuevos carriles bici «incrementan la seguridad» de sus usuarios

1876
Aspecto de uno de los nuevos carriles bici, ubicado en una rotonda (Foto Ayto Rivas)

Una nota de prensa explica las características de los 21 nuevos kilómetros de carril bici, que se están construyendo en la ciudad con formato diferente al existente hasta ahora. Los califica como «una apuesta clara por promover una alternativa sostenible y segura».

El Ayuntamiento de Rivas ha hecho pública una nota en la que valora la construcción de los nuevos 21 kilómetros de carril bici que se están construyendo en la ciudad como «una apuesta clara por promover una alternativa sostenible y segura» y explica que «es una apuesta decidida por reducir la emisión de gases contaminantes, por la reducción del consumo de combustibles fósiles y por mejorar la seguridad vial en los desplazamientos en el interior de la ciudad».

Formato diferente

Los nuevos carriles, realizados con un formato distinto de los existentes hasta ahora, han levantado una considerable polémica al protestar una cantidad significativa de personas por la instalación de los mismos. Las protestas inciden en la limitación a la circulación de coches por las calles en las que se construyen estos nuevos carriles.

Carril bici ubicado en la mediana de una calle (Foto Ayto Rivas)

El Ayuntamiento explica en su nota que «Se trata de un modelo de carril bici que sigue las tendencias de las principales ciudades de Europa, como Londres o Barcelona, y aprovecha las recomendaciones de los últimos estudios para mejorar la movilidad en las ciudades y en los cascos urbanos». Entre esas tendencias destaca que «han sido trazados en el carril izquierdo de las vías que cuentan con dos carriles por cada sentido de la circulación, siendo esta la opción más segura y apropiada». Y añade: «Entre otras cosas, este trazado en el margen izquierdo de las calzadas, junto a la mediana, evita que la persona que circula en bicicleta tenga que enfrentarse a las puertas abiertas de los vehículos estacionados junto a las aceras y evitar la proximidad a los cruces por los que otros vehículos se incorporan a la calzada».

Además, estos nuevos carriles «están separados del tráfico rodado por separadores y balizas verticales, por lo que las personas ciclistas no tienen que compartir el espacio con los vehículos a motor, que en ningún momento podrán invadir el carril destinado a ciclistas».

Rotondas y doble fila

Los carriles bici que discurren por intersecciones reguladas por rotondas están siendo pintados de rojo, remarcando así la prioridad del ciclista en este tipo de cruces. Además, los coches y el resto de vehículos a motor «no podrán para ni estacionar en doble fila cuando la avenida se quede solo con un carril de circulación», explica la nota. Y añade que «Es una forma más de evitar infracciones que pueden resultar muy peligrosas para las personas que se mueven en bicicleta».

El Ayuntamiento reconoce que los nuevos carriles bici son muy diferentes a los antiguos, denominados en algunos casos ‘aceras bici’, que circundan parques y jardines y «estaban pensados para un uso ocioso de la bicicleta». Un tipo de vehículo que, añade la nota, es «uno más, cada día con mayor frecuencia de uso, y su lugar natural ha de ser la calzada».