El centro deportivo de La Luna no abrirá en cualquier caso antes de comienzos de julio

1329
Foto Kike Ayala/RIVAS ACTUAL

La Gerencia del centro Supera Rivas explica que la inseguridad respecto a las normativas que regirán en las próximas semanas les hace imposible “avanzar una fecha ni siquiera aproximada”, aunque su intención sería “poder abrir poco después de terminado el mes de junio”.

El Centro Deportivo del barrio de La Luna, gestionado por Supera, mantiene aún su actividad de puesta a punto con obras de diverso tipo, aunque “de calado menor” de cara a la apertura al público de su instalación. Sin embargo, su gerente, Roberto López, declaró recientemente a RIVAS ACTUAL que “la situación de crisis sanitaria por la que atravesamos nos dificulta avanzar una fecha ni siquiera aproximada”. En todo caso, López tiene la esperanza de que la apertura pueda realizarse “poco después de final de junio”. “Sin esta pandemia, ahora mismo sí estaríamos en condiciones de avanzar una fecha de apertura próxima, con bastante precisión”, añade, pero “la crisis hace que todo sea más imprevisible”.

Apertura con todo

El Centro, que cuenta con piscina y zona “húmeda” (spa y otras de salud) entre otras instalaciones, ya ha renunciado a alguna de las actividades que antes de la pandemia tenía previsto realizar durante el verano. La más relevante, la de campamentos urbanos. “En esta situación, evidentemente, es algo que hemos descartado ya”, explica. Sin embargo, el uso normal por parte del público sí sería posible “en principio con todas las instalaciones abiertas”, a partir del momento en que finalicen las obras aún en marcha, se decretase la normativa que lo permitiese (“que en cualquier caso sería la correspondiente a la Fase 3”, añade) y los permisos municipales estuvieran a punto.

Además, López reconoce que “durante todo este tiempo el nivel de diálogo y coordinación con el Ayuntamiento, en todos los aspectos, ha sido muy alto, y también a efectos de abrir según qué instalaciones lo haríamos de forma coordinada con ellos”. Se refiere sobre todo a la piscina, ya que “sería raro que abriese la del centro deportivo mientras que otras piscinas municipales no lo hicieran, por cualquier razón relacionada con normativa sanitaria o de higiene”.