El Ciclo de Cine Social programa ‘La voz dormida’ para ilustrar el debate de las mujeres republicanas represaliadas

1971

La proyección y el debate posterior se llevarán a cabo el viernes 28 de abril en la Sala Marcos Ana del Centro Cultural Federico García Lorca.

Durante la II República las mujeres pudieron ejercer por primera vez en la historia de España sus derechos políticos y acceder a ciertas libertades que les abrían caminos hacia la emancipación personal como la posibilidad de divorciarse, educarse, o incorporarse al mercado laboral. El desenlace de la guerra civil supuso un retroceso en los nuevos  derechos adquiridos por las mujeres que se prolongaría durante más de cuatro décadas.

Las mujeres del bando derrotado en la guerra civil fueron víctimas de un doble proceso represivo durante la dictadura franquista. Por un lado, fueron encarceladas, fusiladas y objeto de torturas por motivos políticos, del mismo modo que los hombres, pero a la vez fueron víctimas de una violencia específica por su condición de mujeres.

La dictadura impuso su modelo tradicional de mujer con leyes que les negaban cualquier tipo de autonomía individual y que las recluían en el ámbito doméstico, sometidas bien al marido, o bien al padre. Un ejemplo de ello lo tenemos en el Fuero del Trabajo de 1938 que afirmaba rotundamente que “El Estado prohibirá el trabajo nocturno de las mujeres,  regulará el trabajo a domicilio y libertará a la mujer casada del taller y de la fábrica”.

La represión franquista también se cebó sobre los cuerpos femeninos, objeto tradicional de la venganza y la humillación de los vencedores sobre los vencidos. Otra forma de vejar a las mujeres republicanas por parte de los vencedores fue raparles el pelo y obligarlas a ingerir aceite de ricino que les provocaba una vergonzante incontinencia mientras eran forzadas a pasear por las principales calles de los pueblos o ciudades.

El general Queipo de Llano cuyos restos serán, gracias a la nueva ley de Memoria democrática finalmente exhumados, fue uno de los personajes más siniestros de aquella historia. Responsable de la masacre de la Desbandá -5.000 civiles muertos a manos de las tropas franquistas-, animó a violaciones múltiples a las mujeres republicanas. En un audio recuperado de Radio Sevilla este bárbaro gritaba: «estas comunistas y anarquistas predican el amor libre, ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no maricones. Por mucho que pataleen no se van a librar».

El Ciclo de Cine Social aborda esta temática con la proyección de ‘La voz dormida’, de Benito Zambrano (2011). En el film se muestra un drama desgarrador que narra magníficamente una historia que necesita ser contada una y otra vez. Fue galardonada con tres premios Goya.

“La Voz dormida” de Benito Zambrano
Viernes 28 de abril a las 19:00 h
Sala Marcos Ana Centro Cultural García Lorca