El feminismo de Rivas conmemoró ayer el el Día contra la Violencia hacia las Mujeres con una concentración

2619

Más de un centenar de personas conmemoraron en la tarde de ayer, con una concentración en la Plaza de la Constitución de Rivas Vaciamadrid, el Día contra la Violencia hacia las Mujeres con una concentración.

Al igual que en otros muchos lugares del territorio nacional, en la tarde de ayer jueves 25 de noviembre tenía lugar, a las 19:00 horas en la Plaza de la Constitución de Rivas Vaciamadrid, una concentración que reunía más de un centenar de personas para conmemorar el Día contra la Violencia hacia las Mujeres.

750A3843
750A3844
750A3847
750A3849
750A3852
750A3857
750A3859
750A3863
750A3867
750A3869
750A3871
previous arrow
next arrow
750A3843
750A3844
750A3847
750A3849
750A3852
750A3857
750A3859
750A3863
750A3867
750A3869
750A3871
previous arrow
next arrow

 

En el evento, en el que participaron asociaciones feministas como la Asamblea 8M de Rivas y Mujeres Abolicionistas Rivas, Noemi, Dori y Rosana leyeron un manifiesto titulado «Contra todas las violencias machistas, recursos, educación y justicia feminista» cuyos apectos fundamentales del mismo, fueron ya manifestados en el acto realizado este último domingo en la misma Plaza de la Constitución. También participaron numerosas vecinas y vecinos, así como representantes de varios partidos políticos y de la Corporación Municipal.

En la concentración se puso  el foco particularmente sobre la necesidad de aportar más recursos a la lucha contra esta lacra, así como de introducir con más firmeza en la educación la lucha contra la misma. Y muy especialmente, este año las convocantes señalan también la necesidad de conseguir una «Justicia feminista» que evite la «criminalización social de la lucha feminista, la banalización de nuestras experiencias de violencia y de nuestro sufrimiento psíquico, el trato humillante en comisarias y juzgados, las sentencias judiciales aberrantes, la dilatación de los procesos, que prolongan nuestra vulnerabilidad ante el sistema».

Hasta el día de hoy en España, han sido treinta y siete las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas: Flora, Conchi, Alicia, Mari Carmen, Mari Cruz, Jordina, Paula, Pilar, Mª Soledad, Warda, Betty, Lucía, Mª Teresa, Katia, Katherine, Alla, Nicoleta, Rocío, Alicia, Consuelo, África, Hasna, Johana, Mari Ángeles, Inmaculada, Luisa, Amal, Antonella, Pamela, Oksana, Carmen, María Pilar, Zuita, Mónica, Erika, María Isabel, son sus nombres  otra mujer de la que no se conoce la identidad.

MANIFIESTO

Hoy, 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminació de las violencias machistas, es el día que recordamos con rabia a las 70 muje- res asesinadas durante este año, a las más de 12.084 mujeres que han denunciado agresio- nes y/o amenazas de sus parejas o exparejas, a las que no han denunciado, a todas las víc- timas de violación y violencia sexual, a quie- nes sentimos día a día la amenaza difusa pero constante de un sistema patriarcal, capitalista y colonial que trata siempre de doblegarnos, reducirnos, silenciarnos e invisibilizarnos.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y ame- nazadas están la mano y el cuerpo de los varones violentos, que siguen la tradición de considerar a las mujeres como objetos, como propiedades, como conquistas. Detrás de las mujeres asesina- das, agredidas y amenazadas hay un sistema edu- cativo conservador, que no cuestiona, ni critica ni desafía el orden cisheteropatriarcal, negándose a difundir una visión feminista de la sociedad y de la historia. Contra todas las violencias machistas, educación feminista.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y amena- zadas hay historias de exilio forzoso, de situaciones administrativas irregulares, que nos convierten en delincuentes que no hemos delinquido. Las fronte- ras y la ley de extranjería agudizan la dependencia económica y legal de las mujeres migrantes de sus parejas o de otras personas, les privan de asisten- cia sanitaria, las confinan en el trabajo sumergido, con la indefensión que esto produce, cuando no las confinan directamente en CIEs, las enfrentan a la deportación o las matan por el camino antes de lle- gar. Racismo es violencia.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y ame- nazadas están los mitos románticos, la posesión y los celos como signo de amor, el matrimonio hasta que la muerte nos separe. Pero también la precariedad, el paro, los trabajos a tiempo parcial o no remune- rados, los alquileres imposibles, las pensiones irri- sorias, la sanidad pública deteriorada, la pobreza que afecta de manera especial a las mujeres.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y amenazadas están los trabajos de cuidados (crian- za, atención a la dependencia) siempre asumidos por las mujeres y que no podemos abandonar de un día para otro, porque no hay un reparto equitativo ni un Estado que asuma que organizar y financiar los cuidados de las personas vulnerables es una prioridad absoluta.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y ame- nazadas están instituciones, como la Comunidad de Madrid, que se pone de lado para condenar la violencia de género y que niega los recursos nece- sarios para luchar contra las violencias machistas. En 2020, la Comunidad de Madrid no ha gastado ni un euro de lo presupuestado para el ciberacoso, la formación en género de los equipos psicosociales de los juzgados de violencia o para el empleo de mujeres víctimas de la violencia. Contra todas las violencias machistas, recursos feministas.

Detrás de las mujeres asesinadas, agredidas y amenazadas está el miedo o la vergüenza de de- nunciar; está el acoso cotidiano de los medios y de las formaciones de la derecha y extrema derecha, la criminalización social de la lucha feminista, la banalización de nuestras experiencias de violen- cia y de nuestro sufrimiento psíquico, el trato hu- millante en comisarías y juzgados, las sentencias judiciales aberrantes, la dilatación de los procesos, que prolongan nuestra vulnerabilidad ante el siste- ma. Frente a una justicia punitivista, que solo sabe actuar cuando ya es demasiado tarde, que se cen- tra en el castigo y no en la reparación, hoy decimos: Contra todas las violencias machistas, justicia feminista.

Todos los días, a todas horas, el feminismo autó- nomo, organizado y combativo hemos estado, es- tamos y estaremos con esas mujeres asesinadas, agredidas y amenazadas, con sus seres queridos, que sobreviven para recordarlas, con las víctimas de la violencia vicaria; rodeando y sosteniendo a todas las mujeres en situación de vulnerabilidad, luchando juntas contra las violencias machistas por una sociedad segura para todas, todes y todos, sin excepción ninguna.

Hoy, 25 de noviembre de 2021, el feminismo toma las calles y las redes una vez más para afirmar su compromiso: Ni una menos: Vivas, libres y comba- tivas nos queremos.

CONTRA TODAS LAS VIOLENCIAS MACHISTAS, RECURSOS, EDUCACIÓN Y JUSTICIA FEMINISTA

NOTICIA RELACIONADA

El movimiento feminista celebra mañana en Rivas el Día contra la Violencia hacia las Mujeres con una concentración