El Hospital Gregorio Marañón abrirá el Centro de Prevención e Investigación en Ludopatías y Adicciones Tecnológicas

339

El Hospital Gregorio Marañón abrirá el Centro de Prevención e Investigación en Ludopatías y Adicciones Tecnológicas que funcionará en 2020 y dependerá del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental de este centro sanitario y que tratará comportamientos compulsivos sobre juegos y videojuegos, redes sociales, drogas, alcohol o pornoadicción.La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel, Díaz Ayuso, anunciaba en la mañana de ayer miércoles 18 de diciembre que  el Hospital Gregorio Marañón abrirá el nuevo Centro de Prevención e Investigación en Ludopatías y Adicciones a las Nuevas Tecnologías en niños, adolescentes y jóvenes, un servicio que pondrá en funcionamiento el Gobierno regional entrará en funcionamiento en 2020 y dependerá del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental de este centro sanitario.

“Queremos prevenir e investigar comportamientos compulsivos y adictivos en relación con temas que nos preocupan, y mucho, como la adicción al juego, a las redes sociales, a los videojuegos, la pornoadicción, las drogas o el alcohol… Un centro que sin duda será referencia y servirá para trasladar programas de éxito a todos los centros de salud de la región… Las adicciones son el primer atentado contra la libertad individual y un freno importante para el desarrollo personal de nuestros jóvenes”.”, afirmaba Ayuso en su intervención en el desayuno informativo del Fórum Europa celebrado en el Casino de Madrid.

Paralelamente, la Consejería de Sanidad va a poner en marcha el Observatorio de Adicciones comportamentales a Nuevas Tecnologías y Ludopatía con la implicación de las consejerías de Presidencia; Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad; Justicia, Interior y Víctimas; Educación y Juventud; Economía, Empleo y Competitividad, y Hacienda y Función Pública.

Las adicciones a las nuevas tecnologías son aquellas en las que media la conexión a la red bien a través de internet o del teléfono móvil, y las personas afectadas pueden experimentar un importante deterioro social, académico, laboral y familiar por su comportamiento adictivo. Actualmente, algunas de estas adicciones comportamentales están siendo reconocidas por las clasificaciones internacionales de la OMS.

El Gobierno madrileño trabaja, también, en una Estrategia Regional sobre Adicciones Comportamentales, que permita establecer medidas y planes de acción para promover el juego responsable y el uso razonable de internet y nuevas tecnologías y la mejor atención a las personas con conductas problemáticas en este contexto.

El Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón cuenta con un servicio específico para la atención en salud mental a niños y adolescentes. Este servicio acumula una dilatada experiencia en el tratamiento de los problemas de salud mental vinculados a las adiciones. En los últimos años se ha producido un cambio en el tipo de dependencias, con un importante incremento de nuevas conductas adictivas relacionadas con las tecnologías.

El Hospital Gregorio Marañón dispone de programas muy concretos para la promoción y prevención ante las nuevas patologías emergentes en relación a las tecnologías, apoyados en profesionales de amplia trayectoria en la atención a niños y adolescentes, y con dispositivos no solo de hospitalización sino también con hospitales de día y consultas.

Protección de menores

Según informan desde la Comunidad, la Consejería de Educación y Juventud elaborará un plan de actividades de concienciación y prevención de adicciones en el ámbito juvenil, con la impartición de talleres presenciales en centros educativos, impulsados desde la Dirección General de Juventud. También se prepara material audiovisual dirigido a alumnos, docentes y familias en materia de adicciones de diferente tipo: tecnológicas, videojuegos, juego online, consumo de drogas y se impulsarán actividades lúdicas alternativas en el tiempo libre para jóvenes, como alternativa al ocio basado en el consumo de alcohol, drogas y otras sustancias.

La Comunidad de Madrid aprobó un Decreto el pasado mes de mayo que actualizó la regulación de la actividad del juego, reforzando las medidas de protección de los menores. Así, se fijó una distancia mínima de 100 metros entre los locales de apuestas respecto a los centros educativos de enseñanza no universitaria. Recientemente ha acordado suspender la concesión de nuevas licencias para la apertura de casas de apuestas en la región.

En la Comunidad de Madrid se contabilizan 678 establecimientos de juego, entre locales de apuestas, bingos o casinos, con un crecimiento paulatino durante el último lustro en toda la región. A pesar de este aumento, en la Comunidad de Madrid el número de salones de juego por 100.000 habitantes (5.1) es inferior en un punto a la media nacional, según los últimos datos oficiales, siendo un 5,8% de los estudiantes de enseñanza Secundaria juegan dinero on line y un 13,73% hacen apuestas presenciales, existiendo una importante correlación con la mayor prevalencia de consumo de tabaco, alcohol y sustancias ilegales.