El servicio en cuatro estaciones de la línea 9 quedará interrumpido del 5 de agosto a primeros de septiembre

8685
El Consejero, Jorge Rodrigo (centro) en las instalaciones del CITRAM (Foto Comunidad de Madrid)

Quedará interrumpido el servicio, desde el 5 de agosto hasta principios de septiembre, en Núñez de Balboa, Avenida de América, Cruz del Rayo y Concha Espina. Los usuarios  dispondrán de autobuses gratuitos, que cubrirán el recorrido entre las paradas de Príncipe de Vergara y Colombia.

La Comunidad de Madrid ha anunciado que va a iniciar los trabajos de renovación de cuatro estaciones de la línea 9 de Metro, concretamente las de Núñez de Balboa, Avenida de América, Cruz del Rayo y Concha Espina, para mejorar los techos y sistemas de impermeabilización, así como diferentes acabados interiores. La mayor parte de estas obras son incompatibles con el paso de trenes por lo que la prestación del servicio del suburbano se verá interrumpido desde el 5 de agosto hasta principios del mes de septiembre.

El Gobierno regional va poner en marcha un servicio especial de autobuses gratuitos, que cubrirán el recorrido entre las paradas de Príncipe de Vergara y Colombia.

Así lo ha detallado el consejero de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, Jorge Rodrigo, durante la visita que ha realizado al Centro de Innovación y Gestión del Transporte Público (CITRAM), ubicado en la sede del Consorcio Regional de Transportes. Este recurso coordina a diario a los más de 40 operadores públicos y privados de transporte en la región y fomenta la innovación tecnológica para mejorar la gestión diaria de la movilidad.

Retirada de amianto

Durante la ejecución de estas tareas se aprovechará para retirar el amianto de las bóvedas y los diferentes cuartos técnicos de las estaciones y, en el caso de Avenida de América, se prevé que las obras coincidan con las actuaciones previstas dentro del Plan de Accesibilidad e Inclusión de Metro de Madrid para la instalación de diez ascensores. También se ha proyectado la modernización de la estación, la implantación de nuevas salidas de emergencia y la renovación de toda la señalética.

El plan de desamiantado de la red del suburbano madrileño, que comenzó en 2018 y está previsto que finalice en 2028, cuenta con una inversión de 170 millones de euros, de los que ya se han comprometido más de 62 millones.