La Comunidad crea un Consejo para que las asociaciones de pacientes participen en decisiones relacionadas con su salud

1149
Isabel Díaz Ayuso, durante la presentación del Plan (Foto Comunidad de Madrid)

La Comunidad de Madrid establece acciones transversales en Primaria, hospitales y SUMMA112 para “curar, cuidar y acompañar”. Los profesionales serán los principales agentes de Humanización y se seguirá apostando por las nuevas tecnologías. A través de la Escuela Madrileña de Salud se desarrollará la iniciativa Paciente experto para que el  enfermo, con formación, afronte su propia patología.

La Comunidad de Madrid presentó el pasado viernes el II Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria, que ofrece especial atención a la natalidad, salud mental, cronicidad y los cuidados al final de la vida. Además, contempla, entre otras medidas, la creación del Consejo de Pacientes Regional, que permitirá la participación real de las asociaciones de este ámbito en las decisiones vinculadas a la salud.

Vigente hasta el próximo 2025, este Plan fue dado a conocer la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en el Hospital público Infantil Universitario Niño Jesús, está basado en el “curar, cuidar y acompañar” y centrado en la persona, ya que cada paciente requiere una atención de forma individualizada. “Estamos trabajando para que el paciente ni se sienta ni esté nunca solo, siempre protegido y que sea el protagonista en la toma de decisiones sobre la evolución de su enfermedad, acercándole todavía más si cabe con su médico”, ha explicado la presidenta, quien ha señalado que “cada momento y circunstancia exigen respuestas distintas”.

La nueva estrategia establece acciones de carácter transversal en los tres niveles  asistenciales: Atención Primaria, en los diferentes servicios y unidades hospitalarias, y en la urgencia del SUMMA112. El propósito es una sanidad pública de 360 grados. Es, en palabras de Díaz Ayuso, una “nueva forma de entender la salud” que requiere de grandes profesionales, infraestructuras y equipamientos, e investigación de alto nivel, pero que, a su vez exige, sobre todo, “intimidad, información al paciente, más comunicación, menos barreras, y actividades de ocio y entretenimiento”.

Para ello, la Comunidad de Madrid va a poner en marcha un Consejo de Pacientes Regional que implique la participación real de todos los agentes en las decisiones que tienen que ver con la sanidad y la salud. “Se les dará voz directa y se promoverá su participación en la elaboración de las políticas sanitarias”, ha explicado la presidenta.

Así, se aprobará una normativa que regulará la composición y funcionamiento de este órgano para potenciar el papel de la humanización como pilar de la responsabilidad sociosanitaria y consolidar la región como referente de excelencia en humanización.

En este sentido, la Escuela Madrileña de Salud tendrá un papel fundamental para impulsar el proyecto del Paciente experto, una iniciativa para “sensibilizar, informar y formar a nuestros ciudadanos, tanto en estilos de vida saludables como en el cuidado de su enfermedad”. El objetivo es que sepan afrontarla, con el apoyo de los profesionales de forma individualizada.

Profesionales como agentes de «humanización»

En este Plan, se promueve a los profesionales sanitarios como verdaderos agentes de humanización a través de formación y reconocimiento, se fomentará la colaboración con otras instituciones, como colegios, ayuntamientos y otras entidades públicas y privadas; y se continuará con el uso de las nuevas tecnologías para atender mejor a los ciudadanos, hacer más llevaderas sus estancias hospitalarias y ofrecerles avanzadas herramientas de información.

De este modo, estas serán un aspecto crucial como enlace para la atención sanitaria y la continuidad asistencial, así como para la formación e información a pacientes, cuidadores, familiares y acompañantes. Para ello, se impulsarán vías de comunicación con el paciente a través de aplicaciones informáticas.

También se hace hincapié en la puesta en marcha de nuevas infraestructuras que favorezcan el bienestar a través de la luz, el color, la temperatura y la ausencia o minimización de ruidos. Espacios, en definitiva, amables, que favorezcan la recuperación en un paso más hacia la confortabilidad y plena accesibilidad.