La plataforma Vecinas y Vecinos de Barrios y Pueblos de Madrid denuncia que el Gobierno regional impide a los usuarios acceder al centro de salud del madrileño barrio de Abrantes

1280
Foto: Vecinas y Vecinos de Barrios y Pueblos de Madrid

La entidad, que actúa en defensa de la sanidad pública, denuncia que el pasado 16 de febrero el Gobierno Regional envió guardias de seguridad para impedir a las vecinas el acceso al centro de salud de Abrantes en Carabanchel.

La plataforma vecinal en defensa de la sanidad pública Vecinas y Vecinos de Barrios y Pueblos de Madrid, que reúne a diferentes asociaciones y entidades de carácter vecinal en toda la Comunidad de Madrid, entre ellas la plataforma Rivas con la Sanidad Pública, ha denunciado que el pasado 16 de febrero «guardias de seguridad» enviados por el Gobierno regional habían procedido a efectuar el cierre del centro de salud ubicado en la Avenida de Abrantes, en el madrileño barrio de Carabanchel, para «impedir que las vecinas accedan al centro, cerrando de facto el centro de salud una hora antes de su hora de cierre».

Según la plataforma vecinal, el centro de salud tiene solamente la mitad de los médicos de que debería tener, además de no contar con médicos en el turno de tarde y de no haber tampoco pediatra por la tarde.

Denuncian que esta situación «se viene prolongando más de tres años, impidiendo en la práctica a las miles de vecinas que dependen de este centro el derecho a la atención sanitaria». Añaden que «En las últimas semanas, a muchas vecinas no es que le dieran una cita muchos días después, es que ni siquiera les daban cita».

Ante este estado de cosas, explican que el pasado 16 de febrero las vecinas y vecinos realizaban una nueva movilización para protestar por la situación y exigir soluciones «¿Cuál ha sido la respuesta del gobierno de la Comunidad de Madrid? ¿Enviar más médicos para que las vecinas puedan ser atendidas?», se preguntan. Y su respuesta es: «No, el gobierno de la Comunidad de Madrid ha enviado guardias de seguridad para impedir que las vecinas accedan al centro, cerrando de facto el centro de salud una hora antes de su hora de cierre. No tienen bastante con tener a miles de vecinas sin atención médica. Buscan también humillarla».

Su valoración de estos acontecimientos: «En el fondo todas y todos sabemos lo que pasa: el gobierno regional quiere convertir la Atención Primaria en los barrios obreros en una beneficencia para quien no pueda pagarse un seguro privado. Y quiere eliminar todo tipo de respuesta vecinal que reclame sus derechos y frene sus planes».

«Frente a esto», concluyen, «hacemos un llamado a denunciar la actitud bandida del  gobierno de [la Comunidad de] Madrid y a solidarizarnos con las vecinas de Carabanchel».