La sanidad pública madrileña estrena la primera Unidad de Nutrición Personalizada para bebés prematuros de España

212

Situada en el Hospital Gregorio Marañón ya ha conseguido reunir 620 litros de leche donada y ofrece al niño leche materna personalizada en función de la edad gestacional y cronológica y su situación clínica. Con este programa se ha conseguido proporcionar leche materna a todos los niños prematuros del hospital y se ha reducido la nutrición por vía intravenosa y los casos de enterocolitis, enfermedad frecuente en los prematuros.

La sanidad pública de la Comunidad de Madrid cuenta con la primera unidad de España que personaliza la nutrición de los bebés prematuros. El consejero en funciones de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, visitaban ayer miércoles 19 de junio, junto a Manuel Sanchez Luna, jefe del Servicio, esta Unidad de Nutrición Personalizada del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón, que ofrece leche materna donada de una madre cuyo hijo nació con la misma edad gestacional que el bebé que la precisa.

La innovación se basa en que esta leche es la ideal, al ser de una donante de características similares al bebé que la necesita por tiempo de gestación y edad postnatal. Además es analizada y fortificada para contar con leche a la carta ajustada a las necesidades de cada prematuro: su edad gestacional, días de vida y su situación nutricional.

Esta unidad lleva a cabo una medicina personalizada que incluye la nutrición como estrategia terapéutica para los bebés prematuros. Para conseguirlo se tiene en cuenta cada tipo de leche, ya que la composición nutricional en cada edad gestacional es distinta. Por eso, se realiza una clasificación según tipo de leche:

  • Calostro: leche que se produce tras el parto hasta los 5 ó 6 días de vida.
  • Transición: leche que se produce hasta los 21 días de vida.
  • Madura: leche que se produce a partir de los 21 días de vida.

Por otro lado, la leche donada se divide a su vez por tramos de edad gestacional: menor de 28 semanas, entre las semanas 28 a la 32, de 32 a la 37, y por encima de la semana 37 de gestación. Es el proceso denominado adecuación, para ajustarse a las características concretas del bebé que recibirá esa leche.

Otra particularidad que singulariza esta Unidad es que se puede recuperar la leche donada por una madre que aún no haya sido dispensada para autoconsumo si dicha madre, por cualquier razón, deja de tener suficiente. Esto es posible porque no se mezclan leches de diferentes donantes y todo el proceso sigue una completa trazabilidad que permite conocer de cada biberón donado toda la información: madre donante, fecha extracción, tipo de leche, edad gestacional y ubicación en los diferentes congeladores con los que cuenta la unidad.

El Hospital Gregorio Marañón pretende así ofrecer la mejor y más segura nutrición para los bebés, y este proceso es necesario ya que se ha demostrado que leche materna cambia en su composición para adaptarse no sólo a los días de vida que tenga el recién nacido, sino también a su edad gestacional. Además, toda la leche procesada en la Unidad de Nutrición Personalizada está sometida a controles bacteriológicos y nutricionales que garantizan su seguridad y adecuación.

La Unidad está integrada en el mismo Servicio de Neonatología para mantener un estrecho contacto con las madres donantes. Así una madre de un recién nacido que recibe leche donada en los primeros días de vida , una vez que su producción de leche aumenta y supera las necesidades de su hijo , puede ser candidata a donar leche para otros futuros receptores. De esta manera se ha conseguido obtener unos volúmenes de leche donada, tanto de diferentes edades gestacionales como de los tres tipos de leche, que supera los de muchos bancos de leche regionales de España. Concretamente se han recibido 620 litros en el primer año de funcionamiento.

BENEFICIOS PARA EL PACIENTE

En un año de funcionamiento de la Unidad de Nutrición Personalizada del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón ya se han conseguido importantes resultados en beneficio de los bebés prematuros. De hecho según informan, se ha disminuido la necesidad de nutrición por vía intravenosa ya que la alimentación con leche materna propia o donada permite un incremento más rápido de la nutrición enteral.

Además, se ha conseguido proporcionar leche materna propia o donada a todos los bebés prematuros, por debajo de los 1500 gramos y/o menores de 32 semanas, nacidos en el Hospital Gregorio Marañón al menos hasta las 34 semanas de edad.

Se ha logrado disminuir en más del 80 % la incidencia de enterocolitis, una enfermedad que afecta al intestino y el colon y que puede requerir cirugía. Asimismo, se ha registrado una disminución de la tasa de bacteriemia relacionada con catéter al poder retirar antes la vía intravenosa para la nutrición de los bebés.

Por otro lado, también es importante señalar que el grado de satisfacción y aceptación por parte de los padres ha sido excelente.