La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Las autoridades recuerdan que destruir nidos de ciertas aves es un delito


Nido de golondrina

La Guardia Civil recuerda en su página oficial de Twitter que la destrucción de nidos de aves como la golondrina, el vencejo o el avión común, constituye un delito al tratarse de aves protegidas. Pero además de advertir de ello hace un recordatorio interesante: estas aves se alimentan fundamentalmente de insectos, con lo que constituyen “el mejor insecticida posible y la mejor forma de mantener el equilibrio ecológico”.

Con la llegada del calor, las ventanas permanecen abiertas muchas más horas al día, qué duda cabe. Y con ello, aumentan las molestias que los vecinos sienten a causa de los ruidos. En muchas viviendas se considera una molestia el ruido y la suciedad provocada por la aparición de nidos de varias aves, en concreto de algunas muy comunes como son la golondrina, el vencejo y el avión común. La solución que en muchos casos se adopta es la de destruir el nido, sin más. Lo que mucha gente quizás desconoce es que con ello están incurriendo en un delito, al tratarse, en concreto estos tres tipos de ave, de especies protegidas.

La Guardia Civil se encarga de perseguir estos delitos, y en su twitter oficial recuerda (indirectamente, eso sí) que, además del efectos disuasorio de la multa correspondiente, una razón para no destruir estos nidos es que “No hay insecticida más eficiente ni más ecológico”. Y es que, según datos de organizaciones ecologistas, una golondrina puede comer unos 60 insectos a la hora; un vencejo, 55 kilos de mosquitos al año; y un avión común, unos 500 insectos diarios.

Edificios eficientes, pero “inclementes” con las aves

Estas organizaciones recomiendan, en casos extremos de molestias o inconvenientes por la nidificación de algunas de estas aves, solicitar a las autoridades municipales la retirada del nido, lo que siempre tendrá que hacerse comprobando que los inconvenientes son graves y que se aporta una solución para reubicar el nido adecuadamente.

Una de las razones de que estas especies hayan sido protegidas es la progresiva desaparición de los elementos estructurales en que suelen hacer sus nidos: los edificios con tejados en los que encuentran los huecos adecuados para ello (los modernos edificios con fachadas acristaladas y tejados planos eliminan esa posibilidad). Es por ello que los chalets son, en su mayoría, las edificaciones que continúan aportando más fácilmente las condiciones físicas para la construcción del nido.

El vencejo es la única de estas tres aves que no construye el típico nido con barro y ramas, en una esquina de una ventana o en sitio similar, sino que utiliza los espacios del propio edificio, bajo tejas o parecidos, para asentar en ellos su hogar.

No sólo multas

En cualquier caso, lo que cualquier ciudadano debe tener en cuenta es que al destruir un nido de estas aves no sólo está alejando a un aliado natural en la lucha contra las plagas de mosquitos (y otros tipo de insectos: moscas, chinches e incluso escarabajos). También está incurriendo en un delito que puede derivar en la imposición de una multa (caso más leve), pero que también puede llegar, en determinadas circunstancias, a una pena de entre seis meses y dos años de reclusión.

Escrito por en 20/08/2019. Archivado en 0Ultimas,Ecología,En Rivas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.