Los talleres de la Universidad Popular y otras actividades, en un delicado momento

2157
La Casa + Grande

El profesorado podría quedar en buena parte privado de recursos por ingresos. El Ayuntamiento estudia fórmulas para continuar de manera no presencial con la mayor cantidad posible de los mismos, al igual que los que se realizan en Deprotes, Juventud o Igualdad, al tiempo que busca mecanismos para compensar a las personas matriculadas por la parte proporcional de los mismos que no puedan realizarse.

Los alrededor de 40 talleres que se impartían de forma presencial a través de la Universidad Popular se han visto paralizados debido a la crisis del coronavirus. El profesorado de estos talleres teme que la situación derive en una suspensión definitiva de los mismos, con la secuela de falta de recursos que implicaría para muchos de los profesores.

Durante las dos semanas pasadas el profesorado de estos talleres tuvo que hacer al Ayuntamiento una propuesta de cómo impartir los talleres ‘on line’. Sin embargo, Arturo Ledrado, coordinador de uno de estos cursos, explicaba a RIVAS ACTUAL el pasado jueves que muchos de ellos “son imposibles de impartir telemáticamente”, por cuanto hay partes decisivas del proceso que se realiza en el taller “que deben hacerse de forma presencial”, sin que exista sustitutivo posible.

En los casos de talleres que no considerasen viable esa forma telemática de seguir realizándolos, el mismo 2 de abril debían notificar al Ayuntamiento la suspensión de los talleres. A día de hoy el Ayuntamiento no ha podido confirmar, a preguntas de este medio, cuántos talleres de la Universidad Popular han quedado en esa situación. Fuentes de los afectados calculan que al menos podría tratarse de la mitad.

Entre 40 y 50 profesores

Estamos hablando de una actividad ofrecida por el Ayuntamiento, pero que llevan a cabo personas concretas y, sólo en algunos casos, asociaciones registradas en Rivas. Exceptuando estos últimos casos (una clara minoría), la realización de los talleres que se ofrecen a través de la Universidad Popular implicaría a entre 40 y 50 profesores y profesoras.

El régimen por el que se realiza esta actividad es que el Ayuntamiento ofrece los cursos que los profesores han propuesto y la concejalía de Cultura aprueba. Es también el Ayuntamiento quien implementa el proceso de matriculación. Pero una vez conocido el número de personas que se ha “apuntado” a los diferentes talleres, son los responsables de éstos quienes deben cobrar, trimestralmente, la cuota fijada para cada uno. Para ello, es preciso que el responsable del taller se haya dado de alta como autónomo para poder facturar el cobro de las cuotas.

Los precios de los talleres resultan bastante modestos (entre los 70 euros trimestrales que aproximadamente se cobra por los talleres que requieren clases de 2 horas, y los 90 que cuestan los de 4 horas), pero precisamente la modestia de los mismos y el hecho de que el cobro sea trimestral hace que con la actual crisis el profesorado se vea en un dilema: encontrar la manera de “telematizar” su taller, o suspenderlo, con la consiguiente pérdida de ingresos. En muchos casos, según las fuentes consultadas de este colectivo, el ingreso por impartir los cursos es el único del que puede disponer el profesor o profesora.

Voluntad de continuar “con todos los talleres posibles”

Por su parte, la concejalía de Cultura indica a RIVAS ACTUAL que su voluntad es “que todas las propuestas de talleres puedan seguir adelante”. Para ello, “se está hablando con los profesores para estudiar fórmulas que, sin ser presenciales, puedan permitir que se sigan impartiendo la mayor cantidad posible de talleres”.

Otras fuentes municipales explican que es posible “organizar estos talleres a distancia mientras continúe la situación de excepcionalidad que vivimos”. Se refieren incluso a herramientas como WhatsApp o similares.

El problema no afecta solamente a los cursos y talleres de la Universidad Popular, sino también a diversas actividades programadas desde Juventud, Deportes o Igualdad, si bien la estuctura de éstas es diferente de la que se da en los talleres de la Universidad Popular.

Compensaciones

Por otro lado, El Ayuntamiento hizo pública el pasado jueves una nota en la que daba cuenta de esta situación, que además no afecta solamente a los talleres de la Universidad Popular, sino también a cursos en Deportes o Juventud.

La institución se muestra consciente del “menoscabo que ha supuesto para la ciudadanía ripense la paralización de actividades con motivo de la COVID-19” y asegura que está trabajando “en la búsqueda de fórmulas para que la mayoría de servicios que ofrecía el Consistorio puedan seguir de manera no presencial”.

Con este fin, aseguran, “se ha iniciado una coordinación con todas las entidades, empresas, personas autónomas, asociaciones, clubes deportivos y cooperativas del municipio para estudiar la manera en la que puedan seguir ofreciendo sus actividades, evitando además la pérdida de empleos y la paralización del tejido productivo de la ciudad”.

Asimismo, con el objetivo de que la ciudadanía ripense no se vea más perjudicada, el Ayuntamiento ha tomado la decisión de “no emitir ningún recibo de nueva mensualidad mientras no sea comunicada la nueva fórmula de prestación de cada actividad”.

En este sentido, se está estudiando también la fórmula para la compensación de la parte proporcional de las actividades que no se han podido realizar en el mes de marzo.

La nota expresa, por último, su confianza en que “a la vuelta de Semana Santa las actividades puedan retomarse con nuevas fórmulas de aprendizaje pero con la misma calidad” y valora que “en estos momentos mantener las rutinas también es una forma de sobrellevar de la mejor manera posible el confinamiento necesario por el que estamos pasando”.