Otro ‘cumpleaños feliz’, y van 63

492

En torno a 500 personas participaron en los diversos eventos que se incluyeron en las Fiestas del 63º Aniversario del Casco Antiguo de Rivas. Ernesto Tecglen amenizó el primer momento de música tras el pregón, estrenando lo que calificó de propuesta de ‘himno de Rivas Vaciamadrid’.

ANIV_PUEBLO_63-BySPH-1
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-2
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-3
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-4
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-5
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-6
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-7
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-8
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-9
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-13
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-14
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-16
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-17
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-18
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-19
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-20
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-21
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-22
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-23
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-26
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-27
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-28
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-29
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-30
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-31
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-32
previous arrow
next arrow
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-1
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-2
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-3
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-4
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-5
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-6
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-7
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-8
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-9
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-13
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-14
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-16
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-17
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-18
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-19
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-20
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-21
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-22
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-23
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-26
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-27
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-28
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-29
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-30
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-31
ANIV_PUEBLO_63-BySPH-32
previous arrow
next arrow

Las Fiestas de aniversario del Casco Antiguo de Rivas terminaron ayer, sábado, con un rosario de actividades que, a pesar del calor desmesurado y del vaciamiento de gente por las vacaciones, reunió a cerca de 500 personas en los distintos eventos. La cosa empezó oficialmente con el pregón de Claudia Tecglen, que agradeció el «papel fundamental» de los comercios que se encargaron de apoyar el desarrollo de los eventos, y reclamó solidaridad con las personas con discapacidad. Le siguió la música que puso Ernesto Tecglen, que presentó un insólito y sorprendente ‘himno’ de Rivas Vaciamadrid. Antes de ambos hitos, la batalla de agua había servido para refrescar, siquiera fuese levemente, la insoportable temperatura.

Los juegos tradicionales, practicados por mayores y no tan mayores, fueron protagonistas durante el viernes y el sábado, igual que las terrazas y puestos de comida y bebida. También la música, como es de rigor. Una fiesta de la espuma y una cena ‘de traje’ llenó la caída de la tarde en la Plaza de la Libertad, donde se llevaron a cabo la mayoría de los eventos.

Y, cómo no, al filo de la medianoche del sábado los presentes pudieron compartir una tarta y cantar el cumpleaños feliz a todo un pueblo, pero muy especialmente a ese núcleo que en 1959 dio oficialmente su primer paso y que ayer, 23 de julio, cumplió sus 63 años.

La fundación de un nuevo pueblo

Fue el 23 de julio de 1959 cuando se inauguró oficialmente el pueblo de Rivas Vaciamadrid, un nuevo emplazamiento urbano que sustituía al antiguo, devastado por la guerra civil, y que contaba con 88 viviendas, una central telefónica, la casa del médico, un grupo escolar donde la infancia podía estudiar, un ayuntamiento y una parroquia (la iglesia de San Marcos), en cuyo campanario empezaron a anidar las cigüeñas.