Policía Nacional desarticula la mayor entidad financiera del narcotráfico en Europa

1367
Imagen capturada del video de Policía Nacional

La entidad transfería dinero por el método informal de la ‘hawalla’ y tenía su sede en un restaurante de un polígono industrial en Fuenlabrada. Arrestadas 32 personas, desmantelada una plantación de marihuana con 995 plantas e intervenidos casi tres millones de euros, 575 kilogramos de hachís, 276 de marihuana, 11 vehículos de alta gama, siete relojes de lujo y una pistola semiautomática.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y EUROPOL, y con la colaboración de EUROJUST, han desarticulado una organización criminal considerada como la mayor entidad financiera del narcotráfico en Europa. Han sido arrestadas 32 personas y se han intervenido casi 3.000.000 de euros, 575 kilogramos de hachís, 276 kilogramos de marihuana, 11 vehículos de alta gama, siete relojes de lujo, una pistola semiautomática y se ha desmantelado una plantación de marihuana con 995 plantas. Se han bloqueado 19 cuentas de criptomonedas con un valor aproximado de 1.500.000 euros y durante la operación se ha desarticulado un taller de “caleteado” de vehículos. Las diligencias han sido dirigidas por el Juzgado Central de Instrucción nº1 y la Fiscalía Especial Antidroga.

Desde el año 2020 la organización habría llevado a cabo entregas y recogidas de dinero para financiar el narcotráfico y retornar las ganancias obtenidas en cantidad que se acredita en más de 32 millones de euros al año, pero se estima que superaría los 300 millones, mediante sistemas de compensación, transporte de dinero y transacciones de criptomonedas entre España e Italia, Francia, Países Bajos, Alemania, Finlandia, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Polonia, Suiza y Noruega, así como Marruecos, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Colombia, Bolivia, Perú, Brasil y China.

Sede de operaciones en un restaurante de Cobo Calleja

Las pesquisas se iniciaron cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal, compuesta en su mayoría por ciudadanos de origen sirio, que era liderada por un hombre que presuntamente operaba desde Madrid y Toledo para financiar el tráfico de drogas de varias organizaciones de narcotráfico que operaban en España y en el extranjero.

Los investigadores detectaron que disponían de una sede de operaciones ubicada en un restaurante del polígono industrial Cobo Calleja, en Fuenlabrada, donde acudían a diario los clientes para realizar recogidas de dinero procedente principalmente de algunos negocios regentados por ciudadanos chinos de la zona. Para evitar posibles vuelcos por parte de otras organizaciones o incautaciones con motivo de inspecciones policiales, el restaurante era vigilado las 24 horas del día y no acumulaban grandes cantidades de dinero en la caja fuerte.

Un sistema milenario

El sistema utilizado por el grupo era el de la ‘hawalla’, una estructura milenaria que funciona a base de la confianza que depositan en sus miembros aquellos que quieren enviar dinero a otros países sin pagar comisiones bancarias y sin dejar rastro. La ‘hawalla’ (que en árabe significa ‘cambio’ o ‘transformación’) funciona con una red de miembros, denominados ‘hawalladares’, que se conocen entre sí.

El cliente que quiere enviar dinero se pone en contacto con uno de ellos en el país de origen del envío. Le dice la cantidad de dinero en moneda de ese país que quiere transferir a un destinatario en otro lugar y le proporciona una contraseña, que previamente ha facilitado al destinatario. El ‘hawalladar’ del país de origen del envío se pone en contacto con otro miembro de su red en el país de destino, le dice la cantidad a entregar, en moneda del país destinatario, y la contraseña. El ‘hawalladar’ del país de destino de la operación se pone en contacto con el cliente destinatario y en cuestión de horas le entrega la suma de dinero acordada. Los ‘hawalladares’ se quedan con una comisión, siempre mucho menor a la que cobran los bancos, y la operación no deja rastro.