Rivas Puede decide su disolución

1617

Rivas Puede, bajo cuyas siglas se presentó Podemos a las elecciones municipales de 2015 en Rivas, obteniendo el segundo mayor número de votos en las mismas, dio a conocer el pasado 3 de julio su disolución como partido político, decidida tres días antes, tras varios años de práctica inactividad, que se reflejó en la renuncia a presentar candidatura en las recientes elecciones del pasado 28 de mayo.

Rivas Puede, el partido instrumental creado desde Podemos Rivas en 2015 para presentarse a las elecciones municipales de ese mismo año, ha anunciado, mediante un comunicado hecho público el pasado 3 de julio, su disolución como partido político, decisión fechada el 30 de junio. Rivas Puede y Podemos rompieron sus relaciones tras la expulsión, en 2019, de la totalidad de los seis concejales que la formación había obtenido en las elecciones municipales, acusándoles de actuar enfrentados a la organización.

En su comunicado, la formación política ya disuelta recuerda sus orígenes, situándolos en la «creación del partido Rivas Puede [por parte de la dirección local de Podemos] para presentarse a las elecciones de 2015 con un programa de ruptura con los gobiernos de IU por las múltiples privatizaciones de servicios públicos; por el desarrollo urbano desbocado y basado en viviendas caras y  unifamiliares; por el clientelismo en el empleo público; por el abandono de la lucha contra la incineradora; y muy particularmente por la forma oscura en la que se había resuelto la revelación de la Cámara de Cuentas de que varios millones de euros se habían pagado de forma injustificada por la EMV a la empresa privada que la gestionaba, lo que dio lugar a la caída del alcalde Pepe Masa y su sustitución por Pedro del Cura».

Esta decisión de crear el partido instrumental Rivas Puede sobrevino tras la directriz, marcada por la dirección estatal de Podemos para todo el territorio nacional, de que ninguno de sus círculos crease candidaturas a las elecciones municipales de 2015 con las siglas del propio partido. Fruto de ello, en gran cantidad de municipios la militancia creó o participó en la creación de candidaturas de unidad popular que triunfaron en buena parte de los territorios.

Rivas Puede recuerda también que su candidatura «fue acusada falsamente por las fuerzas interesadas en la permanencia de la alcaldía en manos de IU con el lema de ‘Rivas Puede no es Podemos’, acusación que incluyó un panfleto repartido por toda la ciudad el día de reflexión de las elecciones de 2015 con ese mensaje. Aun así, Rivas Puede estuvo muy cerca de vencer a IU».

Ruptura entre Rivas Puede y Podemos

El comunicado plantea el origen de las discrepancias entre la dirección de la formación y su grupo municipal en un proceso interno  de discusión que sitúa en el verano de 2016 y que habría tenido por objeto realizar una «aproximación al gobierno», formado hasta entonces exclusivamente por los siete concejales y concejalas de IU-Equo-Somos Rivas, aunque con un acuerdo organizativo con Rivas Puede y PSOE que cedía a estas dos fuerzas la presidencia de la mayor parte de las comisiones de control legalmente establecidas en el Ayuntamiento.

Este proceso de «aproximación al gobierno» se habría realizado, siempre según el comunicado, mediante «opacas negociaciones» y derivó, en julio de 2017, en la entrada en el Gobierno local por parte de Rivas Puede. Este partido adjudica a «la concejala de Deportes», en aquel momento Vanessa Millán, y al conjunto del grupo municipal la responsabilidad de un acuerdo de «cesión por cuarenta años de un terreno público para la construcción de un polideportivo privado en el barrio de la Luna». Sin embargo, el comunicado obvia el hecho de que el acuerdo, madurado y preparado desde meses antes por el Gobierno de IU-Equo-Somos Rivas, fue presentado a los nuevos concejales de Rivas Puede como un hecho consumado justo a la entrada de estos en el Ejecutivo.

Este acuerdo desató un proceso de enfrentamiento entre la organización y el grupo municipal de Rivas Puede, a consecuencia del cual, en valoración de este partido, «todo el grupo municipal fue expulsado de Rivas Puede, la nueva dirección de Podemos Rivas se convirtió en satélite de IU y consecuentemente se produjo una ruptura total entre Rivas Puede y Podemos Rivas».

A su vez, las y los integrantes del grupo municipal denunció la «ilegitimidad» de la dirección de Rivas Puede en un comunicado que hicieron público en febrero de 2019, en el que anunciaban también el respaldo con el que aseguraban contar por parte de la organización autonómica de Podemos.

Decadencia de Rivas Puede

Rivas Puede explica en su comunicado que desde ese momento de ruptura, «comienza una actividad completamente autónoma» y se presenta a las elecciones municipales de 2019 sin conseguir alcanzar el 5% para obtener representación. Esta actividad, «muy devaluada por la ausencia de representación institucional», se concretó, según el partido ahora disuelto, en «la oposición a las privatizaciones de servicios municipales; el rechazo al apoyo municipal al nuevo hospital privado de Rivas; la participación en la Consulta por la Sanidad Pública; el apoyo a las luchas por el cierre de la Incineradora de Valdemingómez; la defensa de la población de la Cañada, frente a las agresiones que recibe por parte de las instituciones incluido el Ayuntamiento de Rivas (corte de luz, derribos etc.), así como en el apoyo económico a diversos proyectos humanitarios».

Sin embargo, la falta de actividad pública visible de Rivas Puede en los últimos años llevó a la formación a acordar «no presentarse a las elecciones locales [del pasado 28 de mayo de 2023] consciente de las pocas posibilidades de obtener un resultado digno y también del avance de las fuerzas de la derecha y extrema derecha, para no ayudar a esa grave amenaza. Finalmente, la Asamblea de Rivas Puede ha decidido disolver el partido».

Asociación sociopolítica

La nota hecha pública afirma que «Quienes hemos sostenido este proyecto seguiremos en la lucha social y política por un mundo y un Rivas más justo, ecológico, feminista y antirracista, en definitiva igualitario». Asimismo explican que «Nos preocupa la situación política tras las elecciones del 28M y concretamente la que se pueda dar si se forma un gobierno estatal de la derecha y la ultraderecha tras las del 23J».

El comunicado finaliza anunciando que «Una parte de la militancia de Rivas Puede hemos comenzado a impulsar una asociación sociopolítica para trabajar en esa orientación, de la que se informará más adelante».