Rivas, una de las cuatro ciudades que optan a ser nombrada ‘Ciudad Verde Europea’

2970
Logotipo del premio 'Ciudad Verde Europea'

Compite con la italiana Treviso y las españolas Viladecans y Riba-Roja de Turia: la ganadora se conocerá el 5 de octubre. Los proyectos de compostaje, la recogida segregada de residuos, el parque agroecológico, la variedad de puntos limpios, entre los argumentos presentados por la candidatura ripense.

Rivas ha sido seleccionada por la Comisión Europea para competir en el European Green Leaf Award 2025 (Ciudad Verde Europea 2025), convocatoria para poblaciones de menos de 100.000 habitantes. Rivas se mide a otras tres localidades continentales: las españolas Viladecans y Riba-Roja de Turia y la italiana Treviso (Italia). Para las ciudades de más de 100.000 habitantes existe otra categoría de premio: el de Capital Verde Europea.

Las cuatro ciudades deben presentar su exposición de méritos el 4 de octubre en Tallinn (Estonia). La ganadora se da a conocer al día siguiente, 5 de octubre. El premio son 200.000 euros, además de la promoción internacional que supone el galardón y llegar a la final.

Para concurrir al certamen Ciudad Verde Europea se necesitan cumplir una serie de requisitos como urbe implicada en la gestión medioambiental sostenible, con  varios ejes a valorar: Aire, Agua, Biodiversidad, Residuos, Ruido, Mitigación de Cambio Climático y Adaptación al cambio climático.

En el caso de Rivas, se trata de un trabajo transversal donde participan diversas concejalías del Ayuntamiento, lideradas por la de Transición Ecológica y la empresa municipal Rivamadrid, además de «resultar fundamental la implicación vecinal con sus comportamientos y hábitos de vida cada vez más sostenibles», según explica el Ayuntamiento.

Los ‘argumentos’ de Rivas

Al tratarse de un premio global, Rivas ha presentado iniciativas como la utilización de la basura doméstica generada por 2.000 ripenses para producir asfalto ecológico con el que pavimentar calles del municipio o la instalación masiva de placas solares en los edificios municipales para generar energía de autoconsumo.

También figuran los proyectos de compostaje. Por un lado, el de composteras comunitarias: con diez áreas colectivas habilitadas en la vía pública donde pueden depositar sus residuos orgánicos hasta 30 familias en cada una para generar compost con el que alimentar los suelos de los parques y jardines del municipio. Por otro lado, el de composteras domésticas: hasta 200 unidades disponibles para los hogares que lo han solicitado.

Otro proyecto que valida la candidatura ripense es la recogida segregada de residuos, con la implantación progresiva, por ejemplo, del quinto contenedor, que ya se ha activado en el barrio Oeste y que, a lo largo de julio y septiembre, alcanzará también al barrio Centro, quedando ya solo por cubrir el barrio Este (zona del Casco Antiguo y aledaños).

El parque agroecológico del Soto del Grillo, una finca municipal para el cultivo ecológico donde también hay ganadería, es pionero en España: Rivas ha sido el primer municipio del país en ofrecer tierras públicas para este tipo de agricultura. La localidad cuenta, además, con cuatro huertos urbanos donde la ciudadanía produce sus propios alimentos y plantas aromáticas.

En el apartado de la recogida segregada de residuos especiales, destaca la amplia red de 20 minipuntos limpios distribuidos por toda la ciudad, los seis puntos de proximidad, el punto limpio móvil y los dos puntos limpios fijos (calles del Electrodo y de Severo Ochoa).