El pasado mes de noviembre, tuve la oportunidad de formular una pregunta al consejero de Transportes e Infraestructuras en el Pleno de la Asamblea de Madrid sobre la unificación de las tarifas de transporte público de Rivas Vaciamadrid para que todo el municipio sea tarifa B1.

La zonificación tarifaria vigente en el sistema de transporte público de la Comunidad de Madrid fue aprobada por el Consorcio de Transportes en mayo de 1986 y no ha sufrido modificaciones sustanciales desde entonces.

En sus orígenes, no se adoptó el municipio como unidad de demarcación, a la vista de las distintas configuraciones territoriales de los municipios de la Comunidad de Madrid.

La consideración de un criterio estrictamente administrativo conduce a situaciones heterogéneas y de falta de equidad ya que las distancias y precios asociados a los desplazamientos no están relacionados con las demarcaciones municipales.

Entendemos que la asignación de un municipio a una zona de transportes no puede concebirse como una actuación aislada pues además de fijar criterios de segmentación, se definen rangos de valores que son los que determinan el número idóneo de zonas y la inclusión de un municipio en una zona u otra.

En el caso de Rivas Vaciamadrid, dividida en las zonas B1 y B2, la evolución de los desarrollos urbanísticos ha llenado los espacios que en su momento estaban vacíos, sin que exista actualmente discontinuidad de la población. Las zonas originales de Rivas urbanizaciones y Rivas pueblo se han convertido en una población compacta, hay una trama urbana continua que hace que carezcan de peso los criterios que originalmente justificaban una asignación diferenciada.

Hace unos meses pude reunirme con el consejero de Transportes e Infraestructuras para trasladarle las necesidades de Rivas Vaciamadrid en materia de transporte y una de ellas era la necesidad de la unificación tarifaria de nuestra ciudad, de forma que todo el municipio quedara adscrito a la zona B1.

En aquella ocasión, el consejero me trasladó que se estaba trabajando en el nuevo mapa concesional del transporte, pero manifestó su compromiso de que se revisarían las zonas tarifarias y se estudiaría la unificación.

El consejero cumplió con su compromiso, y el Gobierno de la Comunidad de Madrid atiende una necesidad de nuestra ciudad en materia de transporte, beneficiando a 14.463 vecinos que actualmente pertenecen a la zona B2 y que en 2023 pertenecerán a la B1.

Además de esta buena noticia para los vecinos de Rivas Vaciamadrid, el proyecto de Ley de Presupuestos Generales para 2023 en la Comunidad de Madrid, destina a Transportes 2.415.000 euros, lo que supone un incremento del 22,5%, es decir, 443 millones más con respecto a 2022.

Este incremento evidencia una vez más el firme compromiso del Gobierno regional con el impulso al transporte público, realizando un gran esfuerzo inversor para mejorar la red de transporte en la Comunidad de Madrid y garantizar la prestación de un servicio de calidad a los madrileños, a pesar de que el Ejecutivo central mantiene congelada la aportación del Estado al Consorcio Regional de Transportes de Madrid desde 2016, mientras incrementa sus aportaciones a otras comunidades.

La Comunidad de Madrid destina 1.200 millones de euros al año para subvencionar el transporte público, esto son más de 4 euros de cada 5 frente a la infradotación y el agravio con el que el Ejecutivo central castiga a Madrid. Además de las constantes ampliaciones de nuestra red, con 300 kilómetros de Metro, 4.100 autobuses, 2.500 kilómetros de carreteras y 5 intercambiadores, la Comunidad de Madrid asume una media del 70% de lo que cuesta cada billete.

A pesar de todo esto, sabemos que en materia de transporte hay mucho por hacer y por mejorar en nuestra ciudad, pero estamos convencidos de que la vía de la confrontación no es la correcta. Es necesario más diálogo y más lealtad entre las administraciones, que no hacen falta encierros, manifestaciones ni pancartas que no solucionan absolutamente nada.

Un gobierno pueril que piensa que solo se consiguen las cosas a través de un altavoz, que no tiene capacidad para sentarse a dialogar con otras administraciones y hacer propuestas con madurez, no debe estar al frente de nuestra ciudad.

Rivas Vaciamadrid merece un gobierno serio que haga crecer a nuestra ciudad, no que la cierre y la paralice como si de verdad se tratara de esa aldea gala que creen de su propiedad.