Un bloque de la catedral de Nagasaki en Rivas

77
Representantes de Soka Gakkai entregan el bloque de la catedral de Urakami al edil de Rivas, Rubén Tadeo. (Foto: cortesía del ayto.)

 

Representantes de Soka Gakkai entregan el bloque de la catedral de Urakami al edil de Rivas, Rubén Tadeo. (Foto: cortesía del ayto.)
Representantes de Soka Gakkai entregan el bloque de la catedral de Urakami al edil de Rivas, Rubén Tadeo. (Foto: cortesía del ayto.)

Rivas Vaciamadrid se ha convertido en la primera ciudad europea en recibir un bloque, enviado el por el ayuntamiento japonés de Nagasaki, de las ruinas de la catedral de Urakami, destruida por la bomba atómica lanzada sobre la ciudad nipona el 9 de agosto de 1945. El edifico religioso se empezó a construir en 1875 y se finalizó en 1925.

La recepción de este bloque se enmarca en el proyecto de construcción de un jardín en Rivas que conmemore la paz. La instalación se erigirá en la calle de Severo Ochoa, frente a las instalaciones de la asociación internacional Soka Gakkai, entidad que hace de intermediadora entre los consistorios de Nagasaki y Rivas.

Ambas ciudades comparten un programa educativo por la paz, que permite a sus estudiantes conocer testimonios de víctimas del ataque nuclear y de la guerra civil española mediante videoconferencias. En el caso de la ciudad española, el programa se denomina ‘Rivas por la paz’.

El programa pretende desarrollar el conocimiento de los conflictos bélicos. Rivas y Nagasaki tienen un hilo en común: el efecto que las guerras dejan en la población. “Quedan pocos supervivientes, y hay que recuperar y mantener vivos esos recuerdos”, comentan en Soka Gakkai. En el caso de Rivas, el municipio fue escenario de una de los episodios más cruentos de la guerra civil española, la batalla del Jarama (1937), que dejó 15.000 personas muertas.

El director de Soka Gakkai en España, Enrique Caputo, y el  adjunto a la dirección de la entidad, Juan García, han entregado el ladrillo esta mañana al concejal ripense de Participación y Gobierno Abierto, Rubén Tadeo. El jardín será sufragado por Soka Gakkai. Su entrega coincide con el 70 aniversario de los ataques nucleares sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki (agosto de 1945).

La asociación Soka Gakkai, además de realizar labores de intermediación y traducción en los encuentros, promueve otra serie de actividades encaminadas hacia el mismo objetivo: una cultura de la paz y del desarme nuclear. “Soka Gakkai es una organización fundada en el país asiático entre las dos guerras mundiales por educadores que se oponían al militarismo japonés”, explica su director, Enrique Caputo.

El programa Rivas por la Paz pone especial atención a su vertiente educativa. Comenzó en el curso 2012-2013 en los institutos públicos Las Lagunas y Europa.  Al año siguiente se sumó el centro Profesor Julio Pérez, que ha continuado con diferentes acciones este último año.

En septiembre de 2012, el Ayuntamiento de Rivas se adhirió a la Conferencia de Alcaldes por la Paz, y la iniciativa de las videoconferencias se encuadra en la labor de esta ONG internacional cuyo propósito es contribuir “al logro de la paz duradera y promover la solidaridad entre ciudades para lograr el fin de las armas nucleares”. El centro Chico Mendes organiza junto a los institutos algunas de las actividades.

En el curso 2013-2014, el programa se amplió y pasó a abordar no sólo las consecuencias de las guerras nucleares, sino los enfrentamientos bélicos en general y, en especial, los efectos de la guerra civil española en Rivas. Además de hablar con víctimas de Nagasaki, los jóvenes pudieron escuchar el  testimonio del ripense Agustín Sánchez, historiador y cronista local que vivió de cerca la Guerra Civil. El curso siguiente, se oyó el testimonio de otra testigo de la contienda: Mª Luz Alonso.  También, visitaron las trincheras de una de las batallas clave de la Guerra Civil: la del Jarama.