Un equipo de ‘Información, Educación y Vigilancia Ambiental’ recorrerá el recinto de las Fiestas

1954
Miembros del equipo, en las fiestas de 2023 (Foto Paco Mariscal)

Formado por doce personas, su labor es «concienciar y ayudar durante los festejos para fomentar el hábito de reciclar». Junto con la RRAR, recogerán el pan no utilizado al final de las fiestas para donarlo a granjas para cría de animales.

Un equipo de doce personas, que componen el Servicio de Información, Educación y Vigilancia Ambiental, recorrerá el recinto de las Fiestas de Mayo en Rivas, con el fin de «concienciar y ayudar durante los festejos para fomentar el hábito de reciclar».

“Esperamos que la experiencia de los años anteriores se vea reflejada en esta edición y caminemos hacia una autonomía en la gestión de los residuos por parte de quienes festejan y del personal de las casetas”, señalan desde Rivamadrid, empresa pública que se encarga de la formación de este equipo.

Este año, según indica Rivamadrid, se refuerza la presencia en el Casco Antiguo, así como en el horario de tarde y hasta media noche en el área de las casetas y del recinto ferial del auditorio Miguel Ríos. “El objetivo final es que esta medida, que se toma para concienciar sobre los residuos en ambientes festivos, deje de ser necesaria porque toda la ciudadanía la tenga incorporada en sus hábitos”, apuntan desde la empresa municipal, que recuerda que se debe cumplir la normativa en cuanto a separación de residuos.

Reutilizar la comida

Con el objetivo de concienciar sobre el derroche alimentario y fomentar la economía circular, la empresa municipal de servicios Rivamadrid, en colaboración con la Red de Recuperación de Alimentos de Rivas (RRAR), recogerá el pan sobrante de las casetas de las fiestas de mayo. Después, ese pan será enviado para alimentación de animales de granja.

Bajo el lema ‘Estas fiestas derrochamos alegría, no comida’, la iniciativa busca sensibilizar y pone el foco en las barras de pan: se ha comprobado que es el mayor deshecho alimentario cuando cierran las casetas del recinto ferial.

Para agilizar la recogida, se entregarán sacas donde depositar el pan que sobre a diario, y que luego recogerán miembros de la RRAR. “Con esta medida ganamos en concienciación, sostenibilidad y economía circular”, subrayan desde Rivamadrid.