Uros obtiene una sufrida y merecida victoria en la cancha del Real Madrid

923
Los jugadores y técnicos de Uros saludan a la afición ripense que acudió a ver el partido, al final de este (Foto Rivas Actual)

Una excelente labor defensiva, con dominio casi absoluto en el rebote, proporciona a los de Jesús Sala una victoria que afianza la segunda plaza real a solo una jornada de terminar la fase regular.

Uros de Rivas se impuso ayer, sábado, a domicilio al Real Madrid (61-63), en partido jugado en la Ciudad Deportiva del equipo blanco en Valdebebas, donde se registró una afluencia de varias decenas de seguidores del equipo de Rivas. Los de Jesús Sala supieron armar desde el principio una sólida defensa que no bajó de nivel durante todo el partido. Fruto de ello fue la notoria ventaja en el rebote defensivo (26 de los ripenses por 17 de los blancos), pero también en el ofensivo, donde cosecharon 13 rebotes por 11 de los blancos.

Las ventajas comenzaron a subir al marcador muy pronto para los visitantes: ya a los 3 minutos se registraba un 5-6 en el luminoso, diferencia que no hizo sino aumentar hasta llegar al 11-17 a poco más de dos minutos para finalizar el primer periodo. Una pequeña reacción del Real Madrid, junto con una polémica falta pitada a Uros sobre la bocina permitió a los locales finalizar con empate a 17.

En el segundo cuarto se vio claramente que las defensas iban a primar sobre los ataques, porque el mismo resultado del final del primer cuarto seguía registrándose seis minutos después de comenzar el segundo. No obstante, fue Uros el que consiguió abrir la lata y, poco a poco,  fue aumentando su ventaja, hasta colocarse en un 19-23 a tres minutos de finalizar la primera mitad. Aún tenían que ocurrir cosas antes de irse al vestuario. Las más importantes para Uros fueron las personales que Alberto Torres colocó a  sus defensores, que se tradujeron en 9 de diez puntos conseguidos desde la línea. Torres acabó, además, haciendo suyo el tiro exterior y fue el autor de dos de los siete triples encestados por su equipo. En este periodo, igual que en el primero, hay que destacar la enorme tarea defensiva de Guillermo González, que consiguió secar en mucha medida a Hugo González, la figura de los madridistas. La bocina de final de periodo señalaba una renta de diez puntos (21-31) para los visitantes.

A la vuelta del vestuario el Real Madrid reaccionó de manera notable. Si en la primera mitad, incomprensiblemente, el quipo blanco no había conseguido sacar ventaja de sus centímetros en la zona de los ripenses, en el comienzo del tercer cuarto se vio que estaban dispuestos a solucionar ese problema. Eso, unido a que Hugo González encontró más fácilmente posiciones de tiro, permitió a los locales enjugar parte de la diferencia que Uros había obtenido en el segundo cuarto. El problema para los blancos fue que también Uros se apuntó a encestar desde el exterior, encadenando un par de triples de  Alberto Torres y Mario Álvarez (soberbio en la defensa, pero casi mejor en ataque). De hecho, Uros llegó a obtener la máxima ventaja del partido a mitad del periodo, cuando se puso once puntos arriba en el marcador (46-57), pero el Real Madrid consiguió llevarse el gato al agua y anotó un parcial de 22-18 que dejaba el marcador en 43-49 de cara al periodo final.

El último cuarto fue muy intenso. Ninguno de los dos equipos estaba dispuesto a tirar el partido y los nervios jugaron alguna que otra mala pasada a ambos equipos. Llegando a la parte final del encuentro, Uros acumuló un par de ataques muy espesos intentando encestar bajo canasta y perdiendo el balón, algo que permitió al Real Madrid encaramarse hasta conseguir empatar e, inmediatamente, con un despiste defensivo de Uros y una puerta atrás de libro del Real Madrid (con mate incluido), ponerse por delante en el marcador (61-59), casi por primera vez desde el comienzo del partido, a 1.20 minutos del pitido final.

No perdió la compostura Uros y aplicó las recetas de Jesús Sala, muy didáctico con los suyos en todos los tiempos muertos. Guillermo González vio una autopista abierta en la defensa madridista y aprovechó para colarse hasta el aro y anotar el empate a 61, a tan sólo 20 segundos de terminar el encuentro. Tras un ataque fallado por los locales, la posesión quedó en manos de los ripenses. Alberto Torres subió el balón y recibió una falta que le llevó a la línea de tiros libres. Anotó los dos (61-63) y el ataque posterior del  Real Madrid, con sólo 6 segundos, terminó en un triple fallado de Hugo González y la victoria de los ripenses.

Tras esta victoria, Uros de Rivas mantiene la tercera plaza en la clasificación del grupo BB de Liga EBA, con 19 partidos ganados, dos menos que el segundo, Aridane. Se coloca, además, fuera del alcance de sus perseguidores, Náutico Tenerife y Basketas Iniesta, empatados a 17 victorias.

Tan sólo queda una jornada de la fase regular, por lo que la victoria de los ripenses les da la tranquilidad de saber que, ocurra lo que ocurra en el último partido (el sábado 13 de abril a las 19:00, contra Tobarra, en el Cerro del Telégrafo), tienen asegurada la tercera plaza, que en la práctica es la segunda de cara a jugar la fase de ascenso a LEB Plata, ya que el Real Madrid renunciará a participar en ella.

Estadísticas del partido

Resultados y clasificación jornada 25 grupo BB Liga EBA