Uros Rivas se desmelena metiendo más de 100 puntos en dos partidos seguidos y afianza una cuarta plaza en la tabla

1330
Jesús Sala, en el primer contacto que tuvo, el pasado mes de julio, con la plantilla de Uros (Foto Kike Ayala / Rivas Actual)

Con dos victorias seguidas metiendo más de 100 puntos, los de Jesús Sala se mantienen cuartos, tras su última victoria ante Baloncesto Alcalá (88-105), con una victoria menos que Cabezuelo Socuéllamos y Autocares Rodríguez Daimiel, pero también con un partido jugado menos que ambos.

Uros Rivas está firmando una de las mejoras segundas vueltas de su historia en Liga EBA. Si no tenemos en cuenta el partido perdido contra el Real Madrid en la cancha de los blancos (inabordables, con todos sus partidos ganados, caso único en la competición), los últimos nueve encuentros se cuentan por victorias del club de Rivas.

Lejos parecen quedar los titubeantes primeros compases de la competición, en los que el entrenador, Jesús Sala, buscó renovar una parte de la plantilla para rebajar la edad media de la misma, aunque manteniendo a parte importante de los veteranos de varias temporadas.

Los conceptos que el técnico ha querido inculcar a sus jugadores pasan por la solidaridad de equipo, especialmente en defensa. Una plantilla con una media de edad alta tiene más dificultades para cumplir ese criterio, pero el manejo del banquillo ha conseguido que, a base de jugar muchos minutos casi todos los jugadores, se hayan ido afianzando en los requerimientos del entrenador.

Dos victorias con más de 100 puntos en el casillero

Los dos últimos encuentros, contra Spanish Basketball Academy y, el más reciente, contra Baloncesto Alcalá, terminaron con el marcador con 103 y 105 puntos respectivamente para los ripenses. Spanish Academy quizás pueda considerarse el rival más fácil del grupo, pero Baloncesto Alcalá era, hasta el partido jugado el pasado 25 de marzo en la cancha de los complutenses, un rival directo de Uros, situado un par de puestos por encima en la tabla.

Fue un partido en el que esos conceptos defensivos de Jesús Sala dieron sus frutos. Con una estadística en la que prima una gran igualdad entre ambos conjuntos en rebotes, tanto ofensivos como defensivos, y en asistencias, y con una diferencia no excesivamente grande (aunque a favor de Alcalá) en el tiro exterior, la clave podemos encontrarla claramente en la comparativa de balones perdidos y robados.

Los alcalaínos perdieron nada menos que 20 balones en el partido, y, lo que es más significativo, 13 de ellos fueron producto de robos de Uros. En sentido contrario, los ripenses perdieron solamente 5 balones en todo el encuentro, solo uno de los cuales fue por robo de Baloncesto Alcalá.

Y esa frenética actividad de las manos de los de Rivas tiene su correlato lógico en la abultada diferencia en canastas de dos puntos: 29 de los ripenses por sólo 16 de los locales.

Dos partidos en una semana

Tras este encuentro, Uros queda ubicado en cuarto lugar de la tabla, con 14 victorias. Una menos que Cabezuelo Socuéllamos y Autocares Rodríguez Daimiel, pero también con un partido jugado menos. Ese encuentro pendiente se jugará el próximo miércoles 5 de abril en el Cerro del Telégrafo contra Estudio, penúltimo clasificado en la tabla, lo que permite pensar razonablemente en una victoria de los ripenses que les colocaría con 15 victorias.

Dependiendo de lo que hubiese hecho Autocares Rodríguez Daimiel este próximo fin de semana en su partido como visitante ante el Náutico Tenerife, y también de lo que haga Uros ante Majadahonda el sábado 1 de abril, en el Cerro del Telégrafo, los ripenses podrían incluso subir puestos en la tabla y colocarse terceros como mínimo.

Dos buenos partidos, por tanto, para acudir al Cerro, animar al equipo y, sobre todo, visto lo visto, ver baloncesto del bueno, servido en plato caliente por los ‘hombres de negro’.