La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Ya soy mayor de edad


13/05/2014

En mayo de 1997 la ilusión de unos inexpertos pero entusiastas deportistas ripenses, fue el detonante de mi venida a este mundo, poniéndome de nombre: “Fiesta de la Bicicleta de Montaña de Rivas”.

Comenzaba la temporada ciclista 96-97 cuando, dentro del seno del Club Ciclista Rivas, se empezaba a fraguar la idea de promocionar el deporte de la bicicleta en el municipio. Mis padres, Rubén y Luis Miguel, apoyados por mis tíos y primos Dioni, Santi, Poli, José, y el resto de mi familia, unían fuerzas para que pudiera ver la luz en la primavera del 97.

Conversaciones con el ayuntamiento para que me incluyese dentro de la programación de las fiestas de San Isidro, así como con los comerciantes del barrio para que me subvencionaran, de alguna manera, los primeros gastos de mi andadura.

Félix Pérez, Deportes Cronos, Supermercados Plaza y alguna otra empresa más, conjuntamente con el ayuntamiento de Rivas, encabezado por José Ramón y la incombustible Regina, fueron los que con su ayuda me impulsaron para ir creciendo poco a poco.

Recuerdo los primeros recorridos entre los pinares del Cerro y el antiguo camino del cementerio para llegar al pueblo. Por aquel entonces todavía no estaba construido el polideportivo del Parque Sureste, y el final de la prueba era en la plaza de la cigüeña y más tarde en el El Frontón del Casco Urbano.

Con el paso de los años vi crecer a mis seguidores, pasando de las escasas dos centenas de las primeras ediciones a los más de 3.000 de las últimas. A mi lado siempre han estado los amigos y familiares de los componentes del Club Ciclista Rivas, que sin ellos no habría podido llegar a mis 18 primaveras.

Durante estos años he crecido junto a aquellos peques que empezaban con sus bicicletas con ruedines y que hoy, después de tantas pedaladas juntos, siguen saliendo con sus bicicletas de última generación. Familias enteras dedican una mañana de domingo para conocer su municipio sin coches, gracias a la labor de la Policía Local que controla los cruces de las diversas calles por las que se transita. Y con la seguridad de que si hay alguna pequeña caída, el personal de Protección Civil estará cerca para echarnos una mano.

El tiempo también ha querido estar de mí lado y en ninguna de las ediciones ha caído una gota de lluvia durante el recorrido. Tampoco he tenido ningún percance grave, motivo por el que hay que felicitarse. Después de estas dieciocho ediciones ya soy mayor de edad, pero quiero seguir contando contigo. Quiero seguir haciéndote la mañana de un domingo de primavera, una mañana deseada. Y no quiero olvidarme en esta fecha tan entrañable para mí, de las personas que han padecido, sufrido, reído, llorado, alegrado, para que pueda cumplir mi mayoría de edad: Begoña, Rubén y María. Gracias, sin vosotros no hubiera sido posible.

Luis Miguel Leal

No hay etiquetas para este artículo
Escrito por en 13/05/2014. Archivado en 0Ultimas,Cartas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.