La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Brillante primera victoria de Rivas Ecópolis ante Campus Promete en el Cerro


Lyndra Weaver, en el salto inicial del partido (Foto Rivas Actual)

Lyndra Weaver, en el salto inicial del partido (Foto Rivas Actual)

Venció anoche a las riojanas por veinticinco puntos (88-63) en un partido redondo en el que debutó y fue pieza clave la norteamericana Lyndra Weaver. La actuación, sin embargo, fue de todo el equipo, en el que nadie se quedó sin jugar y en el que todas aportaron.

Los ánimos estaban un poco caídos en el Cerro del Telégrafo tras las cuatro derrotas iniciales del equipo en Liga Femenina, a lo que había que sumar la que cosechó frente al todopoderoso Avenida en Supercopa. Sin embargo, de la manga de José Juanas salió un cambio de jugadora norteamericana asombroso: la indecisa y poco expeditiva Bri Kulas se fue y llegó la intensa, físicamente poderosa y técnicamente mucho mejor Lyndra Weaver. Cuando uno piensa en atributos de una jugadora norteamericana, a la mente vienen términos como técnica individual, poderío físico, determinación en el uno contra uno, capacidad anotadora… Pues esas virtudes las tiene Weaver, una alero que bota casi como una base, es capaz de fajarse en la zona, defiende muy intensamente (y además defiende las manos y el bote de la rival, robando anoche varios balones de esa forma) y juega bastante bien en el poste bajo.

Y sobre todo, anota. Anoche fue la máxima anotadora de su equipo (19 puntos), en 27 minutos en cancha. Pero, más allá de eso, fue quien, queriéndolo o sin querer, aplicó un bálsamo en las heridas abiertas en su equipo por las derrotas, y generó una confianza instantánea en todas sus compañeras. Facilitó el juego de éstas con bloqueos constantes y efectivos a las rivales, asistió (aunque quizás no es su mejor faceta, como tampoco lo es el tiro exterior) y, en definitiva, se convirtió en una referencia. Tiene madera de líder y es posible que acabe siéndolo en este equipo dentro de poco. Ayer, con 26 de valoración (MVP), ya rompió moldes tan sólo veinticuatro horas después de bajar del avión.

Pero como queda dicho en la entradilla, Weaver no fue quien ganó el partido. Tampoco lo fue Vujovic, a pesar de los cuatro de nueve triples encestados, muchos de ellos además en momentos clave. Ni tampoco la responsabilidad de la victoria recayó en Ocete (segunda máxima anotadora con 11 tantos), aunque condujo muy bien al equipo. Ni de Salvadores, más apagada anoche ante el brillo de sus compañeras, pero que al final anotó diez tantos. Ni siquiera la ‘culpa’ de la victoria fue de la veterana Marta Blanes, que dio varias lecciones, tanto en defensa como atacando la canasta rival, en sus veinte minutos en la cancha.

La ‘culpa’ de la victoria de ayer, abultada pero merecida, fue de una mirada nueva que el equipo fue capaz de echar sobre sí mismo. Una mirada en la que el rabillo del ojo ve con claridad lo que la compañera está intentando y cuándo lo va a hacer. Una mirada en la que cada jugadora se ve capaz de hacer cosas que la semana antes no veía claras. Eso es confianza, eso es ir armando el puzzle. Eso es una tarea cuya primera responsabilidad es del entrenador y la última, de las jugadoras. José Ignacio Hernández está consiguiendo armar un equipo con mimbres muy tiernos, y el equipo empieza a tomar forma y a dibujarse como capaz de afrontar el principal reto de la temporada: garantizar la permanencia.

El partido

El partido comenzó con cuatro puntos consecutivos de Campus Promete, que muy pronto se revelarían como un espejismo. El equipo riojano juega muy descompensado, con poca conexión entre las jugadoras bajitas y las altas. O la jugada va por el camino de las primeras, o va por el de las segundas, pero no aciertan a combinar ambos. Eso las hace más fáciles de defender, algo que el entrenador de Rivas Ecópolis vio claro y aprovechó. Tan sólo Galilea, La Nedra Brown y Paula Estebas acertaron de manera continuada con la forma de atacar el aro ripense, mientras que jugadoras de muchos puntos por partido, como Licet Castillo, se quedaba anoche en sólo cinco, gracias a una extraordinaria defensa de Gaby Ocete. En esto, como en otras cosas, José Ignacio Hernández supo aprovechar las circunstancias: Ocete y Castillo habían coincidido en Mallorca y ambas se conocen bien.

Pronto, pues, esa ventaja inicial de las riojanas se vio enjugada con un parcial de 10-0 que llevaba a Rivas Ecópolis a liderar el marcador por 10-4 a mediados del cuarto. Fue el momento que Luis Birigay, el técnico riojano, aprovechó para pedir su primer tiempo muerto. Las cosas no le funcionaban en defensa y la culpa la estaba teniendo la anotación exterior de Rivas, especialmente con una Vujovic que encontraba el aro y anotaba triples que levantaban a la media grada que se llenó ayer en el Cerro. Un cambio a defensa individual arregló un poco las cosas, especialmente gracias al infatigable trabajo de Naiara Galilea, defendiendo con uñas y dientes y no dando un balón por perdido. Con todo y con eso, Promete no consiguió evitar que se llegara al final del primer periodo con 19-12 en el luminoso.

En el segundo cuarto comenzaron mejor las cosas para el cuadro de Logroño. Unos minutos de desconcierto ripense en defensa facilitó que Campus se pusiera a cuatro puntos primero (19-15) gracias a un triple de Galilea, y que luego bajara más aún la diferencia, hasta ponerse en 19-17 con canasta también de la base logroñesa. Se había notado la ausencia esos minutos de Weaver, que había estado defendiendo muy bien y que había sido para Inés Ajanovic esa ayuda que la circunstancial pivot ripense reclamaba desde hace varios partidos. Con la norteamericana de nuevo en pista ya mediado el segundo periodo, y sobre todo con los tres triples casi seguidos que se inventó Vujovic, el de Marta Blanes y el de Sara Roríguez, las cosas volvieron a cambiar, y de un casi empate se pasó en un minuto y medio a tener una diferencia de trece puntos (32-19 a 4:45 para el descanso). La primera mitad terminó con un suficiente 47-29 que ya decía muchas cosas acerca de cómo iba a terminar el partido.

Tras el paso por vestuario, las rotaciones que esta vez sí pudo hacer José Ignacio Hernández dieron como fruto un juego más continuadamente intenso de Rivas Ecópolis. Gaby Ocete pudo bajar de los 35 minutos en pista, a pesar de ser la suya la posición en que hay un recambio menos claro. Ajanovic bajó de los 30 minutos, y si Vujovic acumuló más minutos de lo normal (34) fue por un golpe fortuito que Marta Blanes sufrió en un encontronazo y que hizo que le diera alguna rotación menos a su compañera. El juego de Campus Promete no era ya capaz de ofrecer nada nuevo, y las el tercer cuarto fue una simple transición hacia lo inevitable. El periodo terminó con 61-42 en el marcador, tras un robo de balón que terminó en contrataque de Marta Blanes resuelto con elegancia ante la amenaza defensiva de La Nedra Brown.

El último cuarto vio cómo las diferencias se hacían más acentuadas en el luminoso. Rivas conseguía llegar a la treintena de puntos de diferencia (82-53 a 2:30 del final del partido) gracias a una cierta bajada de brazos de las riojanas. Fueron minutos en que el tecnico ripense ya pudo dar entrada jugadoras como Marta Pérez, que acumuló más de dos minutos en pista y consiguió un triple. A falta de poco menos de dos minutos para finalizar el encuentro, Hernández premió el excelente trabajo de todas las jugadoras junior que han estado y están completando el primer equipo esta temporada. Progresivamente fue sentando a las jugadoras senior y terminó el partido con un quinteto formado por Inés Mata, Marta Hermida, Marta Pérez, Sara Rodríguez y Carmen Grande, en el que segundos antes había estado también Cecilia Muhate, que había disfrutado de algunos minutos más en el encuentro.

Tras el partido de ayer, Rivas Ecópolis abandona la décimocuarta posición, subiendo hasta el puesto once, empatado a una victoria con Al-Qaceres y Guipuzkoa, pero con mejor basketaverage, fundamentalmente gracias al tanteo contra Campus Promete. Este último se queda como colista y como único equipo en Liga Femenina que aún no conoce la victoria.

Estadísticas del partido

 

No hay etiquetas para este artículo
Escrito por en 30/10/2014. Archivado en 0Destacadas,Baloncesto. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.