En Más Madrid Rivas lo tenemos claro: el futuro pasa por trabajar en favor de una movilidad cada vez más sostenible, con una perspectiva verde, feminista y de justicia social. Este modelo conlleva, irremediablemente, tener cada vez menos coches circulando en nuestras calles. Una razón ya de por sí importante es luchar contra el Cambio Climático y sus terribles consecuencias. Reducir el número de coches en circulación tendría un gran impacto, ya que los coches son responsables del 60,6% del total de las emisiones de CO2 del transporte en carretera de Europa. Asimismo, desde Más Madrid Rivas reivindicamos una cultura de los cuidados, donde las ciudades cuiden de sus habitantes. De ahí que apostemos por una mayor seguridad desde la óptica de la salud y la movilidad. Son numerosos los ejemplos en Europa que demuestran que la calidad de vida de las ciudades se incrementa cuando se reduce el número y la velocidad de los coches que transitan por ellas.

A nadie se le escapa que la implantación de los nuevos 21 kms de carril bici, está generando un gran debate entre nuestras vecinas y vecinos. Desde Más Madrid Rivas creemos que este debate es positivo porque nos permite, como Sociedad, hablar por fin del “elefante en la habitación”: el modelo coche-dependiente que ha dominado nuestra ciudad durante tanto tiempo.

En estos días, resulta reconfortante encontrarse con que, en general, nuestras vecinas y vecinos entienden como algo positivo promover un reparto más equitativo del espacio público, donde el coche tenga menos protagonismo y otros vehículos más sostenibles, como bicicletas y patinetes, puedan disfrutar de espacios seguros para circular, superando una visión enfocada en el deporte o el ocio para generar una alternativa real de movilidad. De esta manera, abandonamos la centralidad del vehículo tradicional en los desplazamientos internos en Rivas, equiparándonos a otras ciudades que ya apuestan por modelos más avanzados. En esta línea, la incorporación de los nuevos carriles bici es una medida de calmado del tráfico, que ayuda a reducir la velocidad de los coches, lo que redunda en una mayor seguridad para los propios coches, bicicletas, patinetes y viandantes, especialmente importante para personas mayores e infancia. Todo el mundo saldrá ganando con esto.

En una ciudad como Rivas Vaciamadrid, acostumbrada a la participación y el debate público, es un síntoma de salud democrática que se compartan todas aquellas críticas existentes sobre la solución elegida e incluso que haya quien, tras las primeras semanas de utilización de algunos de los tramos ya instalados, comience a plantear propuestas de mejora. Esto es lo que nos caracteriza como Comunidad ciudadana y es coherente con la decisión tomada, de manera colectiva, de parar y repensar nuestra ciudad. Porque la inteligencia colectiva y el tiempo, son necesarios para desarrollar las soluciones más eficaces y eficientes ante uno de los grandes retos que enfrenta nuestra ciudad: definir el modelo de movilidad de las próximas décadas en línea con nuestra apuesta por transformar Rivas Vaciamadrid en una “Ciudad de los 15 minutos” que cuide cada vez más de quienes la habitan.

Si hablamos de movilidad, no podemos olvidar que buena parte de la población ripense sale a diario de nuestra ciudad para ir a trabajar en otros municipios. Para poder disminuir la dependencia del vehículo privado, desde Más Madrid Rivas seguiremos peleando por mejorar también el transporte púbico, tanto en su dimensión urbana como interurbana, exigiendo que el próximo mapa de concesiones, pendiente de aprobación por parte de la Comunidad de Madrid, se alinee con el esfuerzo que el gobierno municipal está realizando por apoyar la movilidad sostenible de la ciudadanía.

Apenas hemos empezado a recorrer este largo camino, donde detrás de cada esquina nos esperan nuevas preguntas que responder para desarrollar un modelo realmente inclusivo: ¿qué otras medidas se requieren para asegurar que las personas mayores, las niñas y los niños, o las personas dependientes, puedan moverse sin depender del coche? ¿qué medios son realmente accesibles a los distintos colectivos? ¿cómo desarrollamos un transporte público que responda a las necesidades actuales? ¿hasta qué punto es sustituible el coche por otros medios de transporte? No podemos continuar anclados en costumbres de mitad del siglo pasado. Sólo juntas y juntos podremos responder a las preguntas anteriores y conseguir que Rivas entre, cuanto antes, en el futuro que nos permita vivir mejor. ¿Te apuntas?