La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Cristian Saucedo, recordando y homenajeando a Bambino


En la imagen, de izquierda a derecha, Elena Martín, Zorri de Jerez y Cristian Saucedo. Foto: Vicente Pachón.

La rumba catalana procede de la fusión de cantes catalano-andaluces de aire liviano con las claves básicas de la música afrocubana. Las voces y palmas son acompañadas con guitarra española, bongos, a los que más tarde se incorporan timbales, congas, pequeñas percusiones, etc.

Texto y fotos de Vicente Pachón.

Si a esto le añades un condimento de Bambinismo, sucede lo que ayer presenciamos en el Barrio de la Fortuna de Leganés: La actuación de Cristian Saucedo, un joven sabadellense que actuaba por primera vez en Madrid. Difícil plaza para “un novato”. Y actuar con el eco de Bambino en el inconsciente colectivo, es una tarea de alto copete. Bambino fue un innovador, que dotó a los boleros clásicos o baladas de un aire rítmicamente diferente, aflamencándolos como rumbas modernas.

Y con el alma de Bambino como presencia invisible, comenzó Cristian recordando al maestro por rumbas, sin imitar, con temas cuyo autor es Manuel Alejandro.: Te estoy queriendo tanto, procuro olvidarte…Cristian dota a estas esculturas escritas con un sello personal, les da el tono adecuado, sintiéndolas.

Se acordó también de Utrera y así, con ese aire, cantó unas bulerías, casi como excepción de la noche y por la inquietud del público por escucharle en otros estilos (…Por la calle abajito va quien yo quiero, no se le ve la cara, y olé, por el sombrero.)

Hubo un guiño también para el maestro Moncada con un cuplé:

“CUANDO YA EN EL MUNDO TODO SE HA TENIDO

Y DE PRONTO SOLO A LA VIDA TE ENFRENTAS,

CON ESA TRISTEZA QUE CAUSA EL OLVIDO

¡QUÉ TRABAJO CUESTA, QUÉ TRABAJO CUESTA!.”

Y finalizó la primera parte con la canción “se me va”, como no podía ser de otra manera.

La segunda parte comenzó con una letra del compositor mexicano Fernando Z. Maldonado: Payaso, con esa letra desgarradora. Siguió con otro tema de éxito que popularizara Camilo VI: Algo de mí. Y así transcurría la noche metida por rumbas y bulerías cuando alguien del público solicitó El Poeta. Cristian accedió gentilmente y cerró por fandangos caracoleros.

Fue una noche íntima, con temas que nos emocionan con la distancia y en la cercanía. ¡Y como no voy a nombrar a dos ciudadanos suizos que respetan el arte como Mónica y Esteban!. Allí compartieron mesa y disfrutaron a través de la emoción como ella dijo.

Finalmente nombrar a los que acompañaron a Cristian: Eduardo Ibañez “El Turronero” a la guitarra. Marc Trias, bongó y palmas y a Zorri, que dejó santo y seña de sus pataitas jerezanas.

Escrito por en 10/04/2018. Archivado en Flamenco. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.