El Hospital del Sureste incorpora en la UCI el servicio de fisioterapia de manera permanente

2349
Foto Comunicación Hospital del Sureste

Son expertos en el manejo del paciente crítico desde un enfoque multidisciplinar. La fisioterapia en UCI consigue reducir la estancia y el tiempo de ventilación mecánica, con una intervención precoz desde el momento del ingreso.

El Hospital Universitario del Sureste ha incorporado fisioterapeutas en el equipo de Cuidados Intensivos con el fin de paliar las secuelas físicas, psicológicas y cognitivas de los pacientes que superan la enfermedad que les ha llevado a la UCI. Según una nota del hospital, “Se trata de profesionales expertos en el manejo del paciente crítico que, con una intervención precoz, consiguen aumentar la supervivencia, a la vez que reducir la estancia y el tiempo de ventilación mecánica”. De lo que se trata es de “establecer el tratamiento de fisioterapia en UCI de manera precoz, de forma personalizada y como una parte integrante del tratamiento global del paciente”.

Con el aumento progresivo de la supervivencia entre los pacientes que precisan ingreso
en UCI se hace cada vez más evidente la presencia de secuelas físicas, psicológicas y
cognitivas entre aquellos que superan la enfermedad crítica.

La prevención y el tratamiento de estas secuelas requieren una intervención precoz y continuada con un enfoque multidisciplinar. Son muchos los estudios que han demostrado que la fisioterapia precoz en el paciente crítico aumenta la supervivencia, a la vez que reduce la estancia y el tiempo de ventilación mecánica. Además, mejora la calidad de vida al alta y reduce la incidencia y gravedad del síndrome postUCI, término que engloba las secuelas a medio y largo plazo que sufren estos pacientes como consecuencia de su paso por la UCI.

Cómo se plantea en el Sureste

Según la nota del centro hospitalario, “Era prioritario establecer el tratamiento de fisioterapia en UCI de manera precoz, de forma personalizada y como una parte integrante  del tratamiento global del paciente”. “De hecho”, continúa, “entre los criterios de calidad de las unidades de cuidados intensivos se encuentra la incorporación de fisioterapeutas expertos en el equipo de Intensivos para el manejo del paciente crítico. No se trata de profesionales que dediquen unas horas de su jornada laboral a la UCI, sino de fisioterapeutas especializados que se integran en el equipo y en sus flujos de trabajo”.

Con estos planteamientos como base y con la experiencia obtenida y observada en el
tratamiento de pacientes infectados por la covid-19, pacientes con una alta estancia
media en el servicio, el Hospital Universitario del Sureste incorpora “fisioterapeutas
expertos en el manejo del paciente crítico convencidos de los beneficios que pueden
aportar”. De hecho, “su incorporación forma parte de los estándares y recomendaciones
para las UCIs del Ministerio de Sanidad al considerar que la instauración precoz de las
terapias físicas, tanto a nivel respiratorio como de movilidad, forma parte esencial de la
recuperación del paciente”.

El Hospital Universitario del Sureste integra a los fisioterapeutas en la UCI “con la creación
de un puesto permanente por el que van a rotar durante largos periodos de tiempo los
profesionales de Fisioterapia”. A la plantilla, ahora, “se ha unido un nuevo profesional con el fin de completar el equipo de la UCI convenientemente, pero sin menoscabar la Unidad de Fisioterapia”.

Esta integración en el equipo de UCI mejorará en gran medida la recuperación de estos
pacientes, ya que reduce los tiempos de inicio del tratamiento físico y logra una adaptación del tratamiento a la situación diaria del paciente.

Objetivos del tratamiento de fisioterapia en UCI

Los objetivos del tratamiento de fisioterapia en UCI pretenden disminuir los efectos y
consecuencias de la debilidad adquirida en UCI, la incidencia de úlceras y de retracciones
musculares y rigideces articulares, además del manejo de la vía aérea y la mejora en la
utilización de los medios de ventilación mecánica.

Por otra parte, la fisioterapia también facilita el proceso de “destete” o fase en la que se
abandona la UCI para pasar a hospitalización, favorece el drenaje de secreciones y
mejora la funcionalidad y calidad de vida del paciente. Entre las tareas se encuentran,
entre otras, establecer el tratamiento postural de todos los pacientes y la cinesiterapia
pasiva, así como llevar a cabo una movilización precoz de los pacientes para disminuir la
incidencia del síndrome de debilidad muscular adquirida postUCI.

El fisioterapeuta también se encargará de la valoración y seguimiento de pacientes
postUCI (Unidad de hospitalización y Consulta), del programa personalizado de ejercicios
domiciliarios y seguimiento telefónico y de implementar en el hospital el paseo terapéutico
incluyendo salida del entorno de la UCI.