El Hospital del Sureste, seleccionado como candidato a Centro Comprometido con la Excelencia en Cuidados

2080

El elemento fundamental, y pieza clave del proyecto, son los profesionales de enfermería implicados en llevarlo a cabo. Dichos profesionales serán los impulsores de la implantación de la Práctica Basada en la Evidencia.

El Hospital Universitario del Sureste es uno de los siete centros seleccionados en toda España, y único de la Comunidad de Madrid que presentó en 2021 su candidatura, para participar en el programa de Centros Comprometidos con la Excelencia en Cuidados (BPSO) dentro de la cohorte 2022-2024. De las 38 instituciones que lo  solicitaron se eligieron finalmente siete instituciones, entre las que se encuentra el Hospital Universitario del Sureste.

En Madrid es el único hospital, en esta cohorte, que opta a pertenecer a esta red,
habiéndola conseguido ya, en series anteriores, el Hospital Clínico San Carlos, el Hospital de Guadarrama y el Hospital Universitario Fundación Alcorcón, así como el Centro de Salud José María Llanos. Para ello ya se está creando un equipo de personas que apuestan por la implantación y evaluación de estas Guías:

  • Cuidados centrados en la Persona y la Familia;
  • Accesos vasculares
  • Valoración y manejo del Dolor
  • Profesionalidad en Enfermería.

Este proyecto tiene una duración de tres años durante los cuales se van a implantar las Guías RNAO para mejorar los cuidados al paciente y concienciar de la práctica basada en la evidencia. Las guías RNAO (Registered Nurses’ Associacion of Ontario) son documentos elaborados por esta asociación pionera en la implantación del cuidado basado en la evidencia. Estas Guías se van a instaurar en el Hospital, comenzando por unidades estratégicas que permitan desarrollar y expandir el proyecto de manera satisfactoria.

Enfermería basada en la evidencia

Esta tendencia en la práctica de la enfermería nació en la década de 1990. Se basa en la consideración de que el trabajo de cuidado del paciente, competencia de la enfermería, debe tener en cuenta no sólo la experiencia profesional, sino también las investigaciones llevadas a cabo al respecto, siendo capaces los profesionales de la enfermería de evaluar esas investigaciones publicadas, así como de aplicarlas en la práctica diaria.

El elemento fundamental y pieza clave del proyecto son los profesionales de enfermería
implicados en llevarlo a cabo. Dichos profesionales serán los impulsores de la implantación de la Práctica Basada en la Evidencia.

El factor más relevante que diferencia esta tendencia de las anteriores es que tiene en cuenta de manera prioritaria las preferencias y valores de los usuarios, y no sólo los protocolos e instrucciones establecidas por el centro hospitalario o por los profesionales médicos.