El boletín informativo que Rivamadrid publica desde diciembre de 2018 informa y explica muchas cosas. Desde cómo y cuándo se va a realizar una campaña de recogida de restos de poda, hasta el efecto que tiene en la naturaleza el uso de objetos tan comunes como las pajitas para bebidas. Usted puede recibir ese boletín gratuitamente en su correo electrónico y, con una lectura fácil y amena, estar al corriente de muchas cosas que le ayudarán a estar informado de temas muy importantes, y a darlos a conocer a sus hijos o hijas.

Usted seguramente ha repetido el gesto varios cientos de veces en los últimos años: termina de sorber la bebida contenida en un vaso y arroja a la papelera la pajita con la que lo ha hecho. O la deja en el vaso y el camarero hará lo mismo unos minutos después.

Como si se tratase de esos juegos en los que diferentes piezas y engranajes provocan reacciones y movimientos en otras piezas y engranajes, hasta que finalmente una bola cae de su soporte, la pajita que usted tiró a la papelera se unirá a otros miles de ellas y una buena parte terminará, por ejemplo, en el mar. Se enredarán unas con otras, o con otros desperdicios o algas, y una cierta cantidad de peces acabarán estrangulados al ingerirlas accidentalmente.

Si hablásemos de cien pajitas, probablemente la cosa no tendría mayor importancia. Pero sólo en España utilizamos diariamente 13 millones de pajitas. Cada día. En un año, 4.745 millones de pajitas. Vamos a repetirlo, por si creen que han leído mal: 4.745 millones de pajitas al año sólo en España.

Estos datos no los hemos tenido que buscar en páginas web de organizaciones ecologistas. Los hemos obtenido simplemente consultando uno de los números del Boletín Digital que Rivamadrid publica seis veces al año. Nos llega gratuitamente al correo electrónico de la redacción y, gracias a ello, podemos estar al tanto de temas que en muchas ocasiones nos sugieren un reportaje, o simplemente nos permiten la publicación de una información puntual.

La suscripción al boletín es muy fácil, rápida y no obliga a facilitar más datos que la dirección de correo electrónico en la que lo quiere recibir. En apenas unos segundos ya tiene en él un mensaje que confirma la suscripción e incluso le permite acceder a números anteriores.

Información útil

El Boletín de Rivamadrid toca muchos temas. Algunos artículos son una información útil e inmediata. Muchas personas creen que el servicio de recogida de restos de poda finalizó tras el paso de la tormenta Filomena. Y resulta que no, que continúa prestándose. El boletín de febrero de este año (último publicado a la hora de escribir este reportaje) nos indica cómo solicitarlo, su coste, cómo realizar el pago, qué incluye… Una solución económica e integral de la que algunos pensaban que ya no podían beneficiarse.

En diciembre pasado fueron los árboles de Navidad. Los naturales, se entiende. Rivamadrid ofrece el servicio de recogida de los mismos, una vez pasado el periodo habitual en el que adornan nuestras casas. La ‘gracia’ de la información que el boletín ofrecía está en que no solamente hay una información acerca de cómo utilizar este servicio, sino que nos dan a conocer un dato fundamental: no todos los árboles pueden ser reutilizados después de su uso decorativo, para ser replantados en parques y jardines de la ciudad. Dependiendo de cómo hayan sido tratados y mantenidos, los técnicos de Rivamadrid podrán darlos por útiles para su replantación, o los convertirán en un producto orgánico que servirá para ‘alimentar’ la cubierta vegetal de los jardines. Para que el árbol pueda ser replantado, nos ofrecen además consejos útiles sobre cómo tratarlo mientras lo tenemos en casa.

Conocimiento (también útil)

Pero más allá de estas informaciones acerca de servicios que Rivamadrid ofrece a la ciudadanía, muchos artículos se detienen en experiencias que se dan en varios lugares del mundo.

En el número de junio de 2020, por ejemplo, uno de estos artículos narra la experiencia en un pequeño pueblo de Japón, Kamikatsu. Llegado el fin de la vida útil de una incineradora que tenían instalada, los vecinos votaron que en lugar de construir otra, o de enviar parte de sus residuos a otras incineradoras, preferían acogerse a una subvención que la Administración les ofrecía, gracias a la cual, por un coste de sólo 80 euros, cada casa podía dotarse de una compostadora en la que procesar los residuos orgánicos, que suponían en torno a un 30% del total de los generados. El resultado: Kamikatsu ha logrado reciclar un 90% de los residuos orgánicos que genera.

¿Cuánto le cuesta a Rivas deshacerse de sus residuos? Este dato, fundamental para hacerse una opinión un poco fundamentada acerca de las políticas que el municipio debe seguir en este aspecto, lo daba a conocer el Boletín de Rivamadrid en su número de septiembre de 2019: 1.040.555 euros. No sólo daba ese dato, obviamente, sino que explicaba con bastante detenimiento cómo se realiza el trabajo de recogida de los residuos y también cómo y a dónde se llevan después, qué costes tiene eso y cómo podría mejorarse el proceso.

La utilidad es quizás la característica más destacada de este boletín. No dejen de suscribirse, recibirlo y leerlo. Una vez cada dos meses. Interesante y fácil de leer. Aprovéchenlo.