La defensa de la diversidad en la educación y del servicio de Metro, respaldadas en el Pleno municipal

275
Alberto Cabeza (PSOE) fue el ponente de la moción sobre respeto a la diversidad en la educación pública (Foto archivo Rivas Actual)
Alberto Cabeza (PSOE) fue el ponente de la moción sobre respeto a la diversidad en la educación pública (Foto archivo Rivas Actual)

Ambas mociones, presentadas por PSOE, IU-Equo-Más Madrid con el apoyo de Podemos en el caso de la moción “En defensa de la Educación Pública, garantizando una enseñanza de principios de convivencia, respeto y tolerancia”; y por Podemos, IU-Equo-Más Madrid y PSOE en la relacionada con la “Defensa de la calidad del servicio público de metro”, han sido aprobadas con los 21 votos de IU-Equo-Más Madrid, PSOE, Ciudadanos y Podemos, en el primer caso; y con los 18 de IU-Equo-Más Madrid, PSOE, Podemos, Vox y el concejal no adscrito, en el segundo. Fue retirada por el grupo ponente la relacionada con el enlace a la M50, que presentaba inicialmente Ciudadanos. Al final del Pleno hubo una intervención de la Junta Rectora de Covibar reclamando una compensación económica por la construcción de instalaciones municipales sobre terreno de la cooperativa.

Debate cercano al tono bronco el que se ha dado en torno a la primera moción debatida esta mañana en el Pleno municipal de Rivas. Se trataba de la moción presentada por PSOE y IU-Equo-Más Madrid (IU-E-MM), con el apoyo de Podemos, sobre la defensa de los principios de convivencia, respeto y tolerancia en la educación pública. O dicho en lenguaje más coloqual, sobre el Pin Parental. Las posturas, previsibles, han enfrentado a unos PP y Vox muy cercanos en los planteamientos, con los tres grupos que presentaban la moción (PSOE e IU-E-MM) o la apoyaba (Podemos).

Mientras que María Ángeles Guardiola, de Vox, se remitía a los planteamientos ya conocidos respecto a la defensa del derecho de los padres a decidir qué educación recibían sus hijos en los centros públicos, Janette Novo suscribía, en esencia, ese argumento y lo reforzaba llamando la atención sobre el hecho de que la ministra de Educación, según la concejala popular, “dice una cosa pero hace otra”, en referencia al hecho de que la ministra, Isabel Celaá, “defiende la educación pública pero lleva a sus hijos a un colegio privado”. Novo, no obstante, quiso dejar claro que ella no tiene “personalmente ningún problema con la educación en la diversidad sexual”. Novo, además, insistió repetidas veces en que la moción carecía de sentido porque “este problema no se plantea en la Comunidad de Madrid”.

Por la otra parte, tanto PSOE como IU-E-MM y Podemos coincidieron ampliamente en sus referencias al derecho a que el Estado garantice a las y los hijos una educación respetuosa de la diversidad sexual. Aida Castillejo, por parte de IU-E-MM, aclaró “tanto al PP como a Vox, que parece que tienen dificultades para tener esto claro” que “las actividades complementarias, que es de lo que aquí estamos hablando, son obligatorias porque forman parte del diseño curricular, y por tanto no pueden ser saltadas ni siquiera por decisión de padres y madres”.

Alberto Cabeza, ponente de la moción por parte del PSOE, hizo otra aclaración a PP y Vox: “ustedes hablan del derecho a la libertad de elección de los padres en materia de educación de sus hijos, pero olvidan que la Constitución fija en qué se concreta ese derecho, que es en la elección del centro al que desean llevarles”. El concejal socialista concluyó: “en lo que no consiste esa libertad de elección es en poder saltarse el marco legal que define qué está incluido y qué no en todas las asignaturas y actividades que forman parte del diseño curricular”.

Tanto Castillejo como Cabeza coincidieron también en recordar que la LOMCE apartó a las familias del ámbito de decisión de los consejos escolares (“están presentes con voz, pero no con voto”, recordó la portavoz de IU-E-MM), pero que en este otro tema los mismos partidos que diseñaron o apoyan esa ley “sí quieren que las familias puedan tener capacidad de decidir”.

Finalmente la moción fue aprobada con el voto a favor de IU-E-MM, PSOE, Ciudadanos y Podemos, y los votos en contra del PP, Vox y el concejal no adscrito, Antonio Sanz.

Reivindicaciones necesarias o carta a los Reyes Magos

La portavoz de Podemos, Vanessa Millán, durante su defensa de la moción (imagen tomada de la retransmisión en directo del Pleno)

La segunda moción tratada la presentaba Podemos con el apoyo inicial de IU-E-MM y del PSOE y se relacionaba con la defensa del servicio público de Metro. La portavoz del partido morado en el Pleno, Vanessa Millán, expresó en la defensa de la propuesta la necesidad de que el transporte público sea de calidad y que pueda atender a las necesidades reales y urgentes del municipio, y explicó la forma en que la moción concretaba esa aspiración: construcción de la cuarta estación de Metro en Rivas (a la altura de la calle José Saramago); unificación de los horarios de apertura de la línea 9B con los del resto de la red de Metro; mejora de la frecuencia de paso de los trenes; aplicación real del compromiso adquirido por el consejero de Transportes de la Comunidad, Ángel Garrido, de que todos los trenes de la línea incorporen tres vagones (cuando en la práctica en este momento sólo algunos cumplen ese compromiso, mientras que otros sólo llevan dos); eliminación del transbordo de Puerta de Arganda y, mientras eso se cumple, que haya una mayor coordinación entre los momentos de llegada y de salida de unos y otros convoyes; unificación tarifaria para todo Rivas; soterramiento de la línea en todos los tramos que ahora están a cielo abierto en Rivas; financiación autonómica para la construcción, una vez soterrada en su totalidad la línea en su trazado urbano, de un pasillo verde similar al del Parque Lineal; colocación de desfibriladores en estaciones y trenes de la línea; adecuación de las estaciones para hacerlas accesibles; construcción de zonas de aparcamientos de bicicletas dentro de las estaciones; y refuerzo de la frecuencia del servicio con ocasión de eventos especiales.

La lista es larga. Tanto, que PP y Ciudadanos coincidieron en considerarla una “carta a los Reyes Magos” o un “brindis al sol”. Francisco Gallardo, en nombre del PP, fue especialmente incisivo en esta consideración, aunque al mismo tiempo agradeció a Podemos que “hayan reflejado ustedes en esta moción lo que llevaba mi partido en su programa electoral”. Luis Mas, por parte de Ciudadanos, adoptó en sus intervenciones un tono propio de quien representa al Gerente de Metro Madrid, militante de Ciudadanos, cuando, además de considerar las propuestas de la moción una lista de deseos “necesarios, pero en varios casos irreales”, recordó que “aunque Metro Madrid es mejorable, como todo, lo cierto es que está considerado como uno de los mejores del mundo”. Concluyó que “como todo en esta vida, al final es un problema de dinero, y se hará lo que se pueda”.

Con todo y con ello, ambos partidos anunciaron que no votarían en contra y se abstendrían, cosa que hicieron. Más sorprendente fue la postura de María Ángeles Guardiola, quien anunció el voto a favor a pesar de que “pedí que se eliminara, pero no se ha eliminado, una frase en la que se hace referencia a que el servicio debe mejorar especialmente para sectores de la población como mujeres, jóvenes o personas mayores”. Guardiola entiende que la mención especial a esos colectivos invalida la universalidad del servicio y argumentó que “el metro también debe mejorarse para los hombres o para las personas que no son ni jóvenes ni ancianos”. En referencia a la petición de que haya cobertura de móvil en los túneles y estaciones de la línea (para facilitar, entre otras cosas, que las mujeres que puedan estar a punto de sufrir alguna agresión, puedan denunciarla de forma inmediata), Guardiola dijo que “esto es discriminatorio, porque también los hombres pueden sufrir agresiones sexuales”.

La moción fue la única aprobada sin votos en contra, gracias a los 18 votos a favor de IU-E-MM, PSOE, Podemos, Vox y el concejal no adscrito, y la abstención, ya annunciada, de PP y Ciudadanos.

Covibar reclama compensaciones económicas

Fabriciano Requejo, durante su intervención (imagen tomada e la retransmisión en directo del Pleno)

Ya terminada la sesión, tal como es prececptivo, se atendió la petición registrada por la Junta Rectora de Covibar para intervenir al final del Pleno. La intervención estuvo a cargo de Fabriciano Requejo, miembro de esa Junta, quien expuso la anomalía de que dos instalaciones municipales como el Centro Infantiol Bhima Sangha y la Casa de Asociaciones, ambos ubicados en la avenida de Armando Rodríguez Vallina, estén construidos, según el interviniente, “en terrenos propiedad de la cooperativa Covibar”.

Requejo aseguró que no “ha existido nunca una cesión ni una venta de esos terrenos”, por lo que concluyó que las edificaciones “no son inventarables por parte del Ayutamiento como patrimonio de la ciudadanía de Rivas”. Pidió al Gobierno local y al conjunto de los grupos municipales que aceptasen como solución el establecimiento de “una compensación económica a la cooperativa”. De no aceptarse esa solución, advirtió que la Junta Rectora se vería obligada “a acudir a los tribunales, opción que no es la que deseamos”, para evitar que “los derechos de la cooperativa puedan caducar”.