La sanción de más de tres años a un policía local de Rivas genera polémica entre los partidos

1057

Ciudadanos y PP consideran “desproporcionada” la sanción. El Alcalde considera el caso como “aislado” y explica que “el agente no se ha retractado ni disculpado”.

Tanto Ciudadanos Rivas como el Partido Popular se pronunciaron ayer respecto a la sanción de tres años y cuatro meses impuesta por el Gobierno municipal a un agente de policía local, considerándola “desproporcionada”. El portavoz de Ciudadanos, Bernardo González, lo hizo durante una rueda de prensa ofrecida ayer por su grupo, mientras que la portavoz del PP, Janette Novo, lo hizo mediante un comunicado de prensa.

Bernardo González aseguró que el expediente acerca de esta sanción había sido reclamado por su grupo, pero “no nos lo han facilitado”. Entiende que puede haber motivo de sanción, “pero no de más de tres años, es una barbaridad”, valoró. Preguntado por RIVAS ACTUAL acerca del tiempo de sanción que consideraría ajustado, González no dio una respuesta concreta, pero aventuró que “entre una semana y tres meses” podría ser lo lógico.

Por su parte, Janette Novo califica la medida sancionadora de “desproporcionada y no ajustada a derecho”. Entiende la dirigente popular que “el objetivo del expediente no ha sido aplicar una sanción justa, ha sido aplicar una sanción ejemplarizante”.

El Alcalde, Pedro del Cura, ha declarado a RIVAS ACTUAL que el caso del policía sancionado “Es un caso aislado que en nada tiene que ver con la ejemplar labor de la Policía Local de Rivas”. Añade que “El mando policial no se ha retractado ni disculpado en el periodo de alegaciones, aun habiendo quedado demostrado que lo que había vertido era información falsa”. Y concluye: “Lamentamos el daño que este mando policial pueda haber causado a Policía Local, un cuerpo al que apoyamos en su trabajo diario por la seguridad ripense”.

Recurso y protección sindical

Fuentes sindicales han asegurado a RIVAS ACTUAL que el cabo de la Policía Local sancionado terminará interponiendo un recurso por la vía contencioso-administrativa, por entender también desproporcionada la sanción impuesta. En este sentido, tanto el PP como Ciudadanos temen que el mencionado recurso pueda derivar en una nueva condena al Ayuntamiento, que podría implicar un nuevo gasto, tras varias sentencias en contra que se han registrado en los últimos años y que han tenido esa misma consecuencia.

Por otro lado, el sindicato CPPM, del cual es miembro el cabo sancionado, proporciona a sus afiliados una póliza de seguro que cubre hasta doce mensualidades a razón de 2.500 euros por mes para casos de suspensión de empleo y sueldo como la que se ha impuesto al policía.

Afectado por el Reglamento de Policía Nacional

Los agentes de Policía Local están sujetos, a efectos del cálculo de sanciones, al Reglamento Sancionador de la Policía Nacional. Según éste, las faltas muy graves pueden conllevar una suspensión “de funciones” de entre tres meses y un día y seis años. En el caso del policía sancionado concurren, según el instructor, una falta muy grave y tres graves, además de una leve. La acumulación de estas faltas podrían dar lugar, según el Reglamento de Policía Nacional, a una sanción de hasta 6 años y cuatro meses si se aplicase el mismo con todo el rigor y no se apreciasen circunstancias atenuantes. La sanción impuesta por el Gobier no local, por tanto, se situaría aproximadamente a medio camino entre la pena más reducida y la más alta.

Por otro lado, tanto Ciudadanos como el PP afirman que la sanción viene dada por el envío de un correo electrónico a toda la plantilla denunciando una supuesta orden a los agentes locales de no usar mascarillas excepto si tienen contacto con una persona afectada por el COVID-19. La realidad, sin embargo, es que el expediente recoge no tanto el envío en sí mismo del correo, sino cuatro circunstancias que concurren en el mismo, entre otras: el hecho de que se use un medio oficial del Ayuntamiento y no una cuenta privada para un fin que se considera inadecuado; que se explicita en él un acto de insubordinación, al no aceptar el cabo la orden dada; que se anima a la insubordinación de otros agentes; y que se realizan comentarios que implican desconsideración e insultos a sus superiores.

El propio policía reconocía en el correo objeto de la sanción que sus manifestaciones “probablemente llevarán consigo alguna medida disciplinaria”.