La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


Mujeres singulares, en plural: Harriet Taylor y John Stuart Mill


HARRIET TAYLOR (1807 – 1858) y JOHN STUART MILL (1806 – 1873)

…Y en la calle codo a codo somos mucho más que dosMario Benedetti

Siendo febrero el particular “agosto” de los comercios por aquello del Día de los Enamorados -en otros países el Día de la Amistad, algo menos dañino para muchas mujeres-, hoy me quiero centrar en una mujer singular: Harriet Taylor que, junto a su pareja, John Stuart Mill, hicieron posible que las mujeres avanzáramos más en nuestra lucha por la igualdad, por ocupar el sitio que nos corresponde.

Este tándem que, como dice Benedetti, “en la calle codo a codo somos/fueron mucho más que dos”, ha sido parcialmente cercenado por la mitad, como viene siendo costumbre a lo largo de la Historia (en este caso la de la filosofía y la de la doctrina económica), eclipsando el papel de ella en favor del de él; de Harriet Taylor se sabe poco y, la mayoría, a través de la Autobiografía de John Stuart Mill.

Pues bien, Harriet nació en 1807 en Londres. A los 18 años se casó con un rico hombre de negocios con el que tuvo dos hijos y una hija. Junto a su marido participaba en la Iglesia Unitaria que defendía posiciones progresistas para la época; su líder, William Fox fue uno de los primeros en defender los derechos de la mujer. En 1830, en una de esas reuniones, conoció al filósofo John Stuart Mill y, ambos, quedaron tan impresionados por la personalidad e inteligencia del otro que empezaron a verse asiduamente. Tres años más tarde, Harriet se separó de su marido, pues entonces no existía el divorcio, y se fue a vivir a otra casa, donde Mill la visitaba los fines de semana, en una relación de semiclandestinidad por imposición del marido de Harriet lo que provocó que sus círculos de amistades se escandalizaran y fueran aislados socialmente.

En los años siguientes compartieron sus ideas y escribieron libros y ensayos sobre las leyes matrimoniales y los derechos de la mujer. Criticaban, especialmente, el efecto degradante de la dependencia económica del sexo femenino, situación que podría cambiar si se realizara una seria reforma de las leyes del matrimonio. Mill declara en su Autobiografía que Taylor fue coautora de la mayoría de sus libros y ensayos, aunque en ellos solo apareciera su nombre. Cuando se publicó Principios de Economía Política en 1849, Stuart Mill tenía la intención de exponer la importancia de las opiniones y la colaboración de Harriet en la producción del libro, del que era la coautora, pero su marido se opuso y estas referencias desaparecieron.

Cuando murió el marido de Harriet Taylor, esperaron dos años para casarse. Al contraer matrimonio, Stuart Mill manifestó en un escrito su rechazo a unas leyes matrimoniales que reducían a la mujer a ser totalmente dependiente económica y legalmente. Ese mismo año, Harriet publicó el artículo The Enfranchisement of Women, que, aunque fue escrito casi en su totalidad por Taylor, apareció bajo el nombre de Stuart Mill. Otro artículo publicado en la Westminster Review exigiendo nuevas leyes para proteger a las mujeres de la violencia de sus maridos sufrió la misma suerte. Harriet Taylor murió en noviembre de 1858 durante una estancia en Francia donde ambos habían acudido para tratarse de la tuberculosis que padecían. John Stuart Mill se trasladó a vivir a Avignon, donde estaban los restos de Harriet, muriendo en esa ciudad el 8 de mayo de 1873.  Sus restos descansan al lado de los de su esposa Harriet Taylor.

En el momento de su muerte, Harriet estaba escribiendo con su marido un libro titulado The Subjection of Women y Helen Taylor, la hija de Harriet, ayudó a Mill a concluir la obra. El único objetivo de Mill fue publicar la obra de su mujer, empezando por el Ensayo Sobre la libertad, obra que había escrito junto con ella. También publicó El Utilitarismo, obra que, según propia confesión, fue debida a la ordenación de algunos escritos de su esposa rescatados de un cajón y a los que añadió material adicional.

Helen Taylor siguió ayudando a Stuart Mill a producir sus libros y ensayos, colaborando juntos durante quince años. Además, fue una activista feminista defensora del sufragio femenino y miembro fundador de la Kensington Society, grupo que formuló la primera petición de voto para las mujeres.

Esperanza Negueroles. Febrero 2020

Escrito por en 14/02/2020. Archivado en 0Ultimas,Feminismo. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario