Nace ‘CriptoUrbania’, una iniciativa destinada a dar a la gente el poder de los ‘Big Data’

464

CriptoUrbania busca que “el conocimiento y la tecnología más puntera (…) se empiece a aplicar a los problemas verdaderamente importantes para la sociedad y sea respetuosa con la privacidad, la libertad y la salud de las personas”. Surge de “un grupo de personas que no somos empresa, ni asociación, ni tenemos financiación de ningún tipo, ni apoyo de ningún partido político, ni fundación, ni nada”. Rubén Muñoz, uno de sus promotores, reconoce que la iniciativa es algo difícil de hacer entender porque “se trata de manejar tecnologías muy nuevas”, pero se muestra ilusionado con su futuro.

Rubén Muñoz

RIVAS ACTUAL: Habéis lanzado la iniciativa a la que denomináis CriptoUrbania. ¿En qué consiste?

RUBÉN MUÑOZ: Es una iniciativa que busca que el conocimiento y la tecnología más puntera, que ya existe y que aplican las empresas mas avanzadas para mejorar sus beneficios, se empiece a aplicar a los problemas verdaderamente importantes para la sociedad y sea respetuosa con la privacidad, la libertad y la salud de las personas. Criptourbania busca probar que esto es posible, económicamente viable y muy positivo para las comunidades de cercanía como son las personas de una ciudad.

RA: ¿Quiénes impulsáis CriptoUrbania?

R.M.: Simplemente somos un grupo de personas cada vez mas grande. No hay nada místico ni ningún interés oculto en la iniciativa. Por ahora no somos empresa, ni asociación, ni tenemos financiación de ningún tipo, ni apoyo de ningún partido político, ni fundación, ni nada y estamos abiertos a integrar a cualquier persona que pueda aportar algo. Cada uno tenemos nuestro trabajo y dedicamos tiempo a la iniciativa según podemos. El germen de todo esto se da hace unos años, cuando una empresa energética española empieza a preocuparse por su futuro debido a los cambios tecnológicos, y decide construir un equipo para que analice las tecnologías que se estaban generando y pudiera orientar la estrategia tecnológica de la compañia. Eso provocó el encuentro de personas de distintos ámbitos de conocimiento público y privado e hizo que algunos empezáramos a preocuparnos por el futuro de la sociedad. Y estos barros vienen de aquellas tierras.

RA: CriptoUrbania considera a los múltples datos personales que hoy en día casi todo el mundo “entrega”, sabiéndolo o no, a diferentes empresas, como algo que en sí mismo puede generar valor. ¿Por medio de qué herramientas concretas se pondrían en valor esos datos de mucha gente que se apunte a la iniciativa, y cómo se pondría ese valor al servicio de los ciudadanos?

R.M.: Los datos en sí mismo no valen nada. Es lo que puedes hacer con ellos, cuando los agregas de forma masiva y los analizas para mejorar la toma de decisión en relación a un problema concreto, cuando comienzan a generar valor. Nosotros buscamos fundamentalmente dos cosas con los datos. La primera es defensiva para la sociedad y es que vuelvan a estar en manos de sus dueños y protegidos de intrusiones. Para esto es fundamental que colaboren las administraciones proveyendo nuevos servicios digitales y que hagamos un proceso pedagógico con la ciudadanía. La segunda es intentar valorizar esos datos, mediante la agregación de un número suficiente de personas, fuera del ámbito de las grandes empresas. Esto nos permitiría, a través del desarrollo de herramientas de inteligencia artificial y blockchain, atacar los verdaderos problemas que tiene la sociedad y poder cooperar, entre otras cosas, a nivel económico. La “economía colaborativa” que nos venden hoy en día no es mas que plataformas tecnológicas que agregan datos de los ofertantes y los demandantes de servicios, y algoritmos de IA que optimizan los beneficios para esa plataforma. Lo único que hacen, que ya es mucho, es orquestar tecnológicamente oferta y demanda. Esto se puede hacer de forma verdaderamente descentralizada cuando tienes esos datos, y permite repartir los beneficios empresariales de una forma mas justa.

RA: El paso inicial que veis necesario dar es entrar en contacto con la mayor cantidad posible de gente interesada. ¿Para qué?

R.M.: Por varios aspectos. El primero es el relativo al cambio cultural. Cuando una persona ve que a su alrededor está pasando algo, tiende a cotillearlo y a intentar entenderlo para ver si es importante. Necesitamos cercanía y que seamos multitud para tener fuerza y aprender unos de otros, porque los cambios son duros y cuestan. El segundo está relacionado con la forma en la que operan las nuevas tecnologías. No se puede obtener el mismo valor de los datos de 10.000 personas repartidos por toda España que esos mismos datos en una ciudad como Rivas. Puedes obtener mucha más información de los datos y les puedes dar mucha más utilidad (a nivel sanitario, económico, social,…) cuando los datos se producen en el mismo entorno. Es un tema de representatividad y de escalas. Para probar lo que proponemos no sólo es necesario que haya mucha gente interesada, sino que esa gente esté localizada de forma cercana unos a otros. Por eso apostamos a que las ciudades tengan un rol crítico en esta transición tecnológica.

RA: Imaginemos que el 50% de los habitantes de Rivas (unas 40.000 personas) ven interesante la inicativa y quieren formar parte de ella. ¿Qué tendrían que hacer y a quién tendrían que dirigirse?

R.M.: Esto no se va a dar y si se diera, tendríamos un problema. Ahora mismo es importante que se impliquen las personas que quieran estar durante la fase de desarrollo de la iniciativa, porque actualmente Criptourbania no deja de ser más que una bonita idea utópica. Aquellas personas, asociaciones, empresas, partidos políticos, que quieran estar en la creación de este cambio, aportando en la definición de los problemas o de las soluciones, pueden incluirse en cualquiera de los 3 grupos de trabajo que se han creado (www.criptourbania.com). Estamos viendo de qué forma podemos obtener el apoyo explícito de personas que no quieren estar en el desarrollo, pero que si querrían utilizar los servicios que surjan. A las personas si les ofreces soluciones mas baratas, ecológicas y comprometidas, se les convence fácil. Pero para eso vamos a necesitar bastante apoyo institucional, y no solo me refiero a los aspectos de financiación, que ahora no son los mas importantes.

RA: ¿En qué consistiría su aportación? ¿Tendrían que poner dinero, sus datos personales…?

R.M.: Si te refieres a personas e instituciones que quieren utilizar los servicios o productos que vayan surgiendo, pero que no quieren o no pueden estar en la fase de desarrollo, hoy en día sólo se les pide su apoyo explícito. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que hay posibilidades de traer fondos europeos de proyectos de innovación para algunos de los desarrollos que queremos hacer y que el dinero que puedes traer va en función del número de personas a las que vas a impactar con la solución que propones. No pensamos que la gente tenga que poner dinero de su bolsillo para el desarrollo de la iniciativa, apostamos por intentar traer financiación de proyectos públicos, nacionales y europeos, financiación propia del ayuntamiento e inversores privados implicados socialmente. Esta es la idea, otra cosa es que al final la gente puede querer involucrarse también económicamente, pero será por su propia motivación. En relación al tema de los datos. Si el ayuntamiento te da la posibilidad de que tengas un trastero digital y tu sólo quieres usarlo para guardar tus datos y te da igual que no te aporten valor, perfecto. Si quieres que tus datos te habiliten nuevos servicios, de alguna forma tienes que ponerlos a disposición de la iniciativa, pero siempre estarán bajo tu gestión y a tu disposición. Nadie podrá acceder a tus datos sin tu permiso y sin que ganes nada. Esa es una condición de diseño, es decir, si no se cumple, no haremos nada.

RA: La inicativa, aparentemente, depende para su éxito de que la cantidad de personas implicada en ella inicialmente sea lo suficientemente grande como para que el valor generado sea destacable. ¿De qué cantidad de personas estaríamos hablando?

R.M.: Pues por decir una cifra, que puede ser un tiro al pié, si somos capaces de traccionar al 10% de la población de Rivas, mas el ayuntamiento, las principales asociaciones y movimientos sociales, así como los partidos políticos locales, con eso ya podríamos empezar a trabajar. Pero no hay que quedarse exclusivamente con el tema de la importancia de los datos o del número de personas. Es más el cambio cultural para prepararse para el entorno tan tecnológico al que estamos haciendo frente y la posibilidad de que Rivas se convierta en un referente de conocimiento, lo que más nos mueve. El hecho de que seamos muy asociativos y que, por tanto, tengamos una buena riqueza de datos, es un valor diferencial. Pero mucho mas diferencial debe ser nuestra capacidad de cooperar de forma masiva.

RA: Por último ¿Por qué Rivas para comenzar a difundir y echar a rodar CriptoUrbania?

R.M.: Hay varios motivos. Ya ha quedado claro que no podemos movernos a nivel de globalidades porque ahí sólo pueden competir los grandes monopolios tecnológicos que tienen grandes bases de datos de usuarios. El cambio hay que aterrizarlo a lo local, para que aporte valor real. Las ciudades tienen un rol crítico porque es donde interaccionan de verdad las administraciones, las empresas y las personas. Así que el inicio se debía de dar en una ciudad. En el grupo inicial hablamos de varias posibilidades, algunas de ellas activas todavía, y nos decidimos por Rivas por su carácter asociativo, el hecho de ser una ciudad con una población muy joven y altamente tecnológica también ayudó, que sea una ciudad que esté en expansión es algo importante porque permite integrar aspectos tecnológicos en el planeamiento urbanístico, y luego está la cercanía de algunos de los miembros del equipo, que somos de Vallecas y de Rivas de toda la vida. Por último creemos que todos los partidos políticos locales son lo suficientemente inteligentes como para saber que es una necesidad el tener su apoyo. Para la iniciativa en Rivas y para, llegado el caso en que el sueño se convierta en realidad, poder extrapolarlo a otras ciudades. Por otra parte cada vez somos mas y mas ripenses los que estomas involucrados, así que va ser difícil que se nos escape esta oportunidad.

MANIFIESTO CRIPTOURBANIA (descargar pdf)