Rivas estudia solicitar el estatus de ‘gran población’

2385

La Corporación da el visto bueno unánime para empezar a elaborar el expediente que demuestre que Rivas se puede acoger al estatus de ‘gran población’ previsto en la Ley de Bases de Régimen Local. Rivas es el único municipio de la Comunidad de Madrid con su actual nivel de población que no tiene esa estatus.

El Pleno municipal ha dado esta mañana el visto bueno unánime a la propuesta del Gobierno local de poner en marcha la confección de una memoria justificativa que permita solicitar el estatus de ‘gran población’. Éste se halla previsto en la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local, que reglamenta el funcionamiento de los ayuntamientos, y prevé la concesión del mismo a municipios que, entre otras posibles condiciones, superen un censo de 75.000 habitantes y, al mismo tiempo, «presenten circunstancias económicas, sociales, históricas o culturales especiales». Para poderse acoger a este artículo será necesaria la aprobación de la Asamblea legislativa autonómica correspondiente, en este caso la Asamblea de Madrid.

La mencionada ley contempla esta posibilidad como la única que podría otorgar el citado estatus a Rivas, en caso de que la Corporación lo estime conveniente a la luz de los beneficios y perjuicios que se observen en la memoria que se comenzará a realizar a partir de esta aprobación. Rivas Vaciamadrid es en estos momentos el único municipio de más de 75.000 habitantes (en la actualidad tiene una población de unos 98.000) que no está incluido en esta categoría de ‘gran población’. Otras vías, que Rivas no cumple, para acogerse al estatus serían superar una población de 250.000 habitantes; ser capital de provincia con más de 175.000 habitantes; o ser capital de provincia, capital autonómica o sede de las instituciones autonómicas.

Ventajas de una ‘gran población’

Los municipios con categoría de gran población disfrutan de diversas ventajas, la mayoría de ellas en el plano de organización interna. En este sentido, las grandes poblaciones pueden elaborar su propio reglamento de organización y funcionamiento, lo cual a su vez permite una mayor flexibilidad para adaptar el mismo a la realidad cambiante de la ciudad.

Por otro lado, los ayuntamientos de los municipios caracterizados como ‘gran población’ pueden establecer ciertos niveles de descentralización de la administración, alcanzando la posibilidad de llegar con mayor facilidad a los diferentes ámbitos geográficos del municipios y prestar los servicios a la población de manera más directa y eficiente.

También se incrementa la capacidad de que el Pleno municipal controle las decisiones adoptadas por la Alcaldía, que sigue manteniendo, no obstante, la mayoría de las prerrogativas de las que dispone en el actual régimen municipal.