Rivas plantea el cubrimiento de parte de la línea 9 como elemento unificador de la ciudad

313

Las cuatro propuestas presentadas al concurso de ideas para el cubrimiento de parte del trazado de la línea 9 de metro a su paso por Rivas, coinciden en aportar un espacio urbano amable con el peatón y con los medios no contaminantes de movilidad. Se trata de nuevas versiones, más «trabajadas», del Parque Lineal que ya ahora cubre otra parte del trazado del ferrocarril, desde la estación de Rivas Urbanizaciones hasta la avenida de Los Almendros . Los presupuestos necesarios para financiar alguna de estas ideas podrían moverse entre los 100 y los 200 millones de euros. El Ayuntamiento se plantea como objetivo encontrar financiación y hacerse cargo de la realización del proyecto mientras sigue intentando que la Comunidad asuma su coste final, al tratarse de una competencia regional.

Esta mañana se ha inaugurado, en el Edificio Atrio, la exposición de los cuatro proyectos que han presentado toda la documentación requerida para el concurso de ideas para cubrir el trazado de la línea 9 de Metro a su paso por el barrio Centro. Los cuatro proyectos (que se presentan a título de ideas, y no de proyectos técnicos) coinciden en considerar como clave la unión de las dos partes de la ciudad que quedan considerablemente separadas por el trazado en trinchera del ferrocarril. Los protagonistas del espacio que todas las ideas proponen son sin duda los peatones y los vehículos de movilidad sostenible, tales como bicicletas o patinetes.

El Alcalde, Pedro del Cura, ha hecho un repaso histórico por todo lo realizado para conseguir convertir, primero, el trazado del antiguo ‘Tren de Arganda’, de uso industrial, en una línea de metro; y, posteriormente, el cubrimiento de una parte de esa línea desde la estación de Rivas Urbanizaciones (la primera de las ubicadas en el municipio) hasta la avenida de los Almendros. Ese cubrimiento se utilizó para la construcción del Parque Lineal, uno de los más utilizados por la ciudadanía. «Se trata ahora de pensar en términos cada vez más concretos en cómo continuar con la misma idea aplicada al tramo de vía que transcurre por el barrio Centro, desde Los Almendros hasta Rivas Futura», ha dicho. Ese tramo reúne uno de los principales requisitos para plantearse el cubrimiento: la vía transcurre en trinchera durante todo su recorrido por esa parte de la ciudad, lo que facilita plantearse soluciones similares a las del Parque Lineal.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

El mayor reto de financiación de la historia de Rivas

El reto que el Ayuntamiento asume no es menor: con el necesario nivel de aproximación al presupuesto que exige lo temprano de la fase en que se encuentra el proyecto, las cifras que se barajan para el coste total de las obras estaría entre los 100 y los 200 millones de euros. Sería la mayor inversión abordada por el Ayuntamiento (la mayor hasta ahora, la del saneamiento del antiguo vertedero de Autocampo y construcción del auditorio Miguel Ríos, recinto ferial y zonas aledañas, costó alrededor de 26 millones de euros al municipio, aunque una parte más importante fue sufragada con fondos europeos) y superaría sus posibilidades, ya que equivaldría a entre uno y dos presupuestos anuales enteros.

El Ayuntamiento se muestra dispuesto, no obstante, a convertir el proyecto en algo «no de este Gobierno, sino de toda la Corporación, porque será algo a años vista y con un monto financiero que requiere el compromiso institucional al completo». Y en todo caso, la búsqueda municipal de fondos fuera de Rivas se haría al mismo tiempo que se sigue reclamando a la Comunidad de Madrid que asuma el coste final de la obra ya que al actuar sobre una línea de metro y sobre un suelo que son propiedad de la Comunidad, tendría que ser ella «la que asumiera sus competencias y se hciera cargo del coste de una obra muy necesaria».

Ninguno de los proyectos presentados contemplan los requerimientos técnicos necesarios para permitir que en un futuro se pudiera transformar el trazado de metro en otro de Cercanías, algo que distintos sectores de expertos en movilidad urbana han señalado como el recurso más interesante para una ciudad como Rivas. Al respecto, Pedro del Cura ha declarado que «nosotros nos movemos con la idea de tener un metro, pero uno que funcione». Ha recordado que los tramos de Cercanías que se han extendido a varios municipios del Sur de la Comunidad «funcionan bastante mal y no están siendo la solución de movilidad que esperaban».

Cuatro propuestas

Éstas son las cuatro ideas presentadas al concurso. De ellas, un jurado seleccionará tres, que serán las que reciban los tres premios previstos por el Ayuntamiento en este concurso.

Se pueden sugerir mejoras o proponer cambios a las cuatro propuestas que se han presentado, a través de la dirección de correo electrónico: ideasmetro@rivasciudad.es.

Desde el Ayuntamiento insisten que no se trata de votar la idea o proyecto que más guste sino aportar o sugerir mejoras que serán tenidas en cuenta e incorporadas a la decisión final del jurado de este concurso.

ALJARAMA

La propuesta trata de resolver la demanda principal y evidente de conexión entre las dos orillas norte y sur de Rivas, separadas actualmente por la línea 9 del metro, planteando un elemento estructural complejo que va un poco más allá del simple puente sobre las vías.

La vía del metro, actual frontera en la trama urbana, se transforma en infraestructura verde con la vocación de coser ambas orillas, logrando una necesaria comunicación peatonal y una continuidad de los ecosistemas.

Cubriendo el conjunto se plantea una losa de hormigón postesada cuyo perfil cubre aparcamientos y túnel y contiene la tierra necesaria para soportar una alameda lineal de encinas.

La cota de esta plataforma, posicionada y elevada sobre terrenos ya transformados y ahora reubicados una vez más, la convierte en un parque lineal con acceso desde las viviendas. Forma una cornisa boscosa con pendiente ahora accesible y un extenso balcón mirador sobre los terrenos lejanos del Parque Regional Sur. Pasará a ser, además, un nuevo fondo y paisaje de las viviendas al norte.

Se trata de un parque lineal o paseo de encinas al tresbolillo y suelo de tierra batida procedente de las excavaciones, en la que alternan nudos pavimentados de concentración de actividades, plazas, juegos y servicios al aire libre, agua, y otros muchos todavía por determinar, en ambos extremos. (…)

Lejos de pretender naturalizar los elementos portantes de cubrición de las vías, estos se muestran a la superficie, de forma directa, con sus acabados sin recubrir, definiendo todos los elementos principales de la actuación.

Bajo todo este conjunto, dos playas de aparcamientos y servicios, iluminados mediante lucernarios, permiten habitar la superficie inferior de la gran estructura y disfrutar de su pesada masa.

Desde abajo, a la cota de la zona industrial, la alameda funciona como cornisa ajardinada que da orden al barrio industrial ahora liberado en gran parte de coches, cuyo espacio puede ser ocupado ahora por vegetación.

El nuevo parque verde elevado contiene, a su vez, elementos de movilidad vertical que conectan ambos ámbitos, residencial e industrial.

CICLO BOSQUE

Lo que era una barrera se convierte en un nuevo eje de conexión, con dos velocidades, una para ciclos (bicicletas y patines, etc.) y otra para peatones.

El sentido longitudinal del recorrido, se traba con el tejido urbano en sentido transversal, visual y funcionalmente, poniendo en relación armoniosa la zona de viviendas con el área del polígono y eliminando los fondos de saco actuales.

Imagen del proyecto presentado bajo el lema ‘Ciclo Bosque’.

Lo que era un espacio sin uso se transforma en un nuevo lugar de encuentro, ocio actividades deportivas y naturaleza. Un área de integración y formación.

El parque se organiza en tres sendas lineales principales;

  1. Ciclovía; sobre las vías del tren
  2. Bosque paseo; sobre terreno natural, en la franja vinculada a las viviendas.
  3. Zonas multiactividad; Amplias explanadas con sombra entre la ciclovía y el lado industrial.

Se definen 6 espacios o áreas de actividad, que sin definición ni delimitación física, aparecerán a lo largo de la ciclovía propuesta.

  • Ciclovía + paseo arbolado: Circulaciones separadas en determinadas zonas permitiendo una circulación más recreativa en un entorno arbolado y una circulación más rápida para ciclistas y patinetes.
  • Aterrazamientos estanciales: Cambios de nivel con diferentes niveles de vegetación para crear un recorrido más heterogéneo y paisajístico.
  • Zonas multiactividad: Espacios de mayor superficie que permitan áreas de paso junto con áreas estanciales para realizar diferentes actividades.
  • Zonas de agua: Espacios de refrigerio y de actividades que permitan el disfrute del parque en las temporadas más calurosas.
  • Skatepark: Zonas estanciales y deportivas que permiten al usuario participar tanto pasiva como activamente.
  • Biopuntos de información big-data: Zonas de recuperación de energía a lo largo del recorrido integradas con puntos de información. De esta manera, se recopilan y muestran datos urbanos mediante sensores ad-hock estratégicamente colocados a lo largo del parque.

HORIZONTE

El nuevo parque lineal que se proyecta es un lugar que mira al horizonte. El espacio lineal se levanta ligeramente hacia el oeste, con una pendiente suave y suficiente como para asomarse por encima de las fábricas y divisar la puesta de sol sobre el Bosque Scania. Así, la estrategia urbana principal consiste en “asomar” la ciudad al horizonte de poniente, más allá del Cerro de la Oliva por donde discurre el Río Manzanares.

La lectura del territorio es amplia. El nuevo espacio lineal de 2,5 km de longitud que se propone conectará las dos estaciones de metro de Rivas, pero también será el espacio natural intermedio que unirá finalmente los dos grandes paisajes más allá de la ciudad. La fusión entre la ciudad y su periferia natural se consolida, y un domingo por la mañana, en cuestión de una hora se podrá caminar desde uno hasta otro paisaje, sin que el placentero paseo bajo la naturaleza se interrumpa.

Elementos protagonistas de la propuesta:

  • PAISAJE DOBLE
  • TIERRA. Suelos inteligentes
  • CICLO DEL AGUA. Jardines de lluvia
  • ACÚSTICA. Ruido y silencio
  • BOTÁNICA. Árboles ibéricos
  • ENERGÍA RSU
  • ENERGÍA SOLAR
  • FUNCIONES. Corredor urbano híbrido
  • MOVILIDAD. Línea de movimiento

PAISAJES (RE)PRODUCTIVOS

La propuesta se encuadra en el marco de desarrollo urbano sostenible para idear espacios urbanos que favorezcan la consecución de un modelo de ciudad más sostenible social, económica y ambientalmente.

Desde las disciplinas de arquitectura, urbanismo, ingeniería, sociología y paisajismo, se propone la herramienta conectora de todas ellas para generar un modelo avanzado de ciudad, de crecimiento r-urbano, como espacio urbano que integra, aprende y se conecta con los entornos naturales próximos. Esta herramienta es la hibridación de paisajes como capas de diseño urbano, son lo que hemos llamado PAISAJES (RE)PRODUCTIVOS.

Estos PAISAJES (RE)PRODUCTIVOS son paisajes donde los vectores social, medioambiental y económico avanzan en la misma dirección para producir entornos donde los impactos y beneficios en las tres direcciones estén equilibrados. En resumen, se generan entornos urbanos de relación donde las dinámicas productivas (económicas) estén totalmente alineadas con las dinámicas reproductivas (sociales y de cuidados) para recuperar, regenerar y potenciar el capital natural existente en Rivas.

Para conseguirlo se trabaja en tres líneas:

  • Paisaje circular (estrategias de ciclos cerrados de energía, para movilidad y residuos).
  • Paisaje natural (estrategias de naturalización, agroecológicas y de biocompostaje).
  • Paisaje social (estrategias para la integración, colaboración e innovación ciudadana), que explicamos más adelante.

Se trata de generar un entorno de regeneración natural, cultural, social y económica, volver a estimular estos vectores de forma simbiótica, frente a la arquitectura y urbanismo entendidos como desarrollos de usos segregados. Al incluir usos híbridos entre productivos y sociales, se pretende que sirvan como desencadenante para generar desarrollo y transformaciones en nuestras ciudades para alcanzar un modelo más sostenible, de triple balance.