Rivas se ilumina contra la pena de muerte

87

Hoy 30 de noviembre, en más de 2.000 ciudades de todo el mundo se iluminarán edificios representativos para mostrar el rechazo de la población a la pena de muerte. En España, la Comunidad de Sant’Egidio y Amnistía Internacional impulsan esta iniciativa en más de 30 ciudades como Barcelona, Madrid, Salamanca, Valencia y Rivas, entre otras, en la que uno de los símbolos de la ciudad, La Espiral que se encuentra en la entrada del municipio en la zona oeste, se iluminará con el color amarillo de Amnistía Internacional.

La Jornada de Ciudades por la Vida es una iniciativa internacional que se pone en marcha cada año en la fecha en la que se recuerda la abolición de la primera pena capital en el Gran Ducado de Toscana en 1786. Se trata de un evento promovido por la Comunidad de Sant’Egidio, con el apoyo de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, a la que pertenece Amnistía Internacional.

En 2016, al menos 1.032 personas fueron ejecutadas en todo el mundo, 602 menos que en 2015. Aunque la la reducción es considerable, la cifra general sigue siendo más alta que la media registrada en los 10 años anteriores. Estas cifras no contemplan las ejecuciones realizadas en China, donde los datos sobre la aplicación de la pena de muerte siguen siendo considerados secretos de Estado, y además, a esta cifra se suma que en 2016 fueron condenadas a muerte 3.117 personas en 55 países. Los Estados que mantienen y aplican la pena de muerte están cada vez más aislados y deben tomar medidas para sumarse a la tendencia mundial.

Amnistía Internacional y la Comunidad de San’t Egidio se oponen a la pena de muerte en todos los casos sin excepción, con independencia de la naturaleza y de las circunstancias del delito, de la culpabilidad, inocencia y otras características de la persona y del método empleado por el Estado para llevar a cabo la ejecución. Además, las organizaciones consideran que esta práctica viola el derecho a la vida, proclamado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, y es un castigo cruel, inhumano y degradante.

La Comunidad de Sant’Egidio

La Comunidad de Sant’Egidio, también llamada Comunidad de San Egidio fue fundada por Andrea Riccardi en Roma en 1968,​ a la luz del Concilio Vaticano II. Es una asociación pública de laicos que se caracteriza por promover encuentros internacionales de oración por la paz con carácter ecuménico. ​ La Comunidad fue reconocida por su lucha contra el VIH/sida, ​y a favor de la abolición de la pena de muerte. Actualmente agrupa a más de 50.000 personas en 70 países.