Vuelve la alerta de Alto Riesgo por la previsión de calor extremo

3576
Imagen genérica

Salud Pública indica que es la temporada veraniega con más riesgo de los últimos 19 años de vigencia del Plan de Vigilancia y Control de los Efectos de las Olas de Calor. Sanidad recuerda la importancia de la adecuada hidratación y de evitar la exposición solar.

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha activado, por tercera vez en lo que va de temporada, la Alerta 2 o de Alto Riesgo por calor ante la subida  paulatina de la temperatura durante los próximos días, con una previsión para el lunes 1 de agosto de 38,2 grados. Esta medida se enmarca dentro del Plan de Vigilancia y Control de los Efectos de las Olas de Calor sobre la Salud, cuyo principal objetivo es reducir al máximo las consecuencias de las altas temperaturas en la salud de la población más vulnerable, como las personas mayores, la población infantil y los enfermos crónicos.

Desde el 1 de junio, periodo de inicio del Plan, hasta hoy 29 de julio, la Alerta 2 o Alto Riesgo (roja) se ha activado en tres ocasiones, el 10 de junio, 7 de julio y en la jornada de este último viernes. Hasta el momento se han contabilizado 30 días en máximo riesgo. Se trata del verano con mayor riesgo para la salud de los 19 años de vigencia del Plan.

El mayor número de días en alerta roja se había experimentado, hasta la fecha, en 2015 con 28 de alto riesgo. Además, los sanitarios destacan que es la primera vez, a falta de más de un mes y medio para que finalice el periodo de vigencia del Plan, que se han registrado más días con temperaturas tan altas y mantenidas durante jornadas consecutivas. Concretamente, en junio se contabilizaron 5 seguidos por encima de los 38,5 grados y en julio han sido 9 consecutivos. Especialmente calurosos fueron las jornadas entre el 13 y el 17 de julio, en los que las máximas marcadas consecutivamente llegaron a alcanzar y superar los 40 grados.

Los consejos de siempre, los más útiles

Sanidad señala la importancia de mantener una hidratación adecuada mediante la ingesta de abundantes líquidos y el consumo de alimentos ricos en agua como fruta, ensaladas, gazpacho, etc. Las personas mayores deben beber al menos dos litros de agua al día, incluso sin tener sed.

Hay que evitar la exposición solar así como realizar ejercicio físico en las horas centrales del día, procurando llevar prendas de tejidos naturales, ligeros y de colores claros así como cubrirse la cabeza. Los expertos insisten en que nunca se deje a una persona en un vehículo expuesto al sol ni tampoco a las mascotas pues en el interior del coche puede alcanzarse temperaturas altísimas, y que los ciudadanos estén pendientes de familiares, vecinos y personas vulnerables, especialmente si viven solas.

Además, recomienda que, en caso de que se esté tomando algún medicamento de manera habitual, se consulte con el médico o farmacéutico por si fuera necesario ajustar las dosis. Ante emergencias causadas por las altas temperaturas, se recuerda que hay que contactar con el 112.

También hay que recordar que es importante aplicarse protector solar y evitar la exposición al sol especialmente en el caso de los niños y población vulnerable. También hay que prestar atención a las mascotas.

El Plan, operativo hasta el 15 de septiembre, cuenta con diversos canales para enviar información a los profesionales sanitarios, a los servicios sociales y a la población en general sobre el nivel de riesgo de las temperaturas, y adoptar así medidas de precaución.