Vuelven de Palestina los 13 jóvenes de Rivas que han combatido la “opresión” con circo y arte

55
Participantes en el campo de trabajo (Foto cedida por el Ayuntamiento)
Participantes en el campo de trabajo (Foto cedida por el Ayuntamiento)
Participantes en el campo de trabajo (Foto cedida por el Ayuntamiento)

Ya han vuelto de Palestina los trece jóvenes de Rivas que viajaron a aquel país con el grupo Pallasos en Rebeldía, con quienes han recorrido diferentes territorios ocupados de Cisjordania, participando en un campo de trabajo solidario y realizando actividades para “combatir con el circo el muro de opresión, silencio y oscuridad impuesto por Israel”.

A través de esta iniciativa, los ripenses han realizado una labor voluntaria con talleres culturales y visitas a campos de personas refugiadas, en un viaje organizado por Ayuntamiento de Rivas y las entidades Kambahiota Trup y Pallasos en Rebeldía.

En concreto, han visitado las ciudades palestinas de Nablus, Ramala, Belén y Jerusalén, para comenzar ahora una serie de actividades con las que concienciarán a sus vecinos sobre la vulneración de derechos que se vive actualmente en Palestina, narrando sus vivencias en el país, según ha explicado en un comunicado el Consistorio de Rivas, que ha colaborado con una aportación económica de 15.000 euros para gastos de organización, manutención y alojamiento.

Por su parte, el portavoz de Pallasos en Rebeldía, Iván Prado, ha resaltado que en Rivas hay un grupo de jóvenes “implicados en construir otra humanidad”, algo que es “fundamental” para ayudar a Palestina, un país que “se está jugando su futuro” y cuya población “lucha cada día por evitar un genocidio.

A renglón seguido, la responsable de Juventud en Rivas, Aída Castillejo, ha sostenido que los jóvenes de Rivas “no viven al margen de las otras realidades que sufre gente de sus mismas edades en otras partes del planeta”.

El concejal de Cooperación, Curro Corrales, ha señalado que estos intercambios convierten a los adolescentes participantes “en personas difusoras de uno de los mayores conflictos humanitarios que corre el riesgo de caer en el olvido”.