La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


53 edición Caracolá Lebrijana


  • 53 edición Caracolá Lebrijana, Espacio Jondo
  • Con Eva Ruiz y María Terremoto.
  • Lebrija. 19 de Julio. Patio de los Naranjos.
  • Texto: Alejandra Pachón – Foto: Vicente Pachón.

La noche comenzaba transmitiendo paz y serenidad gracias a los cantes de trilla de Eva “La Lebri”, cantaora de Lebrija, ex alumna y ex profesora de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco de Sevilla.

Los acompañantes de Eva, Francisco Vinuesa a la guitarra y Manuel Valencia y Jorge Pérez a las palmas, aportaban un ambiente cálido que hacía de la 53 edición de la Caracolá Lebrijana, una agradable velada. A través de su cante, la Lebri mostraba orgullo y felicidad ya que, tal y como ella explicaba, era una noche rodeada de su familia y amigos.

Junto con sus compañeros, dejaba al descubierto su dominio del equilibrio entre la fuerza y la suavidad, el quiebro y la dulzura. Todo era una combinación perfecta de profesionalidad, donde cada uno hacía un uso constante de sus mejores virtudes. Así conseguían una llamativa armonía que arrancaba un olé al público en numerosas ocasiones.

Previa finalización de su actuación con unos cantes de levante y, por supuesto, unas letras por bulerías, Eva nos transportaba a la Habana con una guajira llena de personalidad, alegría, inspiración e ilusión. Se podría decir que la actuación de la Lebri, con todas las sensaciones, emociones y pensamientos que nos consiguió hacer llegar, se resumen en una agradable y veraniega guajira.

Después de un breve descanso, era el turno de María Terremoto, hija del cantaor Fernando Terremoto, que a pesar de su corta edad, no dejó indiferente a ninguno de los allí presentes. Entró pisando fuerte, con seguridad y mucha flamencura. María iba acompañada por Nono Jero a la guitarra y Cantarote y Manuel Valencia a las palmas.

La cantaora transmitió, a lo largo de toda la noche, seguridad, presencia, fuerza y un gran desparpajo que salía de sus manos y las varillas del abanico que la acompañó toda la noche.

Así, se atrevió con una soleá por bulerías para comenzar, para posteriormente deleitarnos con unos tientos-tangos que logró hacer suyos con la gran profesionalidad de Nono Jero y la desenvoltura de ella para bailar las dos últimas letras por tangos. También consiguió dejar su sello personal en las tablas, destacando su brillante toque por seguiriyas que fue, sin duda, uno de los aspectos más comentados de la actuación.

María Terremoto clausura esta noche de la Caracolá Lebrijana del 19 de Julio de 2018, dejando reafirmarnos, a través de su cante por bulerías y fandangos, lo que ya habíamos logrado captar apenas había puesto uno de sus zapatitos rojos encima del escenario: María viene pisando fuerte y tiene aún mucho arte que regalarnos.

Escrito por en 27/07/2018. Archivado en Flamenco. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.